El Evangelio a la lámpara del Sagrario (22/3/20, Domingo IV de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de marzo de 2020

Jn 9,1.6-9.13-17.34-38: Él fue, se lavó y volvió con vista

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo

«“¿Tú crees en el Hijo de Dios?” (Jn 9,35) No recibas con extrañeza esta mi pregunta, sacerdote mío. Y si no puedes reprimirla déjame que te diga que más pena me causa a Mí hacerla que extrañeza a ti recibirla. ¡Tengo que hacer esa pregunta a tantos y tantas veces! Me veo tratado por muchos de mis bautizados y hasta de mis preferidos de modo tan distinto de como debe ser tratado el Hijo de Dios, que da lugar a que les vuelva a preguntar como a aquel cieguecito de Siloé que, después de curado, no sabía quién era el hombre aquel que le había devuelto la vista: ¿Tú crees en el Hijo de Dios? Pero con esta gran diferencia: que el ciego del milagro podía tener motivos legítimos para no conocerme, ¡ciego de nacimiento, ignorante, obligado a mendigar su sustento, sin una mano que lo hubiera traído a Mí y sin una voz caritativa que de Mí le hubiera hablado!… ¡Pero los otros, los nacidos en familias y pueblos cristianos, los agasajados por mi Corazón, los instruidos en mi Ley, ésos… deben estar enterados de quién es el hombre aquel! ¡Y, sin embargo, ni aun como hombre me tratan!» (OO.CC. I, n. 573).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *