Cartelera recomendada (septiembre 2021): Galicia peregrina

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2021.

Peregrinos por la vida

Con motivo del Año Santo Compostelano que estamos viviendo, la plataforma Estrenos de Cine Digital presenta Galicia Peregrina. La Ruta Portuguesa de Santiago, un documental dirigido por Cristina Maró, que acerca al espectador el verdadero significado de hacer el Camino de Santiago.

Galicia peregrina
Duración: 42 minutos
Año: 2021 · País: España
Género: Documental
Directora: Cristina Maró
Dónde verla: Web de Estrenos de Cine Digital (3,99€)

¿Qué mueve a una persona a hacer el Camino de Santiago? ¿Qué lo impulsa a caminar kilómetros y kilómetros hacia donde se encuentran los restos del santo? ¿Es una cuestión religiosa? ¿Se trata de nuestro espíritu aventurero? ¿O es más bien un reto más que superar en nuestras vidas? ¿Una forma de hacer turismo? Pueden ser muchos los motivos, lo cierto es que, cada año, miles de personas se ponen en camino por diversas rutas hasta llegar a la tumba del Apóstol.

En este viaje, Cristina Maró, junto con todos los peregrinos que se va encontrando a lo largo del Camino, descubre la belleza natural, cultural, local y social que tienen las diferentes rutas en Galicia hacia Santiago. En esta aventura por la ruta portuguesa, la segunda más importante y más transitada, podremos disfrutar de las dos variantes que tiene esta vía: por el interior, una ruta más verde y rural y la otra por la costa, una variante con olor a mar y disfrutando de las hermosas vistas al océano Atlántico.

Un camino interior
Sea o no por motivos religiosos, el Camino de Santiago, como toda peregrinación, conlleva un camino interior, pues conecta con lo más profundo de nuestro ser peregrinos. Nadie puede negar que estamos en este mundo de paso. Por eso, el Camino de Santiago es, para muchos, una experiencia espiritual que ayuda a reflexionar sobre el sentido de la vida, sobre lo que es esencial o prescindible, sobre nuestros propios límites y fragilidades. Nos hace sentirnos necesitados de ayuda en algún momento y nos permite disfrutar de la cercanía, apoyo y hospitalidad de quienes recorren nuestro mismo camino.

Pero además, para nosotros los cristianos, toda peregrinación comporta un significado más profundo, pues es reflejo de nuestro peregrinar hacia la patria eterna. En todo el Camino podemos sentirnos acompañados por un Dios que nos permite admirar los dones tan maravillosos de la Creación, a través de los magníficos paisajes que encontramos en la ruta. Por otra parte, el hecho de sentir que no caminamos solos nos hace experimentar su presencia amorosa a través de tantas personas con que nos encontramos en el camino.

Tras las huellas del apóstol
Recorrer el camino que hizo Santiago, apóstol de Cristo, nos puede llevar a reflexionar sobre nuestro ser evangelizadores. Santiago el Mayor fue uno de los seguidores más cercanos a Jesús, a quien acompañaría en los momentos más importantes de su vida. A la muerte de Jesús, al igual que el resto de los Apóstoles, dedicaría su vida a predicar y extender el Evangelio por todo el mundo. El Apóstol quiso llegar al final de la tierra conocida, a Finesterre. La tradición cuenta que llegó hasta tierras de Gallaecia, la actual Galicia. Tras un arduo trabajo regresó a Palestina en el año 44 d.C., donde el rey Herodes Agripa I ordenaría su muerte. Santiago se convierte así en el primer apóstol en morir por la fe cristiana. Con la muerte de Santiago comienza una gran aventura que acabaría conformando lo que hoy en día es Santiago de Compostela.

Desobedeciendo la orden del rey de dar sepultura a Santiago, sus discípulos Teodoro y Atanasio decidieron recoger su cuerpo y huir en una barca de piedra. Los tres viajaron sin timón, ni vela, supeditados a los designios de Dios hasta llegar a la costa norte de la Gallaecia y remontar el río Ulla. Es lo que en la tradición jacobea se conoce como Translatio y que cada 31 de diciembre se recrea en la Catedral de Santiago.

Una experiencia única
El Camino de Santiago es una experiencia única que hay que vivirla. Solo quien ha tenido la experiencia podrá comprender verdaderamente lo que supone. Desde el exterior, es una peregrinación a través de la historia, cultura y naturaleza, que tiene como meta la catedral de Santiago. Desde el interior, el Camino puede ser una ayuda en nuestra vida, a veces tan cargada de superficialidades, prisas, individualismo…
¿Te animas? ¡Buen camino!

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
Publicado en Cartelera recomendada, El Granito de Arena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *