El Evangelio a la lámpara del Sagrario (10/11/19, XXXII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2019

Lc 20,27-38: No es Dios de muertos, sino de vivos

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Cada vez que anunciabas a los tuyos que habrías de resucitar de entre los muertos, antes les asegurabas que habrías de morir, y hasta les describías el proceso de ignominias de tu muerte; y los evangelistas casi siempre ponen el mismo comentario a tus vaticinios: “Mas ellos no entendieron una palabra”, “no lo entendían”… Es decir, tus amigos no se habían aún enterado de la Escritura de tu resurrección, porque no se habían enterado tampoco de que tenías que padecer y morir con muerte ignominiosa, y así entrar en la gloria de tu Padre… ¡Morir! ¡Morir! ¡Saber y persuadirnos de que hay que morirnos a nosotros mismos! Esa es la clave de las compenetraciones divinas, del esclarecimiento de los misterios… Por la cruz a la luz. Por la humillación a la exaltación. Por la muerte a la vida. ¡Y qué trabajo le cuesta a nuestra naturaleza soberbia entender eso! Después de haber visto resucitado a su Maestro multitud de veces, y de haberse recreado en su contemplación y enseñanza, todavía insinúa el texto sagrado que sus amigos no se habían enterado de la naturaleza y alcance de su triunfo» (OO.CC. I, n. 1380).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (3/11/19, XXXI del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2019

Lc 19,1-10: El hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Zaqueo baja y baja corriendo para llegar a Jesús. ¡Misterios de los caminos del Señor! Al que es el sólo Altísimo no se va sino bajando… Zaqueo baja de su falsa altura, se une a Jesús que lo espera y gozoso lo entra en su casa. Si el hambre de él lo hizo detener, la humildad lo hizo entrar… ¡Con qué gusto se deja recibir Jesús de los humildes!» (OO.CC. I, n. 1215).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (1/11/19, Solemnidad de todos los santos)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2019

Mt 5,5-12: Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en el cielo

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Y como la caridad en la vida presente es raíz y vida de la fe, y de la esperanza, y de las virtudes, y los dones, y los frutos, y las bienaventuranzas, y la unión mística con Dios, y en la vida futura es resurrección de la carne y unión de amor consumado e indisoluble con Dios, los aumentos de la caridad por las buenas digestiones de la Hostia son aumentos y seguridades de posesión de todas las demás cosas que con ellas son, vienen y viven» (OO.CC. I, n. 1161).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (27/10/19, XXX del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2019

Lc 18,9-14: El publicano bajó a su casa justificado y el fariseo no

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«La soberbia condena a desagradar a Jesús aun con obras buenas. ¡Qué terminantemente lo prueba la parábola del fariseo y del publicano! Aquél llevaba a su oración obras buenas, el ayuno, la limosna, el culto de Dios, no ser adúltero…; éste llevaba miserias, robos, pecados… Pero el fariseo se tenía por el mejor de los hombres, y el publicano por el más pecador, y por la virtud divina de la humildad, las obras malas del pecador se truecan en buenas, y por la virtud diabólica de la soberbia, las obras buenas del que se tenía por justo se truecan en malas; y el pecador sale de su oración amigo de Dios, y el soberbio justo, enemigo» (OO.CC . I, n. 1114).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (20/10/19, XXIX del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2019

Lc 18,1-8: Dios hará justicia a sus elegidos que claman ante él

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Alma, ahí tienes a tu Padre celestial. Sin obligación, sin necesidad ninguna, sólo por amor a ti y para ganarte del modo más glorioso para Él y para ti, se ha hecho viñador, con todas las contingencias de los agricultores de la tierra. Pudiendo sembrar, cultivar y cosechar sin trabajar, trabaja siempre; pudiendo hacerlo Él solo, liga, condiciona su trabajo y su poder con causas inferiores, con libertad de hombres flacos y tornadizos y con insidias de demonios envidiosos…; pudiendo llegar hasta el fin en un solo instante, se pone a esperar con una paciencia sin prisa que sobrepuja a todas las paciencias de la tierra.

Alma, ése es tu Padre celestial, no ese Juez siempre espiando, ni ese Rey de perpetuo ceño duro, ni ese Señor envuelto en nubes y resplandores inaccesibles; ése es el Padre revelado y enseñado por mi Hijo en su Evangelio… Medítalo, trátalo así, métele en lo hondo de tu corazón, así, y verás cómo al miedo de Dios por tus miserias, que esteriliza y acobarda, reemplaza el temor filial de Dios que endereza y levanta; al escándalo y a la confusión por los triunfos aparentes de la impiedad sucede la confianza que agradece y marcha tranquila, que a las impaciencias turbadoras ante semillas frustradas, cultivos arrasados y cosechas malogradas, sigue la paz para comenzar cada mañana la labor dejada con tristeza la tarde antes, con la alegría de la mañana del día primero…» (OO.CC. I, nn. 1211-1212).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (13/10/19, XXVIII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2019

Lc 17,11-19: ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios más que este extranjero?

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¿Voy cada día a mi Padre y le manifiesto, con humildad y confianza, mis necesidades esperando con fe en su amor y poder, que me las remediará? ¿Recibo con recto deseo y gratitud el pan que me ofrece cada día, espiritual y material, sobre todo la sagrada Comunión y la lectura espiritual? ¿Procuro aprovecharme de todo lo que Él da de sustento a mi alma y cuerpo para mejor cumplir su voluntad divina…? ¿Abandono mis ministerios buscando el pan en cosas ajenas a ellos?» (OO.CC. II, n. 2639).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (6/10/19, XXVII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2019

Lc 17,5-10: ¡Si tuvierais fe!

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Semejante es el reino de los cielos, dices Tú, Jesús mío, en el Evangelio, a un poco de levadura que hace fermentar una gran cantidad de masa y la prepara para ser buen pan. Antes era la semilla más pequeña, la mostaza, que produce un árbol grande; otra vez será el rebañito reducido; otra, el parvulillo, y siempre lo pequeño, lo insignificante, lo despreciado, lo que lleva tu preferencia para dar a conocer a los hombres el modo de ser, de nacer, de vivir, de engrandecerse tu reino sobre la tierra. Como dice san Beda, Tú has querido que la ley y la condición del crecimiento y de la prosperidad de tu Iglesia y de las almas que son tu reino, sea la humildad. Ser poca cosa, tenerse en poco, valer poco, que son títulos para que el mundo desprecie, son los más fuertes atractivos de tu mirada y los más robustos cimientos para tu acción en nosotros. ¿No es esa misma la ley de tu gloria sobre la tierra? Para salir del mundo como Señor de la vida y de la muerte, entras en él por la desvencijada puerta de un establo; para tu primer templo escoges un pesebre; para tu primer trono, unas pajas y unos pobres pañales…; ¡lo pequeño, lo poco!, dándote materia, ocasión y fundamentos para tus grandes obras» (OO.CC. I, n. 1389).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (29/9/19, XXVI del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de septiembre de 2019

Lc 16,19-31: Recibiste bienes, y Lázaro males. Ahora él es aquí consolado y tú atormentado

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«Contra la tentación de impureza y diversiones desordenadas, la contemplación de la parábola del Hijo pródigo que, por divertirse desenfrenadamente y vivir lujuriosamente, perdió fortuna, casa y cariño de familia, salud, amigos y comida, y vino a parar a cuidar cerdos y alimentarse escasamente de lo que a éstos sobraba… y también la parábola del rico Epulón, con los banquetes opíparos y lujos irritantes trocados en fuego y sed rabiosa, en el lugar de los tormentos y las llagas y hambres y paciencia de Lázaro, premiadas con la paz del Seno de Abraham» (OO.CC. I, n. 1062).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (22/9/19, XXV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de septiembre de 2019

Lc 16,1-13: No podéis servir a Dios y al dinero

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«A Jesús, como Juez, se le supone siempre lejano; a Jesús como Amigo se le ve encima. Jesús Juez impone la terrible obligación y necesidad de la cuenta estrechísima de toda nuestra vida, es verdad; pero, por funesta ilusión que nos hacemos de que lo lejano no va a llegar nunca, esa obligación de la cuenta total nos pesa y aterra menos que la que nos impone en cada hora del día presente la fidelidad a la amistad de Jesús. Ante el Juez lejano engañamos y adormecemos nuestra conciencia diciéndole: «Ya me arrepentiré y me haré bueno». Ante el Amigo de cada minuto, del Sagrario, no hay más remedio que o serle fiel al minuto o evitar su amistad, no darse por enterado de ella… Y esto ¿no es huir de Jesús Amigo más que de Jesús Juez? ¡Pobre Amigo Jesús!» (OO.CC. II, n. 3044).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (15/9/19, XXIV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de septiembre de 2019

Lc 15,1-32: Habrá más alegría en el Cielo por un pecador que se convierta

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«Tristeza de los pecadores, aun de los que ríen y alborotan por fuera, ¡qué amarga y pegajosa eres! El Hijo pródigo del Evangelio, llevado por sus lujurias a trocar las honestas delicias y comodidades de la casa paterna por la vida miserable y dura de un porquero, ¡qué horrible ejemplo de esa roedora tristeza! Los males ajenos: Pueden ser causa de tristeza del alma que, por compasión a los que sufren, los siente como propios. Ésa es precisamente la noción y el oficio del misericordioso, o miserum cor, del corazón que se siente miserable compadeciendo la miseria de su prójimo. Y como este mal, aunque ajeno, se llega a sentir como propio, produce también su tristeza. El ejemplo soberano de esta tristeza nos lo da el Corazón de nuestro misericordiosísimo Jesús sintiendo aquella tristeza de muerte que le hace sudar sangre, más que por los tormentos que veía venir sobre Él en su inminente pasión y muerte, por los pecados con que sus hermanos los hombres habían de inutilizar y pisotear la sangre que por ellos iba a derramar» (OO.CC. III, n. 4090-4091).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.