Historia del Fondo Solidario

El Papa Juan Pablo II, en su exhortación Dominicae Coenae nº 6, afirmaba que el misterio eucarístico impulsa al amor a todos los hombres:

El auténtico sentido de la Eucaristía se convierte de por sí en escuela de amor activo al prójimo [...] Si nuestro culto eucarístico es auténtico, debe hacer aumentar en nosotros la conciencia de la dignidad de todo hombre [...] Asimismo, debemos hacernos particularmente sensibles a todo sufrimiento y miseria, a toda injusticia y ofensa, buscando el modo de repararlos de manera eficaz”.

La adoración eucarística, al igual que ayuda a prolongar, a lo largo de la vida, las actitudes “eucarísticas” de alabanza, de acción de gracias, de intercesión, también nos hace copiar la actitud de entrega de Cristo; ciertamente su sacrificio es la mejor escuela de amor fraterno y de compromiso cristiano a favor de la justicia (cf. Aldazábal, La Eucaristía, CPL, 1999,360).

A este respecto san Manuel González, desde su experiencia eucarística, dice:

Para mis pasos yo no quiero más que un camino, el que lleva al Sagrario, y yo sé que andando por ese camino encontraré hambrientos de muchas clases y los hartaré de todo pan. Descubriré niños pobres y pobres niños y me sobrará el dinero y los auxilios para levantarles escuelas y refugios para remediarles sus pobrezas. Tropezaré con tristes sin consuelo, con ciegos, con tullidos y hasta con muertos del alma o del cuerpo y haré descender sobre ellos la alegría de la vida y de la salud” (Obras completas I, 120-121).

Como "Familia Eucarística Reparadora", se quiso acoger la llamada a la solidaridad con motivo de la beatificación de don Manuel, que tuvo lugar en Roma el 29 de abril de 2001. La UNER preparó un obsequio al Papa san Juan Pablo II de objetos sagrados, destinados a parroquias necesitadas. Dentro de un Sagrario, donado con este fin, una carta motivó que se concretara el deseo:

«Deseamos convertirnos, si nos lo permiten, en "madrinas" de la misión a la que vaya destinado este Sagrario, a la que trataremos de ayudar espiritual y materialmente según nuestras posibilidades».
Fue el punto de partida para que todos los grupos se sensibilizaran en esta acción. Actualmente, el Fondo Solidario San Manuel González continúa su misión a través de proyectos con rostros concretos que piden ayuda para aliviar diversas necesidades.

Fondo Solidario

Historia

Intencionalidad

Proyectos