Nuevo Directorio para la catequesis (mayo 2022)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de mayo de 2022.

Catequesis
y opción por los pobres

La opción por los últimos y descartados forma parte de nuestro seguimiento de Jesús, que eligió a los pobres como primeros destinatarios de su anuncio salvador. Para la Iglesia el amor preferencial por los más desfavorecidos debería de ser una opción que lo fundamentara todo, ya que es «una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica» (EG 198). Esta opción tiene su fundamento en el amor de Dios por los exiliados, desheredados, abandonados, viudas, huérfanos, enfermos… como narra constantemente la Sagrada Escritura (cf. DC 385).
Jesús declara que los pobres son bienaventurados, enseñando así que servir y acoger a cada persona en situación de pobreza es reconocer presente al mismo Jesús. De esta manera, Jesús muestra una unión inseparable entre contemplación de Dios y relación personal con los heridos y rechazados.

Jesús pide a sus discípulos que no solo sirvamos a los pobres, sino que lo descubramos realmente presente en ellos. Para los discípulos de Jesús, la pobreza es una actitud interior, una llamada, una vocación a seguir a Jesús pobre, reconociéndolo y sirviéndolo en los demás.

Enriquecimiento mutuo
La opción por los pobres contiene un gran dinamismo misionero y evangelizador que implica un enriquecimiento mutuo: «ellos tienen mucho que enseñarnos. Además de participar del sensus fidei, en sus propios dolores conocen al Cristo sufriente. Es necesario que todos nos dejemos evangelizar por ellos. La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas y a ponerlos en el centro del camino de la Iglesia» (EG 198).

El encuentro con Cristo, meta de todo camino de fe, se realiza de manera especial en el encuentro con los pobres. Si realmente queremos encontrarnos con Cristo, es necesario que toquemos su cuerpo llagado.

La catequesis está al servicio de este encuentro, ya que reconoce el valor de los pobres, y porque busca una formación integral del cristiano. De esta manera la catequesis educará en la pobreza evangélica y en un estilo de vida sobrio. Igualmente fomentará las actitudes de respeto a la dignidad de la persona, apoyo a su crecimiento, promoción de la cultura de la fraternidad, indignación ante situaciones de miseria e injusticia.

La virtud de la pobreza
La catequesis recuerda que la pobreza es una virtud que permite el uso correcto de los bienes materiales, ayudando a vivir libre y sanamente incluso los vínculos y los afectos. Es necesario que los catequistas realicen siempre una reflexión catequética que vaya acompañada de un compromiso concreto y directo de atención a los más desfavorecidos.

La Familia Eucarística Reparadora y toda la Iglesia encontramos en san Manuel un testimonio vivo de cómo desde la catequesis se puede fomentar y favorecer el crecimiento integral de las personas. En sus años en Huelva vivió la gracia de unir la acogida de los más desfavorecidos, especialmente niños y obreros, con un anuncio explícito del amor de Dios. De la misma manera, al formar y educar los catequistas les exhortaba constantemente a no dejar abandonado a Jesús en la Eucaristía y en los más pobres.

Sergio Pérez Baena, Pbro.

Publicado en centenario MEN, El Granito de Arena, Nuevo Directorio para la catequesis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.