Ecos del 4 de marzo: Palomares del Río

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de abril de 2022.

Con respuesta
sencilla y generosa

Con ilusión renovada hemos conmemorado en Palomares del Río que hace 112 años, en Huelva, san Manuel González nos hizo partícipes de su anhelo más profundo: contagiar a todos los hombres el amor que brota de la Eucaristía.
Este año lo hemos festejado con especial alegría y gratitud pues, después de mucho tiempo, tres niños de nuestro pueblo: Francisco, Javier y Paula, han dado un paso más de compromiso con la RIE, haciendo más suyo el lema de que no haya «Eucaristía sin niños, ni niños sin Eucaristía». Además diez nuevos hermanos y hermanas han respondido con generosidad a la llamada y al don personal recibido y han hecho su ofrenda de pertenencia a la UNER.

Lo hemos celebrado con una Eucaristía en nuestra parroquia, presidida por nuestro párroco, D. Miguel Ángel Martín. Fue una emotiva ceremonia muy bien preparada por las hermanas Mª del Carmen y Verónica Mª y donde el grupo ha participado con los cantos, monición y lectura. Julián en su bonita monición de entrada dio la bienvenida a cada uno de los que se incorporaban a la Obra, agradeciendo sus gestos de amor a ese Corazón que mana y que palpita en el Sagrario, haciendo también constar la necesidad que tiene el mundo actual de buscar ese amor que es el remedio a todos nuestros males.

Pañuelos e insignias
D. Miguel Ánge,l en su homilía, refiriéndose al Evangelio del día, nos habló también del amor a nuestro «novio» Jesús y del verdadero ayuno, el que Él nos pide, el de asistir al enfermo, dar de comer al que tiene hambre y ayudar al que lo necesite. Tras la homilía, primero los niños leyeron sus compromisos, imponiéndoseles sus pañuelos, y después los mayores hicieron lo mismo recibiendo sus insignias y medallas. Fueron felicitados por nuestro párroco, que les instó a ser fieles al compromiso adquirido, que implica dar una respuesta de amor a Jesús Sacramentado acompañándolo y buscándole compañía en su vida de Sagrario, y especialmente, ya sea personal o espiritualmente, en el que cada uno haya escogido.

Terminó la ceremonia con un canto a nuestra Madre y patrona la Virgen de la Estrella, para que ella nos guíe y ayude a realizar nuestra misión de anunciar en nuestra realidad a Cristo Eucaristía.

Un feliz día vivido con esperanza y alegría, y como tiempo de gracia por el don recibido por cada uno de los nuevos hermanos y por cada uno de nosotros.

Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo, San Manuel González, San Manuel González García.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *