27º Congreso Eucarístico Nacional en Italia

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de octubre de 2022.

Soñemos una Iglesia eucarística

El pasado 25 de septiembre, el papa Francisco realizó una visita pastoral a Matera (Italia), conocida como «ciudad del pan» y «ciudad de las piedras», para presidir la clausura del 27º Congreso Eucarístico Nacional, que se ha celebrado bajo el lema: «Volvamos al gusto del pan. Por una Iglesia eucarística y sinodal». Publicamos a continuación la homilía del santo padre durante la Misa.
El Evangelio que acabamos de escuchar nos dice que el pan no siempre se comparte en la mesa del mundo: es cierto; no siempre emana la fragancia de la comunión; no siempre se parte en justicia.

Nos hace bien detenernos ante la dramática escena descrita por Jesús en esta parábola que acabamos de escuchar: por un lado, un hombre rico vestido de púrpura y lino, festejando espléndidamente; por otro lado, un pobre, cubierto de llagas, que yace a la puerta esperando que caigan algunas migajas de esa mesa para alimentarse. Y ante esta contradicción –que vemos todos los días – nos preguntamos: ¿a qué nos invita el sacramento de la Eucaristía, fuente y cumbre de la vida del cristiano?

En primer lugar, la Eucaristía nos recuerda la primacía de Dios. El hombre rico de la parábola no está abierto a una relación con Dios: solo piensa en su propio bienestar, en satisfacer sus necesidades, en disfrutar de la vida. Y con ello también ha perdido su nombre. El Evangelio no dice cómo se llamaba: lo nombra «un hombre rico»; por el contrario, del pobre dice su nombre: Lázaro. Las riquezas te llevan a esto, también te despojan de tu nombre. Satisfecho consigo mismo, ebrio de dinero, aturdido por la vanidad, no hay lugar en su vida para Dios porque solo se adora a sí mismo. No es casualidad que no digamos su nombre: lo llamamos «rico», lo definimos solo con un adjetivo porque ahora ha perdido su nombre, ha perdido su identidad, que solo se la dan los bienes que posee.

Redescubrir la adoración
Qué triste es esta realidad aun hoy, cuando confundimos lo que somos con lo que tenemos, cuando juzgamos a las personas por la riqueza que tienen, los títulos que ostentan, los papeles que desempeñan o la marca de ropa que llevan. Es la religión del tener y del aparentar, que a menudo domina la escena de este mundo, pero que al final nos deja con las manos vacías: siempre. Porque a este rico del Evangelio no le queda ni el nombre. Ya no es nadie. Por el contrario, el pobre tiene un nombre, Lázaro, que significa «Dios ayuda». A pesar de su condición de pobreza y marginación, puede mantener su dignidad intacta porque vive en relación con Dios. En su mismo nombre hay algo de Dios y Dios es la esperanza inquebrantable de su vida.

He aquí, pues, el desafío permanente que la Eucaristía ofrece a nuestra vida: adorar a Dios y no a nosotros mismos. Ponerlo a Él en el centro y no la vanidad del yo. Para recordar que solo el Señor es Dios y que todo lo demás es un regalo de su amor. Porque si nos adoramos a nosotros mismos, morimos en la asfixia de nuestro pequeño yo; si adoramos las riquezas de este mundo, se apoderan de nosotros y nos hacen esclavos; si adoramos al dios de la apariencia y nos embriagamos en el despilfarro, tarde o temprano la propia vida nos pedirá cuenta.

Cuando, en cambio, adoramos al Señor Jesús presente en la Eucaristía, recibimos también una nueva mirada sobre nuestra vida: no soy las cosas que poseo ni los éxitos que consigo alcanzar; el valor de mi vida no depende de lo mucho que pueda presumir, ni disminuye cuando fracasé y fallé. Soy un hijo amado, cada uno de nosotros es un hijo amado; soy bendecido por Dios; Él ha querido revestirme de belleza y me quiere libre, me quiere libre de toda esclavitud. Recordemos esto: el que adora a Dios no se convierte en esclavo de nadie: es libre. Redescubramos la oración de adoración, una oración frecuentemente olvidada. La adoración, la oración de adoración, redescubrámosla: nos libera y nos devuelve nuestra dignidad de hijos, no de esclavos.

Además de la primacía de Dios, la Eucaristía nos llama al amor de nuestros hermanos. Este Pan es por excelencia el Sacramento del amor. Es Cristo quien se ofrece y se parte por nosotros y nos pide que hagamos lo mismo, para que nuestra vida sea trigo molido y se convierta en pan que alimente a nuestros hermanos. El hombre rico del Evangelio fracasa en esta tarea; vive en la opulencia, festeja abundantemente sin darse cuenta del grito silencioso del pobre Lázaro, que yace exhausto a su puerta. Solo al final de la vida, cuando el Señor invierte su suerte, se fija por fin en Lázaro, pero Abraham le dice: «Entre nosotros y tú se ha abierto un gran abismo» (Lc 16,26). Pero tú te lo has buscado: tú mismo. Somos nosotros, cuando en el egoísmo miramos a los abismos. Fue el rico quien cavó un abismo entre él y Lázaro durante su vida terrenal, y ahora, en la vida eterna, ese abismo permanece. Porque nuestro futuro eterno depende de esta vida presente: si cavamos un abismo con nuestros hermanos y hermanas ahora, cavamos nuestra propia tumba para después; si levantamos muros contra nuestros hermanos y hermanas ahora, quedamos presos en la soledad y la muerte después.

Profecía de mundo nuevo
Es doloroso comprobar que esta parábola sigue siendo la historia de nuestros días: las injusticias, las desigualdades, el reparto desigual de los recursos de la tierra, el abuso de los poderosos contra los débiles, la indiferencia ante los gritos de los pobres; el abismo que cavamos cada día generando marginación, no pueden dejarnos indiferentes. Por eso, hoy, juntos, reconozcamos que la Eucaristía es profecía de un mundo nuevo, es la presencia de Jesús que nos pide que nos comprometamos para que se produzca una conversión efectiva: conversión de la indiferencia a la compasión, conversión del derroche al reparto, conversión del egoísmo al amor, conversión del individualismo a la fraternidad.

Soñemos con una Iglesia así: una Iglesia eucarística. Formada por mujeres y hombres que se parten como pan para todos los que mastican la soledad y la pobreza, para los que tienen hambre de ternura y compasión, para aquellos cuyas vidas se desmoronan porque les falta la buena levadura de la esperanza. Una Iglesia que se arrodilla ante la Eucaristía y adora con admiración al Señor presente en el pan; pero que también sabe inclinarse con compasión y ternura ante las heridas de los que sufren, levantando a los pobres, enjugando las lágrimas de los que padecen, haciéndose pan de esperanza y alegría para todos. Porque no hay verdadero culto eucarístico sin compasión por los muchos «Lázaros» que aún hoy caminan a nuestro lado. ¡Tantos!

Desde esta ciudad de Matera, «ciudad del pan», quiero deciros: volvamos a Jesús, volvamos a la Eucaristía. Volvamos al sabor del pan, porque mientras estamos hambrientos de amor y de esperanza, o estamos rotos por las fatigas y los sufrimientos de la vida, Jesús se convierte en alimento que nos alimenta y nos sana. Volvamos al gusto por el pan, porque mientras la injusticia y la discriminación de los pobres siguen produciéndose en el mundo, Jesús nos da el Pan del compartir y nos envía cada día como apóstoles de la fraternidad, apóstoles de la justicia, apóstoles de la paz. Volvamos al sabor del pan para ser una Iglesia eucarística, que pone a Jesús en el centro y se convierte en pan de ternura, pan de misericordia para todos. Volvamos al sabor del pan para recordar que, mientras se consume esta existencia terrenal nuestra, la Eucaristía anticipa la promesa de la resurrección y nos guía hacia la vida nueva que vence a la muerte.

Pensemos realmente en el hombre rico y en Lázaro. Esto sucede todos los días. Y muchas veces también –avergoncémonos– sucede en nosotros; esa lucha, entre nosotros, en la comunidad. Y cuando la esperanza se apaga y sentimos en nuestro interior la soledad del corazón, el cansancio interior, el tormento del pecado, el miedo a no triunfar, volvamos de nuevo al gusto por el pan. Todos somos pecadores: cada uno de nosotros carga con sus propios pecados. Pero, pecadores, volvamos al sabor de la Eucaristía, al sabor del pan. Volvamos a Jesús, adoremos a Jesús, acojamos a Jesús. Porque Él es el único que vence a la muerte y renueva siempre nuestra vida.

Papa Francisco
Publicado en El Granito de Arena, La liturgia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *