ConviRIE 2022 en Buitrago del Lozoya (Madrid)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2022.

Encantadora RIE-familia de campamento

Lunes 11 de julio, tres años después, nos volvemos a encontrar. Juntos en la puerta de Atocha, ¡damos comienzo a nuestra ConviRIE 2022! Empezamos con nervios, pero con mucha ilusión, la misma ilusión que nosotros teníamos cuando íbamos de niños y la que nos han transmitido ellos mismos desde el primer momento.
Como ya nos advirtieron hace unos meses atrás, como monitores teníamos un desafío por delante: conseguir que, durante los próximos ocho días, este grupo de niños se lo pase genial y que, a través de cada una de las actividades, juegos, momentos de oración, de compartir en grupo o simplemente a través de la convivencia del día a día, puedan descubrir el amor inmenso que Dios les tiene y el regalo que supone encontrar una familia donde compartir la fe y la vida. Así que, ¡solo con la confianza de que Dios está con nosotros!, dimos el pistoletazo de salida a esta gran semana.

Más que siete días
La Convi fue una semana donde el tiempo libre casi que brillaba por su ausencia… oraciones para empezar el día y dejarlo todo en manos de Dios, temas y catequesis, Misas y entregas de pañoletas, ratitos de limpieza, marcha a la naturaleza y excursión por el pueblo, piscina, las esperadas gymkanas, juegos nocturnos, la feria y la gran noche del terror.

Una semana donde hemos aprendido que ser feliz es lo que Dios quiere para nosotros y solo nos queda confiar. Confiarle nuestra vida y dejarlo actuar. Pero para eso habrá veces que tengamos que abrazar el vértigo y saltar. Es difícil, lo sé, pero, ¿quién quiere que sea fácil? Lo importante es que sea valioso, que tenga sentido. ¿Cuántas cosas nos perdemos por miedo a perder? Hay Otro que confía en ti… ¿por qué no confías tú en Él?

Hemos sido faro de luz y amor allá por donde íbamos. Aprendiendo a vaciarnos para llenarnos, porque del amor nace la felicidad, la ilusión, el respeto, la humildad y la esperanza.

Una semana donde hemos dicho «Te quiero» y hemos aprendido a decirlo sin pronunciar esas mismas palabras, con un «¿cómo estás?», un abrazo, un beso en la frente, un «¿me dejas tu sudadera?», mirar a la luna y darnos la mano, con un «yo confío en ti», «¿qué os vais a poner hoy?», y la famosa ronda del beso de buenas noches.

Encantados
Este año, nos han acompañado una historia y unos personajes muy especiales, ¡y muy conocidos! Se llaman Mirabel, Alma, Antonio, Bruno, Isabela, Luisa, Dolores, Pepa, Julieta, Agustín, Mariano y su mamá, nuestra mascota Serpi, y nuestro niño de la taza de café. Juntos forman la Familia Madrigal, y nos han ayudado a comprender que cada uno somos un don para el mundo; que, además, Dios nos concede a cada uno dones especiales que debemos descubrir y desarrollar, porque a los ojos de Dios somos únicos, especiales e infinitamente amados. Toda nuestra fuerza, nuestra magia, nuestros dones, brotan de una misma fuente, que es Jesús Eucaristía, la luz que alumbra y guía nuestras vidas.

Una vez leí que los seres humanos somos como barcos, buscando navegar, descubrir, explorar. A veces es necesario poner un ancla y hacer una pausa y, otras veces, hay que desplegar las velas y dejar que todo fluya. Esta semana ha sido así: Desplegamos las alas, nos dejamos fluir por lo que estaba preparado y por las sorpresas que Dios ha puesto en el camino. Navegar y descubrir el don que cada uno lleva dentro, descubrir a personas que han hecho nuestro campamento inolvidable. Pero también ha habido momentos para parar y anclar. Parar, sabiendo que alguien nos sostendría, y que en otros momentos habría alguien que necesitaría apoyarse en ti. Todo con una misma enseñanza: Aunque el camino no sea fácil, no dejes de confiar en Él.

Llegando a su fin
Es domingo por la noche, última del campamento… De camino a la capilla pude notar muchas huellas. Huellas fijamente marcadas en la arena. Huellas de ganas e ilusión, de felicidad, de amor, de compañerismo, huellas de trabajo, de amistad, de risas, de magia. Huellas de recuerdos y emoción. Y al llegar a la capilla, pude notar un olor diferente, un aroma a familia, a hogar.

Miradas con un brillo especial inundaban ese momento. Un momento para dar gracias, para recordar lo que hemos vivido y darnos cuenta de todas las personitas que Dios nos ha regalado, personas que nos cuidan y que, quizás sin darse cuenta, hacen nuestra vida muchísimo mejor. Un momento para mirar al frente, verle a Él y escucharle decir: «Confía en mí».

Marta Lechuga
Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo, San Manuel González, San Manuel González García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *