Cartelera recomendada (mayo 2020): El hombre que conocía el infinito

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de mayo de 2020.

Un Dios aliado de la ciencia

El hombre que conocía el infinito nos descubre la historia del genio de las matemáticas de origen indio, Srinivasa Ramanujan, que rompió estereotipos y barreras socioculturales al conseguir ingresar en la Universidad de Cambridge. Una historia real que llevará a este joven, profundamente religioso, de intelecto único, y a un inglés ateo, científico de gran prestigio, a colaborar juntos hacia un hallazgo a favor de la ciencia y de la Humanidad.

El hombre que conocía el infinito

Duración: 104 minutos
Año: 2015
País: Reino Unido
Género: Drama. Biográfico
Director: Matt Brown
Reparto: Dev Patel, Jeremy Irons, Toby Jones, Stephen Fry
Dónde verla: DVD, YouTube

Dónde verla: DVD, YouTube, Google Play Películas desde 15,99€ y Amazon Prime Video

India colonial, 1913. Srinivasa Ramanujan es un joven autodidacta de 25 años que fracasó en la universidad debido a su estudio casi obsesivo y aislante de las matemáticas. Decidido a dedicarse a su pasión, a pesar del rechazo y la burla de sus compañeros, ingresa en el Trinity College de Cambridge bajo la tutela de Hardy (interpretado por Jeremy Irons), un eminente y excéntrico profesor de matemáticas que reconoce su brillantez y peleará sin descanso para conseguir el reconocimiento que su pupilo merece. Con la ayuda de Hardy, el trabajo de Ramanujan evoluciona de tal manera que revolucionará las matemáticas y transformará la forma en la que los científicos explican el mundo.

En lucha por un sueño
Son muchos los obstáculos con los que se encuentra el protagonista a la hora de llevar a cabo lo que siente como la vocación de su vida. En la India de principios del siglo XX, en una familia con fuertes y arraigadas costumbres religiosas, cruzar el océano puede ser causa de deshonra familiar.

Pero no hacerlo podría suponer frenar el desarrollo de lo que él siente como un don que le ha sido dado.

Tomada la difícil decisión, las cosas no le serán más fáciles. En la Inglaterra de aquella época, Ramanujan tendrá que hacer frente a todos los impedimentos que su origen indio supondrá para los estándares sociales de la época. Pero el joven seguirá adelante, entregándolo todo, dejándose humillar y cuestionar por otros, con el fin de demostrar lo que, por intuición, sabe que puede revolucionar el mundo de la ciencia.

Sin apenas estudios, el joven tendrá que enfrentarse, además, a la difícil tarea de demostrar sus teorías. Sin conocer el método ni el lenguaje específico, con el peso de la soledad en un país extranjero a punto de entrar en guerra, Ramanujan seguirá luchando por su sueño. Su única certeza será de su conocimiento sobre los números y el análisis matemático, adquirido, según él, por inspiración divina.

Fe y razón: dones de Dios
El film aborda una cuestión sobre la que se ha dicho y escrito mucho: ¿son compatibles la fe y la ciencia? En la trama se reflejan las posturas clásicas: de un lado, un brillante científico que se dice ateo y se jacta de creer solo en aquello que puede ver y tocar; de otro, un joven indio para quien el propio conocimiento tiene su origen en Dios, y para quien una ecuación no tenía sentido, a menos que representara un pensamiento de Dios. Dos maneras de concebir la realidad y de relacionarse con el mundo que, sin duda, tiene su repercusión en la vida de cada uno de los protagonistas.

Desde la perspectiva cristiana, el magisterio de la Iglesia ha puesto de manifiesto una y otra vez la compatibilidad entre la fe y la razón. «La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo» (FR 1). Tanto la fe como la razón son dones de Dios, los medios con los que el ser humano accede a la verdad. La gracia de Dios ayuda, inspira e impulsa las capacidades racionales del hombre para que llegue a comprender los procesos que rigen la naturaleza, el cosmos y a sí mismo. No otra cosa comprendió nuestro joven matemático.

Dones especiales
Ramanujan fue un chico prodigioso que ha sido dotado de un don especial. Ciertamente su natural comprensión del lenguaje de los números no puede ser sino un don divino. Y, a decir verdad, todos somos agraciados con preciosos dones (quizás no de forma tan ostensible) que tenemos que cultivar y desarrollar responsablemente. En efecto, el Espíritu Santo sigue repartiendo dones y carismas especiales para el crecimiento de toda la Iglesia y, podríamos decir, el progreso de la Humanidad.

Dios sigue bendiciendo a los hombres con sus dones. Por ello, podemos descubrir en esta película motivos para la gratitud, hacia Él y hacia todos los hombres y mujeres que, generosamente, con pasión, sacrificio y entrega, ponen todo su esfuerzo por hacer fructificar sus talentos en beneficio de todos.

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
Publicado en Cartelera recomendada, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *