El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 1/4/2018)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de abril de 2018.

¡Aleluya! ¡Aleluya! Resucitó y está vivo en su Palabra y en su Eucaristía

Afirma Benedicto XVI en su exhortación apostólica postsinodal Verbum Domini que «la Iglesia honra con una misma veneración la Palabra de Dios y el misterio eucarístico y quiere y sanciona que siempre y en todas partes se imite este proceder, ya que, movida por el ejemplo de su Fundador, nunca ha dejado de celebrar el Misterio Pascual de Cristo, reuniéndose para leer “lo que se refiere a él en toda la Escritura” (Lc 24,27) y ejerciendo la obra de salvación por medio del memorial del Señor y de los sacramentos» (n. 55). El tiempo pascual es, en efecto, tiempo propicio para leer el Evangelio a la luz de la lámpara del Sagrario, tal como siempre lo hizo san Manuel González.


Domingo 1 de abril
Solemnidad de Pascua de Resurrección
Jn 20,1-9: Él había de resucitar de entre los muertos.

«¡Aleluya! ¡Aleluya! Resucitó. No está aquí. Si la Iglesia con esos dos gritos de júbilo acompañó ese anuncio de los ángeles del sepulcro, ¿con cuántos sería menester acompañar el anuncio de los ángeles del Sagrario: ¡Resucitó! ¡Está aquí…!? Y ¿con cuántos gritos de dolor y de indignación deberían acompañar este otro anuncio que están haciendo constantemente los ángeles de los Sagrarios abandonados… Está aquí y nadie quiere estar con Él?» (OO.CC. II, n. 2877).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *