El Evangelio a la lámpara del Sagrario (15/3/20, Domingo III de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de marzo de 2020

Jn 4,5-42: Un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo

«¡La gracia! Ese ser divino que nos hace hijos de Dios y herederos de su gloria, que trueca la ruin arcilla de nuestro ser natural en el rico oro del ser sobrenatural, esa virtud divina que da valor de obras y merecimientos de Dios a nuestras pobres obras, que hace de enemigos de Dios y amigos del demonio, amigos e hijos de Dios y enemigos formidables del demonio… ¡La gracia! ¡Cuánto vale y cuán poco se conoce y se estima!

¡Cuántas veces puede repetir Jesús desde su Sagrario fuente de todas las gracias, la queja que desde el brocal del pozo de Jacob dirigía a la pobre Samaritana: «Si conocieras el don de Dios!». En vez de pedirte Yo a ti agua, tú me pedirías el agua que salta hasta la vida eterna y que quien la bebe no padecerá sed de otras aguas ni de otros goces eternamente. “Señor, dame de esta agua y no tendré más sed…”» (OO.CC. I, n. 1007).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Un comentario

  1. Somos cada uno la samaritana y como ella en sus debilidades, y pecados, Jesus se encuentra con ella como con cada uno de nosotros, pues que queramos encontrarnos con Ely abramos nuestro corazon. Ella contenta lo deja todo hasta el cantaro y vaa decirlo a todos que ha encontrado el aguaviva: Jesus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *