Lectura sugerida (febrero 2021): El Evangelio en 120 postales

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de febrero de 2021.

Saborear y contemplar

Se cuentan por miles los libros sobre la oración: qué es orar, cómo hacerlo, métodos más recurrentes, su eficacia… Hay textos, sin embargo, que no entran en este tipo de análisis sino que presentan la Biblia con tal sencillez que muestran, de esta forma, que orar es simplemente contemplar abismado, sorprenderse ante el amor de Dios. Es el caso de El Evangelio en 120 postales, del sacerdote Antonio Gil Moreno.

El Evangelio
en 120 postales
Subtítulo: Lectura periodística de la Buena Noticia
Autor: Antonio Gil Moreno, Pbro.
Año: 2020 – Páginas: 204
Editorial: Paulinas

En los últimos años la Iglesia está viviendo una gran novedad. Con la renuncia del papa Benedicto XVI y el sucesivo nombramiento del papa Francisco, el Vaticano lleva más de siete años hospedando simultáneamente a dos papas.

Tal como lo afirma el subtítulo, en sus páginas se hace una lectura periodística de la Buena Noticia. Desea, su autor, mostrar una nueva forma «de leer el Evangelio y ofrecerlo a cuantos quieran saborear más íntimamente la vida de Jesucristo, convirtiendo en postales sus pasajes y paisajes» (p. 5). Postales que, obviamente, implican textos cortos y buscan dejar constancia de un recuerdo, una visita, un momento especial.

Encuentro con Jesús
El fin, como no podía ser de otra manera, es entrar en la experiencia de Dios, abriendo «de par en par las pupilas del alma para sentirnos cercanos al Señor, comunicarle nuestros deseos más profundos y escuchar sus palabras y susurros, en la intimidad de la oración».

Si bien no hay capítulos definidos, las postales 1 a 73 se encuentran ubicadas una tras otra, siguiendo una cronología evangélica de la vida de Jesús, comenzando por la creación/encarnación y culminando en la resurrección. De forma breve se invita a la contemplación de estos momentos claves en la vida oculta, pública y pasión y resurrección del Señor.

En la hipotética segunda parte (postales 74 a 81) encontramos paisajes para contemplar la vida de la Iglesia naciente, los testigos del Resucitado y las fiestas litúrgicas (Ascensión del Señor, Corpus, Santísima Trinidad, etc.).

Finalmente, la última parte (postales 82 a 120) se acerca a la contemplación y la oración a partir de situaciones de la vida cotidiana, palabras de los papas o de breves textos de los santos.

La Eucaristía
Transcribimos parte de la postal titulada «La cultura de la Eucaristía» (p. 169, n. 115): «¿Cuáles han de ser nuestras actitudes? Primera, una visita al Sagrario, si es posible, unos minutos cada día; segunda, orar, hacer la oración ante el Santísimo; tercera, comulgar, recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Cuando comulgamos recibimos el Cuerpo resucitado de Jesús, nos unimos a Jesús de forma que su vida es vida en nuestra vida y en nuestra forma de vivir.

Cuando comulgamos implantamos en nosotros la cultura de la Eucaristía, de la que nos habló el santo papa Juan Pablo II, que es una cultura de diálogo, de comunión y de solidaridad. Una cultura, por tanto, que nos lleva a vivir la filiación divina, a sentirnos hijos de Dios, hermanos de nuestro prójimo y solidarios con los más débiles y necesitados».

Sin lugar a dudas, D. Antonio Gil Moreno ha conseguido, a partir de la sencillez en la presentación, ofrecer un texto útil e iluminador para todo tipo de personas, más allá de la andadura de su vida de oración.

Mónica M. Yuan Cordiviola, m.e.n.
Publicado en El Granito de Arena, Lectura sugerida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *