El Evangelio a la lámpara del Sagrario (sábado 8/12/18, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de diciembre de 2018

Lc 1,26-38: Alégrate, llena de gracia. El Señor está contigo

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«Por ser Inmaculada desde el primer instante de su ser: Vio a Dios, recreó a Dios, gustó de Dios, fue Hija, Madre, y Esposa de Dios. Por ser Inmaculada todos los instantes de su vida, fue la mejor y más grata de todas las hijas que Dios ha tenido y tendrá: fue la Madre que más ha gozado y sufrido por su Hijo, la que más parecido ha tenido con Él, y fue la Esposa más fiel, más enamorada, más sacrificada y más enriquecida por su Esposo. Y porque por los siglos de los siglos será Inmaculada, Hija, Madre y Esposa de Dios, por los siglos de los siglos María estará dando Ella sola a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo más gloria que le quiten todos los pecadores y más amor que el odio que vomiten todos los demonios juntos. ¡Mientras más limpia, más María! ¡La Inmaculada! ¡Ésa es la gran MARÍA! Para las Marías es: su Madre, su Reina, su Modelo, su Compañera» (OO.CC. I, n. 648).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 2/12/18, I de Adviento. Ciclo C)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de diciembre de 2018

Lc 21,25-28. 34-36: Se acerca vuestra liberación

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«¡Conocer y dar a conocer a Jesús! ¡Conocerlo y darlo a conocer todo lo más que se pueda! He aquí la suprema aspiración de mi fe de cristiano y de mi celo de sacerdote, y la que quisiera que fuera la única aspiración de mi vida. Y no digo conocer y amar, y darlo a conocer y amar, porque, con que se conozca, basta. El que conoce con toda evidencia una verdad no puede negarla, no es libre para no admitirla. El que conoce ciertamente un bien, tampoco es libre para odiarlo o quererlo. El bien conocido y reconocido como tal bien, es necesariamente querido. Cuando odiamos un bien es porque no lo conocemos del todo o nos engañamos tomándolo por mal. Cuando queremos un mal, no es porque lo tengamos por mal, sino que, engañándonos, lo tomamos por bien. Jesús es verdadero y bueno. Más aun, es la Verdad y el Bien, y se le odia, sin embargo. ¿Por qué? Porque no se le conoce, o se le conoce muy a medias. En el cielo, en donde es conocido con una luz más fuerte que la de la razón y la de la fe, que es la luz de la gloria, como es, no en representación ni espejo, no hay peligro ni libertad de dejar de quererlo eternamente. En la tierra, mientras más nos acerquemos por el estudio, la oración, la fe y la contemplación a su conocimiento, ciertamente, más irresistiblemente lo amaremos» (OO.CC. I, n. 234).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 25/11/2018, Solemnidad de Cristo Rey)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2018

Jn 18,33b-37: Tú lo dices: soy Rey

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«¿Hay injusticia que exija más urgente reparación o reivindicación preferente? Antes que el abandono de los huérfanos, que el desamparo de los ancianos, que las postergaciones de todos los caídos y explotados, ¿no merece, no exige reparación el abandono del divino desairado de nuestros Sagrarios? Más aun, mientras se esté perpetrando esa conculcación de la justicia y de la caridad en el Sagrario de Jesús, que es el alcázar y fortaleza de esas dos reinas de las virtudes, ¿se puede esperar justicia y caridad reales, duraderas, no fingidas, para remedio y consuelo de los demás desamparados y abandonados? Marías, Discípulos de san Juan, ¡a trabajar para que el Corazón de Jesús sea tenido y proclamado REY en su PROPIA CASA, en muchas de las cuales casi se le tiene por PERSONA, y después a proclamarlo REY en las casas de sus hijos! ¡Que reine en todas partes! ¡Venga a nosotros el reinado de tu Corazón Eucarístico, por tu Madre Inmaculada!» (OO.CC. I, n. 758).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 18/11/2018, XXXIII del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2018

Mc 13,24-32: Reunirá a sus elegidos de los cuatro vientos

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«La gracia de Dios es semilla de cielo: la bienaventuranza es la gracia convertida en cosecha de gloria. En el cielo, sin tentaciones que pongan en peligro, sin seducciones que entibien, sin dolores ni tristezas que nublen, sin remordimientos ni manchas que turben, a pleno sol de visión de amor de Dios, ¡qué digna y justa y agradablemente será alabado y tenido en reverencia el Padre celestial! Aquél es su reinado perfecto, inalterable, infinitamente glorioso, y aquéllos son sus vasallos de verdad, los leales para siempre, los hijos sin peligro de separarse jamás de su Padre» (OO.CC. I, n. 1013).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 11/11/2018, XXXII del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2018

Mc 12,38-44: Esta viuda pobre ha echado más que nadie

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«Chico es el Sagrario donde vivo en cada pueblo. ¡Chico por lo pobre y por lo abandonado! ¡Chico por el espacio que ocupan las especies tras las que me oculto! ¡Chico por el trato tan esquivo y ruin que me dan muchos en ellos! Y ¡lo que sale en cada minuto de esa Hostia chiquita para sus vecinos buenos y malos, cariñosos y ariscos! Cosa chica es una lágrima, una gota de sudor, una moneda de cinco céntimos, una crucecita de un minuto, un suspiro… ¡Chico es todo eso, es verdad! Pero si esa gota de lágrima es la que asoma a los ojos de alguien que me visita en mis soledades de Sagrario; si esa gota de sudor y esa palabra es del sacerdote apóstol, quizás de gentes que no quieren oírle; si esa moneda es la limosna callada de una pobre viuda; si esa crucecita es la cruz de la abnegación anónima o la pena silenciosamente sufrida del vencimiento interior de las almas en cruz, entonces ¡viene el milagro!, ¡la semilla mínima pasa a ser árbol grande!» (OO.CC. I, n. 596).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 4/11/2018, XXXI del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2018

Mc 12,28-34: Amarás al Señor, tu Dios. Amarás a tu prójimo

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¿Por qué fue tan lejos en el amor? Jesús puede aniquilar a todos sus enemigos y a cada uno en el momento mismo en que le ultrajan, tanto en su vida mortal, como en su vida eucarística y no los aniquila. A la ejemplaridad del castigo repentino ha preferido, y ordinariamente prefiere, la ejemplaridad de su amor sin prisa en castigar al peor y más sañudo de sus enemigos. Ha venido a fundar un pueblo nuevo, un mundo nuevo, y la piedra que ha escogido para cimiento, y el aire y el agua y el alimento y el alma que lo conserven y dirija, ha querido que sea su “gran mandamiento”, su “mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado…, amad a vuestros enemigos”. Por eso en ese mandamiento, no sólo enseñado y promulgado, sino vivido y practicado hasta lo inverosímil por Él, se condensa toda la doctrina y la vida del Maestro Jesús» (OO.CC. I, n. 346).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (Jueves 1/11/2018, solemnidad de todos los santos)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2018

Mateo, 5 1-12: Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en el cielo

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¡Cómo se me llenan el corazón de placer y los ojos de lágrimas de gratitud cuando os miro sentado en la montaña de las Bienaventuranzas, tendiendo vuestra vista por todos los espacios y tiempos, y os oigo anunciar la paga que reservabais para vuestros amigos y vuestros leales, para los que, a imitación vuestra, habrían de darse a Dios y por Dios a sus prójimos, y, como reina de todos ellos, para la más amiga, leal y unida a Vos, para la más generosa en dar y darse por Vos, vuestra Madre Inmaculada!: “Dad y se os dará… Dad abundantemente y se os echará en el seno una buena medida, apretada y bien colmada hasta que se derrame”» (OO.CC. I, n. 958).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 28/10/2018)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2018

Mc 10,46-52: Rabbuní, haz que recobre la vista

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¡Cuántos, como el ciego de Jericó, deberían ponerse a orillas del camino por donde pasa Jesús y clamar como aquél: ¡Señor, que yo vea! ¡Ah, si vieran las maravillas de esos mundos de lo moral, de lo espiritual y de lo sobrenatural, que se esconden tras la corteza de estas cosas materiales que nos rodean! ¡Corazón bendito de Jesús, Luz de Luz, ten piedad de esas pobrecillas almas ciegas y a oscuras en medio de un mundo de maravillas y de luz! ¡Señor, que vean los que no ven, y que vean bien los que ven mal! ¡Señor, que veamos con los ojos cerrados!» (OO.CC. II, n. 3680).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 21/10/2018)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2018

Mc 10,35-45: El Hijo del hombre ha venido a dar su vida en rescate por muchos

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Jesús ha mirado y oído a Salomé, ha recogido su deseo, pero ¡de qué modo más raro!, no le responde ni una palabra; se vuelve a Juan y Santiago y con ellos habla dejando a un lado a su madre. A éstos da una respuesta que más parece un reproche: «No sabéis lo que pedís», y en lugar de tronos y reinos y honores les habla del cáliz de su pasión, y los convida a beber de él. Los Zebedeos responden generosos, y la madre entre tanto, oye, calla, y… agradece. Sabe que la respuesta de Jesús, aun envuelta en un reproche, es la mejor respuesta a su oración porque es de Jesús» (SMG OOCC 950).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 14/10/2018)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2018

Mc 10,17-30: Vende lo que tienes y sígueme

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«De cinco jóvenes habla el Evangelio, y de ellos quiero para cada uno de vosotros, todos sus pros y ninguno de sus contras. Esos jóvenes del Evangelio, dos son muertos resucitados, uno de cuerpo, el hijo de la viuda de Naím y el otro de alma, el hijo pródigo; otros dos están vivos, ¡pero un poco enfermos!, uno es el hermano mayor del pródigo, hijo bueno pero refunfuñón y arisco con su padre y envidiosillo con su hermano y el otro joven rico bueno, porque cumple con los mandamientos desde niño, pero cobarde y apegado a sus riquezas; y el quinto joven, por último, sin contra ninguna y con innumerables pros, es Juan el apóstol» (OO.CC. II, n. 2818).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.