El Evangelio a la lámpara del Sagrario (19/5/19, domingo V de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de mayo de 2019

Jn 12, 31-35: Os doy un mandamiento nuevo, que os améis unos a otros

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¿Por qué fue tan lejos en el amor? Jesús puede aniquilar a todos sus enemigos y a cada uno en el momento mismo en que le ultrajan, tanto en su vida mortal, como en su vida eucarística y no los aniquila. A la ejemplaridad del castigo repentino ha preferido y ordinariamente prefiere, la ejemplaridad de su amor sin prisa en castigar al peor y más sañudo de sus enemigos. Ha venido a fundar un pueblo nuevo, un mundo nuevo, y la piedra que ha escogido para cimiento, y el aire y el agua y el alimento y el alma que lo conserven y dirija, ha querido que sea su “gran mandamiento”, su “mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado…, amad a vuestros enemigos”. Por eso en ese mandamiento, no sólo enseñado y promulgado, sino vivido y practicado hasta lo inverosímil por Él, se condensa toda la doctrina y la vida del Maestro Jesús» (OO.CC. I, n. 346).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (12/5/19, domingo IV de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de mayo de 2019

Jn 10, 27-30: Yo doy la vida eterna a mis ovejas

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Siembra con singular complacencia tus Hostias en las almas de nosotros los sacerdotes y de nuestros seminaristas y no dejes de sembrar y cultivar hasta que coseches muchos sacerdotes-hostias, pastores buenos, prontos a dar la vida por sus ovejas. Pastores sin miedo a los lobos, olvidados de sí y con pasión y obsesión de salvar a sus ovejas… ¡Qué fuerza tienen las manos traspasadas por los clavos de la crucifixión para arrancar o borrar con su sangre los no de tu gran queja! ¡Sólo las Hostias aplacan a Dios, redimen a las almas y hacen felices a los hogares y a los pueblos!» (OO.CC. II, n. 2142).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (5/5/19, domingo III de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de mayo de 2019

Jn 21,1-19: Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¡Cómo se huele el aroma de esa unción en la escena en que Jesús resucitado provoca la triple protesta de amor de su apóstol contrito!: “Pedro, ¿me amas más que éstos?”. El Pedro de antes hubiera respondido súbito, impetuoso, arrogante: “Sí, más que éstos y más que el mundo entero te amo”. El Pedro de ahora, en lugar de arrogancias, pone lágrimas; en lugar de comparaciones y preferencias molestas, pone silencio, y en lugar de una rotunda afirmación, pone la humilde confesión de lo que guarda su corazón para Jesús: “Tú, que lo sabes todo, sabes que te amo”. Como si dijera: “Yo no sé nada. Tú, que lo sabes todo, conocerás si esto que tengo y siento en mi corazón es amarte más que todos”.
¡Cuántas veces, Señor del Sagrario, en el mismo momento de mis infidelidades y de mis pecados, mi conciencia intranquila recuerda a mi alma avergonzada la mirada triste, severa y dulce del ofendido Jesús!… Sin que yo vea tus ojos en tu Hostia callada, sé que se vuelven a mí y me miran… Y ¡pobre de mí! ¡cuántas veces he temido esa mirada tuya! ¡He dejado de ir al Sagrario! y, aun yendo, ¡he armado ruido con mis pasiones, he hecho violencia a mi corazón, a mi conciencia, a mi fe, a mi memoria, para que no me traigan ni recuerden tu mirada! ¡para obligarte a Ti a la violencia de dejar de mirarme!… ¡Con qué pena, Jesús, volverás en el silencio de los desprecios, a entornar tus párpados!» (OO.CC. I, nn. 1074-1075).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (28/4/19, domingo II de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de abril de 2019

Fiesta de la Divina Misericordia: Jn 20, 19-31

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.«Jesucristo no es un accidente de las cosas ni es sólo una gran figura de la historia o de la religión, ni es un mero arreglador o regulador o hermoseador de algunos órdenes de la vida humana; Jesucristo es la Causa ejemplar por la que se ha hecho todo y todo se ha restaurado; es el Verbo «por quien se ha hecho todo» y es el Dios-Hombre que se ha dejado llevar a la Cruz para cumplir en ella su profecía y su programa de Redentor; «cuando yo sea levantado sobre la tierra, todo lo atraeré hacia Mí», no para otro fin sino el de «restaurarlo todo». Si, pues, todo, lo de arriba y lo de abajo, lo espiritual y lo terreno ha sido por Él hecho y por Él restaurado, todo, lo de la tierra y lo del cielo debe llevar impresa la huella de su planta, victoriosa de la nada, de su mano omnipotente y de su Corazón restaurador de infinita misericordia» (OO.CC. II, n. 2265).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (21/4/19, domingo de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de abril de 2019

Jn 20, 1-9

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.«Jesucristo en la tierra, en su vida mortal como en su vida de Sagrario, es siempre el sembrador de la resurrección; en donde quiera que llega el aliento de su boca o el contacto de su mano allí queda siempre un germen de resurrección que florecerá en su día. Un alma que comulga, aunque sea una sola vez, una obra que se ha hecho con gracia de Jesucristo, una palabra que se ha pronunciado en nombre suyo, una lágrima que se haya derramado por Él, por el solo contacto que todo esto con Él ha tenido, ha quedado fecundado con semilla de inmortalidad. ¡Qué bella es mi fe y qué dilatados horizontes abre delante de mí!» (OO.CC. I, n. 1394).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (14/4/19, Domingo de Ramos)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de abril de 2019

Jn 22,14-23,56

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Todos, lo mismo los que andan en su opulencia, como los sumergidos en el mar de las privaciones, los chicos y los grandes, los hombres y las mujeres, caminamos fatigosamente por la senda de la vida cargados con el fardo de una gran tristeza. Jesús, que en su vida de Sagrario ha tomado sobre sí el oficio de compañero de viaje de sus hermanos los hombres, ¡cuántas veces se asoma al camino por donde éstos pasan y de mil modos y maneras les pregunta: ¿Por qué estáis tristes? Y como toda tristeza supone algo que se echa de menos, ¡qué sensación de soledad y de desprecio sentirá su Corazón cuando oiga gritos de ¡más dinero!, ¡más placer!, ¡más honores!, ¡más vivir!, ¡más triunfar!, y ni uno sólo de ¡más Jesús! ¿Verdad, Compañero divino de la Hostia, que aquellos gritos te sonarán a aquel otro de Jerusalén: ¡Barrabás! ¡Barrabás! ¡Éste no!? Tú, en el Sagrario eres pureza, verdad, salud, poder, amor, vida, felicidad, gloria, y ¡no eres echado de menos por tus hermanos los heridos, los apesadumbrados, los oprimidos y los degradados por tantas lujurias, mentiras, enfermedades, impotencias, odios, muertes, desolaciones y remordimientos de infierno! Jesús no echado de menos por los tristes de la vida, ¡qué tristeza para tu Corazón!» (OO.CC. I, n. 965).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (7/4/19, domingo V de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de abril de 2019

Jn 8,1-11

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«El gran obstáculo para decidirme a querer y buscar esa intimidad por la fe viva en el amor personal de Jesús a mi alma, por pecadora que sea, suele estar en mi amor propio, que con mil engaños y tretas trata de evadir las obligaciones que impone la intimidad con Jesús, la primera de las cuales, y diría la única, es precisamente el odio a muerte a ese mi amor propio» (OO.CC. III, n. 3042).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (31/3/19, domingo IV de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de marzo de 2019

Lc 15,1-3. 11-32: Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Madre Inmaculada, el hijo pródigo se moría de hambre lejos de su padre; pero la meditación del hambre de los hartos de Jesús de mi anterior Comunión me han hecho caer en que estos hartos están en peor situación que aquel hambriento: el hambre de éste lo llevaba y empujaba a su padre; la hartura no asimilada de éstos, ¡miedo da el decirlo!, los separa de su Jesús, ¡lo comen sin hambre! y ¡cae tan mal la mejor comida al inapetente! Madre, Madre, dame hambre de tu Jesús, hambre que me devore, que no me deje sentir otras hambres… Hambre que no se aplaque con comerlo a Él, sino que se aumente más para comerlo mejor y con más ganas…» (OO.CC. I, n. 1237).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (24/3/19, domingo III de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de marzo de 2019

Lc 13,1-9: Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Alma, ahí tienes a tu Padre celestial. Sin obligación, sin necesidad ninguna, sólo por amor a ti y para ganarte del modo más glorioso para Él y para ti, se ha hecho viñador, con todas las contingencias de los agricultores de la tierra. Pudiendo sembrar, cultivar y cosechar sin trabajar, trabaja siempre; pudiendo hacerlo Él solo, liga, condiciona su trabajo y su poder con causas inferiores, con libertad de hombres flacos y tornadizos y con insidias de demonios envidiosos…; pudiendo llegar hasta el fin en un solo instante, se pone a esperar con una paciencia sin prisa que sobrepuja a todas las paciencias de la tierra» (OO.CC. I, n. 1211).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (17/3/19, domingo II de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de marzo de 2019

Lc 8,28b-36: El aspecto de su rostro cambió mientras oraba

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«El Maestro no ha respondido nada a la invitación de Pedro; como se calla delante de todos los que sólo están a gusto con Él, cuando les regala dulzuras. El Maestro sólo responde y con respuestas de dulcedumbres inefables y de bendiciones de fortaleza y de esperanzas a los que, transfigurados como Él en la tierra por la pobreza y el dolor, se van al Sagrario de las transfiguraciones de su humildad y con el mismo ardimiento y la misma prisa que san Pedro, le dicen: ¡Bien se está así, Señor, déjame estar transfigurado todo el tiempo que Tú quieras! Y allí se quedan, en espíritu por lo menos, repitiendo con los labios el «bien se está aquí» y saboreando con el alma la palabra de esperanza de san Pablo: «Nosotros esperamos a nuestro Salvador Jesucristo que reformará el cuerpo de nuestra ruindad transfigurándolo en el cuerpo de su claridad” ¡Bendito, bendito el Sagrario de nuestras transfiguraciones!» (OO.CC. I, n. 447).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.