Lectura sugerida (julio-agosto 2021): Diario de José de Nazaret

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2021.

Comprender a san José

Clic en la imagen para compra on-line.

El papa Francisco ha querido que el 2021 sea un año dedicado a san José dado que se cumplen 150 años de su declaración como patrono de la Iglesia universal. Esto ha propiciado que surjan numerosos escritos que nos ayudan a comprender mejor la figura de este gran santo. Uno de ellos es Diario de José de Nazaret, obra de D. Andrés Martínez Esteban, sacerdote de la archidiócesis de Madrid y capellán de las Misioneras Eucarísticas de esa ciudad.

Diario de José de Nazaret
Autor: Andrés Martínez Esteban
Año: 2021 – Páginas: 220
Editorial: Ciudad Nueva
Precio: 15 € [comprar]

Acercarse a la figura de José de Nazaret nunca ha sido sencillo, fundamentalmente por el silencio que rodea toda su vida en la Sagrada Escritura. Solo san Mateo da unas someras pinceladas de su actividad como padre y protector de la Sagrada Familia. Los Evangelios apócrifos intentan arrojar luz sobre su persona, pero no siempre sabemos con seguridad si realmente colaboran a ver con transparencia su alma. Diario de José de Nazaret nos ofrece, en este sentido, una novela histórica que no pretende incursionar en visiones geográficas o antropológicas sino, sobre todo, intentar penetrar en la mente, el alma y el corazón de san José. ¿Tarea difícil? Seguramente sí, pero no imposible porque José es, seguramente, el santo al que más podemos parecernos.

D. Andrés Martínez juega con la gran ventaja de ser, simultáneamente, doctor en Teología y en Historia de la Iglesia. Su visión académica, por tanto, le permite mirar de frente a san José como protector del Salvador y hombre de pueblo, trabajador honesto y persona que se sabe llamada por Dios para una misión que lo sobrepasa.

Acercamiento a un santo
El libro consta de cuatro partes en las que se aborda, respectivamente, la llamada a José, el nacimiento de Jesús, huida y regreso de Egipto, y vida en Nazaret. Además del Prólogo, a cargo de José Peláez, columnista del diario ABC, es de destacar el Epílogo, que deja al lector con una gran alegría y esperanza (y con deseos de nuevos escritos de D. Andrés). Esperemos que esta primera incursión en la novela histórica sea el inicio de una serie de escritos similares que ayuden a comprender más y mejor la vida de los santos y la Historia de la Iglesia.

¿Cómo acercarse a un santo del que sabemos tan poco, como san José? El autor lo explica en la Introducción: «Conocemos muy poco, prácticamente nada sobre su vida. Los relatos evangélicos son tan parcos, que la contemplación ignaciana ayuda mucho a rellenar esos vacíos. Sí, esto supone acudir necesariamente a la ficción, poniéndome en la piel de san José, escuchándolo e intentando comprenderlo. Este método de recogimiento y acompañamiento con la imaginación me ha llevado a contemplar a san José como discípulo de Jesús […] Quiero pensar que él también siguió los pasos de aquel que era su hijo. José, al igual que María, guardaría muchas cosas en su corazón, que le harían meditar sobre los designios de Dios. Y por eso también uno a san José con la historia de la salvación, la historia del pueblo elegido y los patriarcas del Antiguo Testamento» (p. 11).

Lectura orante
El género literario escogido, es decir, presentar cada momento de la vida de José contemplado desde su misma visión y comprensión, permite descubrirnos también nosotros como personas vocacionadas, llamadas por Dios y escogidas para una misión. Nuestras vidas, en este sentido, no difieren tanto de la de José ni de la de María. Dios tiene un plan de salvación para toda la Humanidad y ambos juegan en él un papel fundamental. También hoy, Dios quiere seguir salvando a cada persona y para ello, sin lugar a dudas, está empeñado en contar con débiles criaturas de barro. A Dios no le asustan nuestros miedos ni nuestras dudas.

La lectura de El diario de José de Nazaret seguramente nos hará vernos reflejados en tantos pensamientos, sentimientos, dudas y certezas que vivió este joven artesano nazareno. Su vida interior cambia radicalmente ante la llamada que Dios le hace, pero su vida exterior, sus relaciones sociales, continúan dentro de una extraña normalidad. La oración y la confianza son el único camino para José y para nosotros. Estas páginas, al permitirnos vislumbrar lo que puede haber anidado en la mente y el corazón del padre de Jesús, son una invitación a la oración, a la esperanza y a la gratitud.

Mónica M. Yuan Cordiviola, m.e.n.
Publicado en El Granito de Arena, Lectura sugerida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *