Editorial (noviembre 2021)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de noviembre de 2021.

¡No nos hemos olvidado!

Cada 8 de noviembre el corazón de todos los que formamos esta gran familia de El Granito de Arena da un vuelco de alegría y emoción por cumplir un año más. ¡Y ya van 114! ¡Cuántas noticias eucarísticas y eucaristizadoras han pasado por estas páginas! ¡Qué incalculable el bien que han hecho y siguen haciendo incluso con el pasar del tiempo! ¡Cuánto nos ha regalado en estos más de 100 años el Corazón de Jesús! ¡Y cuánto se vislumbra, por la fe y la esperanza, que lo seguirá haciendo!

Por supuesto que muchas cosas han cambiado en este siglo ya largo de andadura, ¡desde los modos de impresión hasta los deseos y anhelos de los lectores! Si a principios del siglo XX, y animado por las palabras del papa, san Manuel se aventuró a editar una hoja parroquial y arciprestal; cuando estamos ya bien entrados en el siglo XXI, los colaboradores de El Granito, seguimos convencidos de que cada coma en esta humilde revista, sigue siendo aliento para los desanimados, fuerza para los decaídos y compañía para quien se siente solo. Y esto es así porque sabemos que Dios desea demostrar su amor por todos los medios posibles. ¡Y seguimos embarcados en esta aventura de ser discípulos, apóstoles, amigos cercanos y gozosos anunciadores de Jesús Eucaristía!

De aquel lado de estas páginas, cada uno de vosotros, queridos lectores ¡cuánto habéis vivido, gozado, también sufrido, cambiado! Algo que no ha experimentado cambios, sin embargo, es el sabernos familia. San Manuel en numerosas ocasiones habló de esta «dilatada familia de El Granito de Arena» y lo decía con conocimiento de causa. Actualmente estas páginas llegan a decenas de países en todo el mundo. Sean en formato impreso, sean en versión digital, son miles los lectores que saben que aquí encontrarán temas de formación, intuiciones para la oración, noticias eucarísticas, novedades de los centros UNER… ¡y mucho más!

El Granito de Arena se siente hoy tan necesario como hace 114 años. No por la presunción de pensarse indispensable sino por la garantía que le da el conocer que, de aquel lado, miles de lectores anhelan conocer más a Jesús Eucaristía para darle y buscarle compañía y es ese el único fin de esta revista. Cada uno de sus artículos quiere ofrecer una visión esperanzadora y actual. De particular importancia consideramos las palabras del papa y del Magisterio cuando se refieren a la Eucaristía entendida como misterio que se ha de creer, celebrar y vivir (tal como quiso estructurar Benedicto XVI su exhortación apostólica Sacramentum caritatis).

Los tres bloques de nuestra revista persiguen esta finalidad reparadora y eucarística que abrasaba el corazón de san Manuel. «Conoce y vive», con su color verde característico, ofrece fundamentalmente formación teológica y catequética a partir de documentos, homilías y explicación de textos magisteriales. «Familia Eucarística Reparadora» nos ofrece conocer más a san Manuel y su mensaje así como guiones de oración ante el Santísimo y crónicas de las actividades de la FER en todo el mundo. Sabemos que nada es mayor aliciente que descubrir que nuestra chifladura por Jesús Eucaristía es compartida por miles y miles de personas. Finalmente, la sección «Desde la fe» nos acerca a lo cotidiano con reflexiones y consejos para seguir encontrando a Dios en todas las cosas, a partir de nuestra experiencia eucarística y a través de cartas, reflexiones y recomendaciones literarias y cinematográficas.

Querida familia de El Granito de Arena: ¡Gracias por seguir a nuestro lado! ¡Gracias por hacernos sentir vuestra compañía! ¡Gracias por los halagos y por las sugerencias de mejora! ¡Gracias por la confianza de saberos miembros de esta aventura editorial que este celebra sus 114 primeros años! Seguimos contando con vosotros. ¡A por otros 114!

Publicado en centenario MEN, Editorial, El Granito de Arena.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *