Nuevo Directorio para la catequesis (octubre 2020)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de octubre de 2020.

«En la fe y para la fe»: ¿Por qué un nuevo Directorio para la catequesis?

En menos de 50 años la Iglesia universal nos ha regalado tres Directorios para la Catequesis. Este hecho señala la gran importancia que ocupa la catequesis en el proceso evangelizador. Igualmente nos recuerda que la catequesis, en su deseo de mantener la doble fidelidad a la que está llamada (Dios y hombre) tiene que ir adaptando criterios, contextos y metodologías ya que el hombre y la sociedad se ven expuestos a cambios constantemente.

En el ámbito catequético nos hemos regido por dos documentos muy valiosos que nos han ido dando luz en el camino de la transmisión de la fe. El primero de ellos lo publicó en 1971 la Congregación para el clero con el título Directorio catequístico general en el que se recogía el esfuerzo de muchas Iglesias locales que durante el postconcilio habían ido elaborando sus reflexiones catequéticas. Más tarde, en 1997, la misma Congregación publicó el Directorio general para la catequesis que nos ha acompañado hasta este año. Este segundo Directorio es un texto magistral, equilibrado y hermoso que sitúa la catequesis en un marco evangelizador y de llamada a la conversión en el que la figura del catequista es imprescindible.

Enmarcado en la actualidad
Finalmente, en el pasado mes de julio se presentó en Roma el nuevo Directorio para la catequesis que, a fecha de hoy, no ha sido publicado todavía en España, aunque sí en castellano, en la edición del CELAM. Este nuevo Directorio nace con vocación misionera ya que está enmarcado en el sentir eclesial actual, de salida misionera y de primer anuncio, a los que el papa Francisco nos llama. Aunque este Directorio no sale de la nada, sino que varios acontecimientos han hecho que ahora vea la luz, asumiendo la estela de los dos anteriores directorios.

En 2010, durante el pontificado de Benedicto XVI se creó el Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización (PCNE) que tiene como tarea la de alentar y coordinar muy distintas actividades en torno al anuncio del Evangelio en su diálogo con las culturas contemporáneas. A este Pontificio Consejo fueron transferidas en 2013 las competencias sobre catequesis que hasta entonces las venían asumiendo desde la Congregación del Clero. La creación del PNCE fue, sin duda, el acontecimiento que generó el deseo de elaborar un nuevo directorio o de adaptar el anterior.

A este acontecimiento y al nuevo contexto desde el cual se «piensa» la catequesis, se suma la publicación en noviembre del 2013 de la exhortación apostólica Evangelii gaudium que supone un gran espaldarazo a la urgencia del anuncio del Evangelio y a la conversión misionera. El mismo papa Francisco señala en este documento que «cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual. En realidad, toda auténtica evangelización es siempre nueva» (n. 11).De la misma manera la convocatoria del Año de la Misericordia en 2015 durante el cual se celebró, en la Ciudad Eterna, el Jubileo de los catequistas facilitó la reflexión en el ámbito catequético. Este Jubileo estuvo precedido de un Congreso catequético que supuso un nuevo impulso a la relectura del anterior Directorio. Se mantuvieron encuentros con expertos y por áreas geográficas del mundo además de los trabajos y conferencias, abiertas para todos los catequistas que pudieron participar.

El papel de los expertos
Así pues tenemos por delante la tarea de asumir un documento eclesial que ha surgido del empeño de muchos expertos que, a la luz del magisterio y de los nuevos paradigmas culturales y sociales, han pensado una catequesis más fiel al hombre contemporáneo. El mismo Directorio nos sugiere la razón última de su elaboración en su n. 396 que al hablar de la inculturación y la enseñanza de la fe nos dice que ha de hacerse «en la fe y para la fe». «En la fe» porque ha sido elaborado en la tradición de la Iglesia desde el magisterio actual asumiendo los retos que nos recuerda el papa Francisco. «Para la fe» porque el Directorio es un instrumento para el impulso y la vivencia de la fe a través de los procesos catequéticos y de iniciación cristiana.

Iremos conociendo juntos, a través de El Granito, este documento eclesial para que como Familia Eucarística Reparadora vivamos con la Iglesia el gran amor que san Manuel González tuvo por la catequesis.

Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Granito de Arena, Nuevo Directorio para la catequesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *