Sínodo sobre la sinodalidad

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de febrero de 2022.

Comunión, participación y misión

En nuestra revista de noviembre (p. 10) brevemente compartimos la inauguración del Sínodo sobre la sinodalidad convocado por el papa Francisco. Este acontecimiento eclesial se desarrollará en varias fases y, en principio, durará de octubre de 2021 a octubre de 2023. De hecho ya ha sido necesario realizar algunas modificaciones en los tiempos de la primera fase, la diocesana, con vista a facilitar la amplia participación que se desea, pues se ha insistido en llevar a cabo una amplia escucha a todos, dentro y fuera de la Iglesia..
Como indicábamos entonces, se ha publicado el Documento preparatorio, hoja de ruta para iniciar este proceso sinodal en cada diócesis. Además, la Oficina del Sínodo también ha ofrecido un vademécum titulado Manual oficial para la escucha y el discernimiento en las Iglesias locales.

Inauguración
El santo padre, el 9 de octubre, se reunió por primera vez en Roma con las personas convocadas de modo particular a este evento para un momento de reflexión. Durante el mismo tuvieron lugar varias intervenciones de diversos continentes y concluyó el papa con un importante discurso, en el que hay que destacar su explicación del tema del Sínodo:

«Las palabras clave del Sínodo son tres: comunión, participación y misión. Comunión y misión son expresiones teológicas que designan el misterio de la Iglesia, y es bueno que hagamos memoria de ellas. El Concilio Vaticano II precisó que la comunión expresa la naturaleza misma de la Iglesia y, al mismo tiempo, afirmó que la Iglesia ha recibido “la misión de anunciar el reino de Cristo y de Dios e instaurarlo en todos los pueblos, y constituye en la tierra el germen y el principio de ese reino” (Lumen gentium, 5). La Iglesia, por medio de esas dos palabras, contempla e imita la vida de la Santísima Trinidad, misterio de comunión ad intra y fuente de misión ad extra».

Al día siguiente, en la basílica de San Pedro, presidió la Eucaristía de inauguración para toda la Iglesia, si bien a nivel diocesano, en cada Iglesia particular, su obispo celebraría una Misa inaugural el domingo siguiente. En su homilía, el papa recordó que «hacer Sínodo significa caminar juntos en la misma dirección» y, por ello, invitó al encuentro, a la escucha y al discernimiento como pasos para vivir la comunión, la participación y la misión.

Documento preparatorio
Este documento está articulado en cuatro capítulos:

  • Llamada a caminar juntos
  • Una Iglesia constitutivamente sinodal
  • Escucha de las Escrituras
  • Sinodalidad en acción: Pistas para consultar al Pueblo de Dios

Como se indica en el mismo, «el presente Documento preparatorio se ofrece como servicio al camino sinodal, en particular como instrumento para favorecer la primera fase de escucha y consultación del Pueblo de Dios en las Iglesias particulares, con la esperanza de contribuir a poner en movimiento las ideas, las energías y la creatividad de todos aquellos que participarán en el itinerario, y facilitar la coparticipación de los frutos de sus compromisos» (n. 3).

También hay que destacar, en el capítulo 4, la pregunta fundamental que guía esta consulta al Pueblo de Dios: «En una Iglesia sinodal, que anuncia el Evangelio, todos “caminan juntos”: ¿cómo se realiza hoy este “caminar juntos” en la propia Iglesia particular? ¿Qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer en nuestro “caminar juntos”?» (n. 26).

En este mismo capítulo, se indican los núcleos temáticos que se han de profundizar: los compañeros de viaje, escuchar, tomar la palabra, celebrar, corresponsables en la misión, dialogar en la Iglesia y en la sociedad, dialogar con las otras confesiones cristianas, autoridad y participación, discernir y decidir, y formarse en la sinodalidad (cf. n. 30).

Vademécum
Este texto, de carácter práctico, se abre con la Oración al Espíritu Santo por el Sínodo y luego recoge los siguientes contenidos:

  • Introducción: Qué es la sinodalidad, cuál es su objetivo y el tema elegido.
  • Principios de un proceso sinodal: Quién puede participar; proceso de escucha, discernimiento y participación; actitudes para participar y trampas que se han de evitar.
  • Proceso del Sínodo: Las diversas fases (diocesana, Conferencias episcopales, continental y Asamblea del Sínodo).
  • Recorrer el camino sinodal en las diócesis: función de cada componente.
  • Recursos para organizar el proceso sinodal: metodología.

Concluye con un amplio «Apéndice», en el que ofrece: informaciones, guías, esquema para las reuniones y elementos de ayuda que faciliten la participación.

Es un instrumento que ha de acompañar al Documento preparatorio como manual al servicio del camino sinodal. No es un libro de reglas, sino una guía de apoyo con herramientas útiles que requieren una adaptación a la sensibilidad cultural y los contextos de cada lugar.

Logotipo oficial
No falta el logotipo oficial de este Sínodo, imagen que lo identifica y sintetiza su contenido, creado por la diseñadora gráfica Isabelle de Senilhes, de origen francés. Así nos lo explica:

«Un árbol grande y majestuoso, lleno de sabiduría y luz, alcanza el cielo. Un signo de profunda vitalidad y esperanza que representa la cruz de Cristo. Lleva la Eucaristía, que brilla como el sol. Las ramas horizontales, abiertas como manos o alas, sugieren, al mismo tiempo, el Espíritu Santo.

El pueblo de Dios no está estático, sino en movimiento, en referencia directa a la etimología de la palabra sínodo, que significa «caminar juntos». El pueblo está unido por la misma dinámica común que le transmite este Árbol de la Vida, desde el que inicia su caminar.

Las quince siluetas resumen toda nuestra Humanidad en su diversidad de situaciones vitales de generaciones y orígenes. Este aspecto se ve reforzado por la multiplicidad de colores vivos, que son en sí mismos signos de alegría. No hay jerarquía entre estas personas, están todas en el mismo plano: jóvenes, ancianos, hombres, mujeres, adolescentes, niños, laicos, religiosos, padres, parejas, solteros; además, el obispo y la monja no están delante de ellos, sino entre ellos. Con toda naturalidad, los niños y luego los adolescentes abren camino, en referencia a estas palabras de Jesús en el Evangelio: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y a los entendidos y las has revelado a los niños» (Mt 11,25).

La línea de base horizontal: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión», va de izquierda a derecha en la dirección de esta marcha, subrayándola y reforzándola, para terminar con el título «Sínodo 2021 – 2023», punto culminante que sintetiza el conjunto».

Ana Mª Fernández Herrero, m.e.n.
Publicado en El Granito de Arena, Iglesia hoy.