El Evangelio a la lámpara del Sagrario (23/2/20, Domingo VII del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de febrero de 2020

Mt 5,38-48: Amad a vuestros enemigos

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo
«“Sed perfectos, dijo el Maestro, como vuestro Padre celestial lo es”. Ése es el tipo ideal: ahí es a donde quiere elevar Jesús Redentor a sus redimidos. Para conseguir esa perfección compendió todas las reglas y leyes de moral en un solo precepto. “Hoc est praeceptum meum; este es el precepto mío, que os améis los unos a los otros como Yo os he amado”. El nos ha amado hasta el sacrificio: es decir, hasta hacerse Hostia. Su precepto es, pues, que nos amemos hasta hacernos hostias de amor por nuestros prójimos. ¡Jesús mío! ¡Hacerse hostia el egoísta, y duro, y ruin, y avaro, y sensual corazón humano! Aun poniendo tu ejemplo por delante, ¿te atreves a pedir, a esperar, qué digo, a mandar que haya hombres-hostias? Sí, sí, el que dijo: Éste es mi precepto, acababa de decir en esa misma noche: Este es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros; tomad y comed… ¡Precepto y Sacramento del mayor amor! El precepto de la ley se ha hecho posible por el milagro del Sacramento… Dios tendrá imitadores de su perfección porque la Iglesia tendrá Hostias» (OO.CC. I, n. 1164).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *