Cartelera recomendada (febrero 2020): La canción de mi padre (Si solo pudiera imaginar)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de febrero de 2020.

Solo la fe abre caminos de sanación y reconciliación

Bart Millard es el líder de una banda que logra el mayor éxito del góspel con un tema que cuenta con más de dos millones de descargas y versiones en varios idiomas. Esa canción, I can only imagine (Si solo pudiera imaginar), llena de esperanza, esconde la historia de una dura vida de abandonos, abusos y una relación con un padre que grita más que habla y es más propenso a golpear que a abrazar.

La canción de mi padre (Si solo pudiera imaginar)

Duración: 110 minutos
Año: 2018
País: Estados Unidos
Género: Drama, basado en hechos reales
Dirección: Andrew Erwin, Jon Erwin
Reparto: J. Michael Finley, Dennis Quaid, Cloris Leachman
Dónde verla: DVD
Más información: lacanciondemipadre.es

Basada en la historia real que inspiró la exitosa canción, La canción de mi padre cuenta la vida de Bart Millard y su traumática infancia. De niño sufrió el abandono de su madre y constantes agresiones físicas y psíquicas por parte de su padre. Su infancia en Texas y la relación con su progenitor le inspiraron para componer la canción que le hará saltar a la fama. En Hispanoamérica se la ha titulado Si solo pudiera imaginar.

Pero el éxito no llega de inmediato. Componer no es tarea fácil; para hacerlo bien hay que poner, en ello, toda la vida. Y cuando en la vida hay algo desencajado, las canciones no transmiten la pasión necesaria para llegar al público. Por eso, ante el aparente fracaso de su banda de música, Bart comprende que tiene que reparar primero su herida interior, lo que le obliga a regresar a casa y a afrontar su complicado pasado. Un reencuentro nada fácil, donde solo la fe puede abrir la posibilidad de la reconciliación.

En casa, su padre afronta su peor momento. Diagnosticado de una enfermedad terminal, se cuestiona el sentido de su vida; una vida que descubre vacía y plagada de errores. Ante la desesperación busca refugio en la Biblia y eso cambia su vida. Acaba redescubriendo el amor que siente por su hijo, pero no va a ser fácil restaurar una relación que lleva años dañada.

El poder de la fe
La canción de mi padre es una película que nos habla de la necesidad de ser amados, especialmente en la infancia. Es en los primero años de vida cuando se forja la personalidad del ser humano, por ello, las experiencias vividas en esa etapa van a marcar para siempre. Desde la psicología se dice que es de crucial importancia que el niño crezca en un ambiente que le ofrezca seguridad y confianza, pues de ello va a depender la imagen que se forme del mundo y su futura relación con él. Esta película nos muestra la veracidad de esa afirmación, pero va más allá. Nos hace constatar la capacidad de adaptación del ser humano, capaz de recomponerse a los traumas más difíciles; y sobre todo nos habla del poder de la fe. Solo la fe es capaz de dar un sentido pleno a la vida; solo la fe nos hace capaces de abrirnos al arrepentimiento y al perdón; solo la fe nos puede hacer experimentar un amor mucho más grande que el que nosotros mismos podríamos dar.

El film muestra lo difícil que es seguir el mandato de Jesucristo de amar a los enemigos, y más cuando el único recuerdo que se tiene es de sufrimiento y dolor, y ha sido provocado por el propio padre. Pero sabemos que lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios. Quien se deja tocar por el amor de Dios está abriendo la puerta a lo imposible. Dios quiere y puede transformar la vida, liberar el corazón y hacerlo capaz de amar, incluso, a los que nos hacen mal. Solo necesita que le abramos una rendija por donde poder entrar.

Los caminos de Dios
Dice san Pablo en su carta a los romanos que «a los que aman a Dios todo sirve para el bien» (Rm 8,28). A veces, una situación inesperada, un contratiempo, una enfermedad, o un fracaso profesional pueden ser oportunidades privilegiadas para el encuentro con Dios. Así lo refleja la película. Pero solo es posible descubrirlo y vivirlo así si lo vemos con los ojos de la fe.

Podemos estar seguros de que Dios nunca permitiría una mal si no fuera a sacar un bien mayor. ¡Cuántas oportunidades para confiar nos ofrece Dios a lo largo de nuestra vida! Solo una fe viva es capaz de hacernos descubrir, en la adversidad, un camino de encuentro con el Dios de la vida; Aquel que busca por encima de todo nuestra verdadera felicidad.

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
Publicado en Cartelera recomendada, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *