Cartelera recomendada (enero 2020): Fortuna

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de enero de 2020.

El viento sopla donde quiere

A menudo vemos, escuchamos o leemos noticias acerca de inmigrantes y refugiados. A menudo esas noticias van acompañadas de análisis sociopolíticos, debates, posturas u opiniones muy diversas acerca de cómo debería afrontarse esta compleja realidad en nuestro tiempo.

Fortuna

Duración: 102 minutos
Estreno: 1 de enero de 2020
País: Suiza, Bélgica
Género: Drama
Director: Germinal Roaux
Reparto: Bruno Ganz, Patrick d’Assumçao, Yoann Blanc
Dónde verla: Cine

Algo muy distinto se produce dentro de nosotros cuando nos acercamos a personas concretas que han vivido o viven esta situación. Rostros, nombres e historias que nos interpelan desde otra perspectiva, desde la otra orilla. Nos encontramos entonces con «la historia de un ser humano que busca un camino en la existencia» según la define Germinal Roaux , director de Fortuna.

Durante los 102 minutos que dura la película somos introducidos en una de estas historias, la de Fortuna, una niña etíope de 14 años, que pierde todo rastro de sus padres al llegar a las costas italianas y es acogida junto a otros refugiados en una comunidad monástica de los Alpes Suizos, a más de 2000 metros de altitud, rodeados de nieve y frío. Sola, en un país que no conoce y en un idioma que no maneja, Fortuna se enfrenta a una situación de abandono y desamparo.

El largometraje nos invitará, además, a asomarnos a la vivencia de los monjes que les acogen y a descubrir hasta dónde puede llegar el reto de responder a esta realidad desde el Evangelio y desde su consagración.

No es una película de grandes diálogos. Se habla poco pero preciso y con mucha densidad.

Dado que no es una película de cine comercial al uso, más bien busca a un público exigente, capaz de captar la carga simbólica de algunas metáforas que pueden llegar a ser muy potentes. Más aún, nos mueve a entrar en profundidad, en una propuesta contemplativa, que se ofrece como espacio de reflexión y como oportunidad de pensar lo que vemos y se convierte así en un desafío para el ritmo frenético que a veces nos envuelve.

Oración constante
Lo que envuelve en todo caso la vivencia de Fortuna es una oración constante dirigida a María, pidiendo y esperando la ayuda maternal de la Virgen. Una oración que atraviesa todo el film, como una música de fondo.

«¿Qué sabemos exactamente de lo que la otra persona necesita?» es la reflexión que lanza en una de las escenas el prior de la comunidad y nos pone frente a nuestra forma de situarnos ante esa realidad. Ante nuestros análisis, tantas veces superficiales, sobre lo que hay que hacer, sobre lo que es bueno o malo, sobre lo que los demás son, dicen o hacen, esta historia es una llamada a mirar desde otro punto de vista, para descubrir que «el viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va» (Jn 3, 8). Una llamada a confiar y a crear confianza, a plantearnos hasta dónde estamos dispuestos que nos lleve la radicalidad del Evangelio en el encuentro con el otro.

Mª Cecilia Appendino, m.e.n.
Publicado en Cartelera recomendada, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *