Nuevo Directorio para la catequesis (enero 2022)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de enero 2022.

Caminemos juntos

Estamos viviendo un momento eclesial histórico. El papa Francisco ha convocado un Sínodo para reflexionar sobre el ser mismo de la Iglesia, la sinodalidad. En su deseo de que nos ayude a revitalizar la Iglesia y a tomar conciencia de nuestra misión, ha querido que el Sínodo comenzase con una fase diocesana que concluirá en los próximos meses.
La sinodalidad en palabras del papa es sinónimo de Iglesia. Ser Iglesia es caminar juntos, es vivir la comunión y la participación para la misión. Por el Bautismo todos estamos llamados a sentir con la Iglesia, el Bautismo nos hace parte del pueblo elegido y convocado por Dios: «En virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se ha convertido en discípulo misionero» (EG 120).

Cabida para todos
Todos, por tanto, tenemos cabida en la Iglesia, todos tenemos oportunidad de desarrollar nuestros talentos. La Iglesia es rica en carismas y ministerios, todos ellos al servicio de la evangelización.

La dimensión comunitaria es, por tanto, inherente a cualquier proceso evangelizador. Somos comunidad, somos Iglesia, caminamos con otros. La comunidad es, hoy, un reto y una gran oportunidad. Reto porque hemos de superar el individualismo que impera en nuestra sociedad y oportunidad porque es en comunidad como yo puedo crecer en la fe.

La comunidad es sujeto evangelizador y catequético. Es en la comunidad donde se articulan los procesos formativos y celebrativos que facilitan el encuentro con Dios. La catequesis está al servicio de una iniciación en la experiencia comunitaria en la que el destinatario de la catequesis vaya haciendo suyo el sentir de la Iglesia. Profesar la fe y celebrarla en comunidad es el objetivo de todo proceso catecumenal. La catequesis hace posible que pasemos del yo al nosotros, del creo al creemos. La incorporación activa y responsable a la comunidad es una de las tareas de la catequesis.

La dimensión comunitaria de la fe tiene diversos ámbitos donde puede ser vivida. Eminentemente la Iglesia diocesana es el lugar propio en el que todos experimentamos la grandeza de caminar juntos. En las diócesis, bajo el pastoreo de los obispos se dan cita parroquias, movimientos, asociaciones, cofradías, colegios… al igual que en las diócesis se visibilizan las distintas vocaciones al servicio de la misión, sacerdotal, vida consagrada, y laical.

En la Iglesia diocesana
Es en la Iglesia diocesana donde se realizan el anuncio, la transmisión y la vivencia del Evangelio (cf. DGC 145). La Iglesia particular es la porción del pueblo de Dios reunida en el Espíritu Santo y es la Iglesia de Cristo (cf. CD 11). Cada diócesis «está invitada a catequizar de la mejor manera posible como expresión evangelizadora, dentro de su propio contexto cultural y social. Toda la comunidad cristiana es responsable de la catequesis, aunque solo unos pocos reciban del obispo el mandato de ser catequistas. Estos actúan y trabajan con sentido eclesial en nombre de toda la Iglesia» (DC 296).

Aprovechemos la oportunidad que nos brinda la Iglesia con la celebración del Sínodo y sumemos esfuerzos para que la obra de la evangelización viva una auténtica conversión misionera.

Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en centenario MEN, El Granito de Arena, Nuevo Directorio para la catequesis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.