El Evangelio a la lámpara del Sagrario

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de junio de 2020

Letanías a Jesús Eucaristía (I)

En junio, mes del Corazón de Jesús, mes en el que la Iglesia celebra la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, ofrecemos una serie de alabanzas a Jesús Eucaristía, entresacadas de los escritos de san Manuel y que nos invitan a adorarle con las mismas palabras con que él lo hacía. En el próximo número ofreceremos una segunda serie.

  • Señor, ten piedad. Señor, ten piedad
  • Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad
  • Señor, ten piedad. Señor, ten piedad
  • Cristo óyenos. Cristo, óyenos
  • Cristo escúchanos. Cristo, escúchanos
  • Dios, Padre celestial. Ten piedad de nosotros
  • Dios Hijo, Redentor del mundo. Ten piedad de nosotros
  • Dios, Espíritu Santo. Ten piedad de nosotros
  • Trinidad Santa, un solo Dios. Ten piedad de nosotros
  • Jesús del Evangelio. Eucaristízanos
  • Jesús del Sagrario. Eucaristízanos
  • Jesús humilde y bueno. Eucaristízanos 
  • Jesús tan callado. Eucaristízanos 
  • Jesús tan paciente. Eucaristízanos 
  • Jesús tan desairado. Eucaristízanos 
  • Jesús abandonado. Eucaristízanos 
  • Jesús en su vida de Hostia. Eucaristízanos 
  • Jesús sacramentado. Eucaristízanos 
  • Jesús pobre. Eucaristízanos 
  • Jesús espoleado. Eucaristízanos 
  • Jesús solo. Eucaristízanos 
  • Jesús vivo en el Sagrario. Eucaristízanos 
  • Nuestro Jesús. Eucaristízanos 
  • Jesús sacrificado en la Santa Misa. Eucaristízanos 
  • Jesús suspendido de los clavos. Eucaristízanos 
  • Jesús en cruz. Eucaristízanos 
  • Jesús Sacerdote y Víctima. Eucaristízanos 
  • Jesús de mi Comunión. Eucaristízanos 
  • Jesús vivo por el hombre. Eucaristízanos 
  • Jesús inmolado. Eucaristízanos 
  • Jesús mío. Eucaristízanos 
  • Jesús asediado. Eucaristízanos 
  • Jesús presencia real. Eucaristízanos 
  • Jesús Redentor encarnado y sacramentado. Eucaristízanos 
  • Rey Jesús. Eucaristízanos 
  • Amigo Jesús. Eucaristízanos 
  • Jesús generoso y espléndido. Eucaristízanos 
  • Jesús sereno. Eucaristízanos 
  • Jesús buscado y seguido. Eucaristízanos 
  • Jesús querido, discutido y odiado. Eucaristízanos 
  • Jesús íntimo. Eucaristízanos 
  • Jesús transfigurado. Eucaristízanos 
  • Jesús preso y atado. Eucaristízanos 
  • Jesús abofeteado y escupido. Eucaristízanos 
  • Jesús condenado a muerte y ejecutado en un patíbulo. Eucaristízanos 
  • Jesús acompañado. Eucaristízanos 
  • Jesús radiante de luz y de gloria. Eucaristízanos 
  • Jesús triunfante. Eucaristízanos 
  • Jesús traicionado. Eucaristízanos 
  • Jesús Dios y Hombre verdadero. Eucaristízanos 
  • Jesús Maestro. Eucaristízanos 
  • Jesús Sacerdote–Hostia. Eucaristízanos 
  • Jesús dulce y delicado. Eucaristízanos 
  • Jesús manso y humilde. Eucaristízanos 
  • Jesús de ayer y de hoy. Eucaristízanos 
  • Jesús escondido. Eucaristízanos 
  • Jesús indefenso. Eucaristízanos 
  • Jesús que te mira en el Sagrario. Eucaristízanos 
  • Jesús Eucaristía. Eucaristízanos 
  • Jesús Maestro y Señor de toda la Familia Reparadora. Eucaristízanos 
  • Jesús de sus Sagrarios abandonados. Eucaristízanos 
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Escúchanos, Señor
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Ten piedad de nosotros
  • Sé propicio. Ten misericordia de nosotros
  • Jesús Sacerdote. Óyenos
  • Jesús Eucaristía. Bendícenos

Oración final
«Corazón doliente y perseguido de Jesús, consuélate y recréate en el amor reparador de tus Marías y tus Discípulos que, con su palabra, sus lágrimas, sus sudores y sus obras de sacrificio no se cansan de proferir el grito de la lealtad: Aunque todos… yo no. Gloria, gratitud y petición al Corazón de mi Jesús Sacramentado por esas Marías, las de mi diócesis, las de España, las del mundo, esas locas de tu Sacramento abandonado, esas revolucionarias de las conciencias dormidas, de los corazones duros y de las almas olvidadizas, esas incendiarias de los pueblos todo hielo para con el Jesús de sus Sagrarios, esas heroínas que, a fuerza de repetir heroicidades han hecho vulgar lo heroico, esas… ¡Dios mío, otra vez, qué pobre es nuestro vocabulario! ¿cómo llamarlas con nombre propio? Y ¿cómo dar gracias cumplidas por esas mujeres y esas hazañas sin nombre? ¡Gloria, gratitud y petición! por esos Discípulos de san Juan con su valor en pisotear respetos humanos y dar la cara por Ti y pasarse las noches en vela para acompañarte en los Sagrarios sin hombres, y por esos Niños Reparadores, de palabras graciosas, de requiebros ingenuos, de santas precocidades…! ¡Corazón de Jesús! ¡Todo para gloria tuya!» (OO.CC. I, n. 688).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *