El Evangelio a la lámpara del Sagrario (28/7/19, XVII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 11,1-13: Pedid y se os dará

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«El amén con que nuestro Señor Jesucristo cierra su oración tiene un doble sentido: de ratificación y de aceptación anticipada. En cuanto significa ratificación de lo que pedimos en unión con Jesús, nuestra Cabeza y nuestro Hermano mayor, y de todos nuestros hermanos los hombres, el amén de nuestra oración equivale a decir a nuestro Padre celestial: Ésta es nuestra voluntad, éste nuestro deseo de verdad, sin rutinas ni distracciones… Con la mayor sinceridad y necesidad de que somos capaces, te decimos que esto es lo que de Ti queremos y pedimos. En cuanto significa aceptación anticipada, el amén de nuestro Padrenuestro es una concisa y a la par expresiva fórmula de rendimiento de juicio y de gracias a la voluntad de nuestro Padre. Esto te hemos pedido, Padre celestial, y porque sabemos de cierto que esto y mucho más de esto nos has de conceder en la forma que más te guste y a nosotros nos convenga, antes de ver el fruto de nuestra oración y de tu misericordia, te decimos ¡Amén! ¡Muy conformes con lo que nos des! ¡Muy agradecidos a tu bondad en escucharnos y atendernos! ¡Así sea!» (OO.CC. I, n. 1087).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (21/7/19, XVI del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,38-42: Marta lo recibió. María ha escogido la mejor parte

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Jesús se ha sentado a descansar en la casa de Marta, María y Lázaro en la Betania de sus consuelos y desagravios: Marta se agita e inquieta de acá para allá preparando la comida del Maestro y de sus amigos. María, ajena a todos los preparativos se sienta a los pies del Maestro para oírlo. Marta se queja ante Él de la inmovilidad de su hermana, y al paso que para aquélla hay un reproche, aunque cariñoso y paternal, para María hay una aprobación solemne: «María ha escogido la mejor parte, que no le será quitada». ¿Cuál era esa mejor parte? Según el Evangelio, ésta: María, sentada a los pies de Jesús, oía su palabra. ¡Oír a Jesús! ¡Dedicarse a esto sólo: a oír a Jesús! ¡Y dedicarse por toda la vida a oír a Jesús en su estado de palabra callada del Sagrario! ¡Cuántos misterios de gloria de Dios y cuántos misterios de santificación excelsa para nosotros están encerrados en esa oración de oír a Jesús-Hostia callada del Sagrario! Con el favor de Él ya os iré levantando el velo de ese desconocido mundo de misterios y secretos del silencio de Jesús» (OO.CC. I, n. 991).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (14/7/19, XV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,25-37: ¿Quién es mi prójimo?

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Saltando sobre intenciones arteras y sobre prejuicios de raza, para la respuesta buena del enemigo, Jesús tiene un elogio, así como para la acción buena del enemigo, no sólo un elogio, sino dos consejos de vida: “Haz eso y vivirás; ve y haz tú lo mismo”. ¡Y cuántas veces se ve a Jesús en su Evangelio premiando y elogiando con una mirada benévola o con una palabra de aprobación las cosas buenas de sus enemigos! Y cuando miro a Jesús abandonado en tantos Sagrarios y busco explicaciones a aquel amor tan paciente, tan incansablemente paciente, y tan injustamente desairado, alguna vez paréceme encontrarlo en la magnanimidad de su Corazón que está pagando con los beneficios de su presencia las cosas buenas que alguna vez han hecho o hacen los vecinos malos de sus Sagrarios. Almas tacañas en dar a los enemigos y en discutir hasta el céntimo lo que les debéis, ¿se parece vuestro proceder al del Corazón de Jesús elogiando y pagando lo bueno de sus enemigos, por muy enemigos que sean? No olvidemos: que el ser malos nuestros enemigos no nos autoriza a serlo nosotros» (OO.CC. I, n. 356).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (7/7/19, XIV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,1-12. 17-20: Descansará sobre ellos vuestra paz

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Yo no digo que se haya negado ni aun olvidado, pero sí algo tenido menos en cuenta, la respuesta y por consiguiente, la solución que el mismo Jesucristo propuso la primera vez que Él presentó este problema de la escasez de operarios. “La mies abundante, los operarios pocos”, ése es el problema, y la solución esta: “Rogad, pues al Señor de la mies que envíe operarios a su mies”. ¡Claro es! ¿Cómo no va a ser obra de gracia de Dios el envío de operarios a su mies, y por consiguiente obra que hay que realizar orando, si es obra de mucha abnegación, de mucha preservación, de mucha purificación, de mucha perseverancia, y esto todo es puramente sobrenatural?» (OO.CC. II, n. 1963).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (30/6/19, XIII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Lc 9,51-62: Tomó la decisión de ir a Jerusalén. Te seguiré adonde quiera que vayas

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«La religión de Jesús es la sola que exige, preserva y vigoriza la libertad individual verdadera; pero no porque sea libre su seguimiento y observancia deja de ser obligatoria y con la obligación más urgente e indeclinable de todas. ¡Qué clara y elocuentemente enseñan la urgencia y trascendencia de la obligación de seguir a Jesús guardando su religión, los si condicionales de Él que me resta presentaros! El Maestro, como hasta ahora habéis visto, ha dicho: «El que quiera, si quieres, si queréis…» Pero ¿y si no se puede o no se quiere querer? Veréis qué hace Jesús con la libertad para que pueda y quiera y no se vuelva atrás sin dejar de ser libre» (OO.CC. I, n. 1575).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (viernes 28/6/19, Sagrado Corazón de Jesús)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Lc 15,3-7: ¡Alegraos conmigo! He encontrado la oveja que se me había perdido

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Conocer al Corazón de Jesús por el Evangelio. No conozco guía más seguro ni más enterado, ni más a nuestro alcance. En cada página, ¿qué digo?, en cada hecho, en cada sentencia, en cada partícula y hasta en cada signo del Evangelio, palpita el Corazón de Jesús. En él no hay letra ni signo que no suene, huela, sepa, a amor. Suprimid el sentido de esa palabra en el Evangelio y lo trocaréis de libro de la Vida, de la Luz y de la Paz, en fábula de absurdos y quimeras. El Evangelio es la conjugación de los grandes verbos del corazón: amar y entregarse» (OO.CC. I, n. 240).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (23/6/19, Corpus Christi)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Lc 9,11b-17: Comieron todos y se saciaron

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Adorando a Dios con rendimiento de alma y culto interno y externo con tanta mayor intensidad y reverencia, cuanto mayor ha sido su empeño en ocultarse y abreviarse en este sacramento. ¡Cómo está compendiado en la Eucaristía todo nuestro culto! En ella está Jesús Dios, término único de aquél; está Jesús hombre–sacerdote, el sujeto únicamente digno de ofrecerlo; y está Jesús, hombre–víctima, el homenaje único capaz de satisfacer a Dios. ¡Con qué verdad puede decir el sacerdote ante el Altar, tomando entre sus dedos a la Hostia consagrada, y colocándola sobre el Cáliz del Sacrificio: Por medio de Cristo, hombre- sacerdote; con Cristo Hombre–Víctima; en Cristo, Hijo de Dios en unidad del Padre y del Espíritu Santo. ¡Todo honor y gloria!» (OO.CC. III, n. 5225).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (16/6/19, Santísima Trinidad)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Jn 16,12-15: Lo que tiene el Padre es mío. El Espíritu recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Con esto pido al Padre Dios el modo mejor y más agradable de glorificarle a Él, o sea, que me conserve siempre en la vida sobrenatural de la gracia, que me ganó su divino Hijo en la cruz, por la cual todos mis actos buenos son meritorios de gloria eterna y que viviendo en su gracia llegue a una unión tan íntima con Él, que por ella mi alma sea transformada en Dios y sea movida en todo por la Trinidad Santísima, que reinará en mí sin encontrar resistencia» (OO.CC. II, n. 2634).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (9/6/19, Pentecostés)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Jn 20,19-23: Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo; recibid el Espíritu Santo

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Si la Resurrección y la Ascensión, decía antes, son la acción de gracias del Padre por el sacrificio de su Hijo, el Sacerdote sumo, Pentecostés es la acción de gracias anticipada del mismo Padre celestial por las Misas que hasta la consumación de los siglos, se le han de ofrecer en la tierra por los sacerdotes, representantes y participantes del sacerdocio de su Hijo y repetidores del sacrificio por Él ofrecido en el altar de la Cruz. Si nada hay que dé tanta gloria a Dios como una Misa, nada hay que Él agradezca tanto. Y ¡qué espléndida acción de gracias! ¡Qué regalo tan de Dios agradecido! ¡Como que el regalo es nada menos que el mismo Espíritu Santo, el «Don de Dios Altísimo, ¡y quedaron todos llenos del Espíritu Santo!» (OO.CC. II, n. 2577).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (26/5/19, domingo VI de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de mayo de 2019

Jn 14, 23-29:El Espíritu Santo os irá recordando todo lo que os he dicho

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Alma, ése es tu Padre celestial, no ese Juez siempre espiando, ni ese Rey de perpetuo ceño duro, ni ese Señor envuelto en nubes y resplandores inaccesibles; ése es el Padre revelado y enseñado por mi Hijo en su Evangelio… Medítalo, trátalo así, métele en lo hondo de tu corazón, así, y verás cómo al miedo de Dios por tus miserias, que esteriliza y acobarda, reemplaza el temor filial de Dios que endereza y levanta; al escándalo y a la confusión por los triunfos aparentes de la impiedad sucede la confianza que agradece y marcha tranquila, que a las impaciencias turbadoras ante semillas frustradas, cultivos arrasados y cosechas malogradas, sigue la paz para comenzar cada mañana la labor dejada con tristeza la tarde antes, con la alegría de la mañana del día primero…» (OO.CC. I, n. 1212).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.