Nuevo Directorio para la catequesis (diciembre 2021)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de diciembre de 2021.

Nada sin la familia

Uno de los retos actuales de la evangelización es cómo implicar a las familias en los procesos de iniciación cristiana. La transmisión de la fe que antes contaba con algunos pilares como son la familia, la escuela y el ambiente socio–cultural ya no encuentra en estas realidades el contexto necesario para que la fe pueda ser acogida.
Las familias, tal y como las conocemos, sin idealizarlas, son sujeto y objeto de evangelización. En ellas y con ellas hay que realizar un primer anuncio de la fe que les lleve a tomar conciencia de su papel en la transmisión de la fe. «Nada sin la familia» podría ser un gran lema para afrontar este reto e implicar a la familia de modo transversal en la propuesta misionera de toda la Iglesia.

Los padres son los primeros educadores de la fe de sus hijos, pero no van a poder serlo si no hay alguien que sustente esa misión. Las parroquias están llamadas a ofrecer medios concretos a las familias para poder desarrollar la tarea que les es propia. Cuidar a la familia es una gran responsabilidad de la comunidad. Por ello, los sacerdotes, los catequistas y también otras familias han de salir al encuentro de los matrimonios que acuden a la comunidad y hacer de un momento aparentemente puntual (Bautismo, catequesis de primera Comunión…) una gran oportunidad pastoral.

La catequesis familiar en su gran abanico de propuestas concretas es una gran intuición de la práctica catequética actual. En su origen la catequesis familiar es una catequesis de adultos destinada a los padres que tienen a sus hijos inmersos en algún proceso catequético. Se aprovecha esa realidad para volver a atraer a los padres a la comunidad. En la práctica la catequesis familiar tiene muchas metodologías y materiales. Todas buscan que los padres vuelvan a profundizar en su fe y acompañando a sus hijos crezcan en la fe y en su sentido comunitario.

Nuevos escenarios
El Directorio sintetiza el papel de la familia en la catequesis de una manera novedosa, incluyendo también la referencia a los nuevos escenarios familiares:

  • La catequesis en la familia. La familia es un anuncio de fe por ser lugar natural donde la fe puede ser vivida de manera simple y espontánea (DC 227).
  • La catequesis con la familia. La Iglesia anuncia el Evangelio a la familia. La comunidad cristiana es una familia de familias y ella misma es familia de Dios (DC 229). La catequesis con las familias está llamada a impregnarse del kerigma porque «ante las familias, y en medio de ellas, debe volver a resonar siempre el primer anuncio, que es lo más bello, lo más grande, lo más atractivo y al mismo tiempo lo más necesario, y debe ocupar el centro de la actividad evangelizadora» (Amoris laetitia, n. 58).
  • La catequesis de la familia. La familia anuncia el Evangelio. Como Iglesia doméstica fundada en el sacramento del matrimonio, que también tiene una dimensión misionera, la familia participa de la misión de la Iglesia, y por tanto, es sujeto de catequesis (DC 231).

En su preocupación maternal, la Iglesia acompaña a sus hijos durante toda la vida. No obstante, reconoce algunos momentos de la vida como decisivos en el devenir personal y creyente de los individuos. El Directorio los señala como una gran oportunidad para lanzar los diversos procesos que faciliten un itinerario de fe personalizado.

Estos momentos tienen en cuenta las siguientes experiencias vitales: los que se preparan para el matrimonio, las jóvenes parejas de recién casados, los padres que piden el Bautismo para sus hijos, los padres que recorren con sus hijos el proceso de la catequesis de iniciación, la realidad de los abuelos y la catequesis intergeneracional. Todos estos momentos requieren propuestas concretas a través de las cuales se sitúa a la familia en el centro de la transmisión de la fe.

En la Sagrada Familia de Nazaret encontramos un verdadero modelo de Iglesia doméstica. María y José son referencia constante para la educación de los hijos, que sus virtudes acompañen a las familias de hoy para hacer de sus hogares otros Nazaret.

Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en centenario MEN, El Granito de Arena, Nuevo Directorio para la catequesis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *