El Evangelio a la lámpara del Sagrario (18/8/19, XX del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 12,49-53: No he venido a traer paz, sino división

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«Hay otro frío que no se quita ni con pieles, ni con leña, ni con habitaciones muy confortables; es un frío muy hondo: es… el frío del alma. Observa a aquella señora que pasa el día al lado de su chimenea, enfundada de pies a cabeza: a pesar de eso, un secreto malestar la inquieta: tiene frío en el alma. Esa señora hace mucho tiempo que apagó en su corazón el fuego del amor a Dios y al prójimo; el amor a Dios lo sustituyó por el amor de sí misma: a su prójimo lo trata con la punta del pie, como lo dicen sus criados, como lo saben los pobres. ¿Qué tiene de extraño, que apagado el fuego, su corazón este frío?» (OO.CC. II, n. 3315).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (Jueves 15 de agosto, Asunción de María)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 1,39-56: El Poderoso ha hecho obras grandes en mí, enaltece a los humildes

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«¡Qué armonía entre todos los actos de la vida de María santísima, y singularmente entre su entrada y su salida del mundo visible! Entra por la puerta del privilegio de la inmunidad del pecado en virtud de la anticipada aplicación de la Redención, y sale por la puerta de otro gran privilegio, el de la resurrección y glorificación anticipada de su cuerpo por los méritos de la misma Redención. ¡Cómo se completa el misterio de la Concepción Inmaculada con el misterio de la Asunción gloriosa! Uno y otro son misterios de preservación. Es el primero la preservación de la corrupción de la culpa. El segundo es la preservación de la corrupción del sepulcro, que es uno de los frutos de la culpa» (OO.CC. II, n. 2604).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (11/8/19, XIX del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 12,32-48: Lo mismo vosotros, estad preparados

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«A Jesús, como Juez, se le supone siempre lejano; a Jesús como Amigo se le ve encima. Jesús Juez impone la terrible obligación y necesidad de la cuenta estrechísima de toda nuestra vida, es verdad; pero, por funesta ilusión que nos hacemos de que lo lejano no va a llegar nunca, esa obligación de la cuenta total nos pesa y aterra menos que la que nos impone en cada hora del día presente la fidelidad a la amistad de Jesús. Ante el Juez lejano engañamos y adormecemos nuestra conciencia diciéndole: “Ya me arrepentiré y me haré bueno”. Ante el Amigo de cada minuto, del Sagrario, no hay más remedio que o serle fiel al minuto o evitar su amistad, no darse por enterado de ella… Y esto ¿no es huir de Jesús Amigo más que de Jesús Juez? ¡Pobre Amigo Jesús!» (OO.CC. II, n. 3044).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (4/8/19, XVIII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 12,13-21: ¿De quién será lo que has preparado?

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«¡Qué!, ¿no vale más que el millón de pesetas diario vuestra Comunión diaria y en comparación de ella no valen menos que una perra chica esos centimillos de bien o de gusto de que os privan esas crucecitas de cada hora? Y ¿es cuerdo que dejéis de disfrutar del bien grande de vuestras mañanas para atormentaros con el ansia de bienes de a centimillo o con el sufrimiento de males de a maravedí? Marías, Marías, ¡si tuvierais no solamente fe, sino espíritu de fe, vuestra Comunión diaria ¡cómo os quitaríais de mendigar centimillos de bienes de tierra y viviríais en la paz inalterable y en el gozo, que supera a todo sentir de lo bueno del cielo de vuestras mañanas de Sagrario! Marías ¡gozad todo el día de vuestra Comunión de cada mañana! Es decir: ¡Contentaos con Jesús!» (OO.CC. n. 2731).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (28/7/19, XVII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 11,1-13: Pedid y se os dará

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«El amén con que nuestro Señor Jesucristo cierra su oración tiene un doble sentido: de ratificación y de aceptación anticipada. En cuanto significa ratificación de lo que pedimos en unión con Jesús, nuestra Cabeza y nuestro Hermano mayor, y de todos nuestros hermanos los hombres, el amén de nuestra oración equivale a decir a nuestro Padre celestial: Ésta es nuestra voluntad, éste nuestro deseo de verdad, sin rutinas ni distracciones… Con la mayor sinceridad y necesidad de que somos capaces, te decimos que esto es lo que de Ti queremos y pedimos. En cuanto significa aceptación anticipada, el amén de nuestro Padrenuestro es una concisa y a la par expresiva fórmula de rendimiento de juicio y de gracias a la voluntad de nuestro Padre. Esto te hemos pedido, Padre celestial, y porque sabemos de cierto que esto y mucho más de esto nos has de conceder en la forma que más te guste y a nosotros nos convenga, antes de ver el fruto de nuestra oración y de tu misericordia, te decimos ¡Amén! ¡Muy conformes con lo que nos des! ¡Muy agradecidos a tu bondad en escucharnos y atendernos! ¡Así sea!» (OO.CC. I, n. 1087).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (21/7/19, XVI del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,38-42: Marta lo recibió. María ha escogido la mejor parte

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Jesús se ha sentado a descansar en la casa de Marta, María y Lázaro en la Betania de sus consuelos y desagravios: Marta se agita e inquieta de acá para allá preparando la comida del Maestro y de sus amigos. María, ajena a todos los preparativos se sienta a los pies del Maestro para oírlo. Marta se queja ante Él de la inmovilidad de su hermana, y al paso que para aquélla hay un reproche, aunque cariñoso y paternal, para María hay una aprobación solemne: «María ha escogido la mejor parte, que no le será quitada». ¿Cuál era esa mejor parte? Según el Evangelio, ésta: María, sentada a los pies de Jesús, oía su palabra. ¡Oír a Jesús! ¡Dedicarse a esto sólo: a oír a Jesús! ¡Y dedicarse por toda la vida a oír a Jesús en su estado de palabra callada del Sagrario! ¡Cuántos misterios de gloria de Dios y cuántos misterios de santificación excelsa para nosotros están encerrados en esa oración de oír a Jesús-Hostia callada del Sagrario! Con el favor de Él ya os iré levantando el velo de ese desconocido mundo de misterios y secretos del silencio de Jesús» (OO.CC. I, n. 991).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (14/7/19, XV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,25-37: ¿Quién es mi prójimo?

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Saltando sobre intenciones arteras y sobre prejuicios de raza, para la respuesta buena del enemigo, Jesús tiene un elogio, así como para la acción buena del enemigo, no sólo un elogio, sino dos consejos de vida: “Haz eso y vivirás; ve y haz tú lo mismo”. ¡Y cuántas veces se ve a Jesús en su Evangelio premiando y elogiando con una mirada benévola o con una palabra de aprobación las cosas buenas de sus enemigos! Y cuando miro a Jesús abandonado en tantos Sagrarios y busco explicaciones a aquel amor tan paciente, tan incansablemente paciente, y tan injustamente desairado, alguna vez paréceme encontrarlo en la magnanimidad de su Corazón que está pagando con los beneficios de su presencia las cosas buenas que alguna vez han hecho o hacen los vecinos malos de sus Sagrarios. Almas tacañas en dar a los enemigos y en discutir hasta el céntimo lo que les debéis, ¿se parece vuestro proceder al del Corazón de Jesús elogiando y pagando lo bueno de sus enemigos, por muy enemigos que sean? No olvidemos: que el ser malos nuestros enemigos no nos autoriza a serlo nosotros» (OO.CC. I, n. 356).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (7/7/19, XIV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,1-12. 17-20: Descansará sobre ellos vuestra paz

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Yo no digo que se haya negado ni aun olvidado, pero sí algo tenido menos en cuenta, la respuesta y por consiguiente, la solución que el mismo Jesucristo propuso la primera vez que Él presentó este problema de la escasez de operarios. “La mies abundante, los operarios pocos”, ése es el problema, y la solución esta: “Rogad, pues al Señor de la mies que envíe operarios a su mies”. ¡Claro es! ¿Cómo no va a ser obra de gracia de Dios el envío de operarios a su mies, y por consiguiente obra que hay que realizar orando, si es obra de mucha abnegación, de mucha preservación, de mucha purificación, de mucha perseverancia, y esto todo es puramente sobrenatural?» (OO.CC. II, n. 1963).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (30/6/19, XIII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Lc 9,51-62: Tomó la decisión de ir a Jerusalén. Te seguiré adonde quiera que vayas

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«La religión de Jesús es la sola que exige, preserva y vigoriza la libertad individual verdadera; pero no porque sea libre su seguimiento y observancia deja de ser obligatoria y con la obligación más urgente e indeclinable de todas. ¡Qué clara y elocuentemente enseñan la urgencia y trascendencia de la obligación de seguir a Jesús guardando su religión, los si condicionales de Él que me resta presentaros! El Maestro, como hasta ahora habéis visto, ha dicho: «El que quiera, si quieres, si queréis…» Pero ¿y si no se puede o no se quiere querer? Veréis qué hace Jesús con la libertad para que pueda y quiera y no se vuelva atrás sin dejar de ser libre» (OO.CC. I, n. 1575).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (viernes 28/6/19, Sagrado Corazón de Jesús)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2019

Lc 15,3-7: ¡Alegraos conmigo! He encontrado la oveja que se me había perdido

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Conocer al Corazón de Jesús por el Evangelio. No conozco guía más seguro ni más enterado, ni más a nuestro alcance. En cada página, ¿qué digo?, en cada hecho, en cada sentencia, en cada partícula y hasta en cada signo del Evangelio, palpita el Corazón de Jesús. En él no hay letra ni signo que no suene, huela, sepa, a amor. Suprimid el sentido de esa palabra en el Evangelio y lo trocaréis de libro de la Vida, de la Luz y de la Paz, en fábula de absurdos y quimeras. El Evangelio es la conjugación de los grandes verbos del corazón: amar y entregarse» (OO.CC. I, n. 240).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.