Lectura sugerida (septiembre 2020)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2020.

Para sumergirse en el Misterio

El libro que proponemos este mes, Esto es mi Cuerpo, editado por primera vez en 2005, por Monte Carmelo, es una auténtica joya de espiritualidad eucarística, muy apropiada para quien desee ahondar en el Misterio de nuestra fe desde fuentes profundas, arraigadas en la tradición de la Iglesia.

Esto es mi cuerpo
Subtítulo: La Eucaristía a la luz del ‘Adoro te devote’ y del ‘Ave verum’
Autor: Raniero Cantalamessa
Año: 2005 – Páginas: 190
Editorial: Monte Carmelo
Precio: 12,00 €

La obra recoge las meditaciones que el Padre Raniero Cantalamessa pronunció en presencia de san Juan Pablo II, durante el Adviento y la Cuaresma del año de la Eucaristía. En ellas se propone un recorrido a través de las estrofas de un antiguo himno eucarístico, el Adoro te devote, desentrañando tanto los aspectos teológicos que subyacen al texto, como las actitudes interiores con que nos invita a acercarnos al Sacramento del altar.

Teología e invocación
En efecto, «en cada estrofa del Adoro te devote hay una afirmación teológica y una invocación que es la respuesta del orante del alma al misterio». Así la lectura ofrece, por un lado, una sólida doctrina eucarística, a la par que resulta alimento sustancioso para la contemplación y la adoración al disponernos para un acercamiento personal a Cristo Eucaristía.

El libro se compone de ocho capítulos, siete de los cuales corresponden a cada una de las estrofas del Adoro te devote. Culmina con el octavo, dedicado a otro himno eucarístico nacido en el mismo clima teológico y espiritual: el Ave verum.

Estos textos antiguos, que han acompañado a la Iglesia durante siglos en la celebración y vivencia del Misterio Eucarístico, son una fuente llena de vitalidad y de frescura en la que nutrir nuestra comprensión y nuestra propia experiencia de fe eucarística. Las imágenes que se evocan, las figuras que se hacen presente, el lenguaje en que se envuelven son de una finura, una belleza y una profundidad capaz de abrirnos horizontes nuevos.

El estilo del autor fue definido por el mismo papa san Juan Pablo II como un «soplo espiritual», según la carta que él mismo le dirigió al concluir el ciclo de predicaciones y que viene recogida en las primeras páginas.

Resonancias carismáticas
Es interesante descubrir en el texto algunas coincidencias muy concretas con escritos de san Manuel González, tal como la reflexión que el autor propone acerca del concepto de devoción y las diferentes interpretaciones que se le dieron a lo largo de la historia, donde resuena con claridad la meditación que san Manuel presenta en el libro Así ama Él, hablando de la devoción de Jesús al Padre como elemento esencial del espíritu de Cristo. Las palabras de quien fue llamado el obispo de la Eucaristía también acuden pronto a la memoria cuando uno se encuentra pasajes como aquel en el que el autor constata: «el peligro más grave que corre la Eucaristía es el acostumbramiento». O aquel otro en que afirma: «lo que más le entristece es quizá la frialdad de los suyos», por mencionar solo algunos fragmentos.

El autor
Raniero Cantalamessa, sacerdote de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos, fue designado predicador de la Casa Pontificia por san Juan Pablo II en el año 1980 y sucesivamente confirmado en este cargo por Benedicto XVI y también por el papa Francisco. Además de sus escritos de carácter científico sobre los orígenes del cristianismo, la cristología de los Padres y otros temas, ha publicado numerosos libros de espiritualidad, muchos de ellos surgidos de las predicaciones en el Vaticano y traducidos a una veintena de lenguas.

Mª Cecilia Appendino Vanney, m.e.n.
Publicado en El Granito de Arena, Lectura sugerida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *