Vida FER en el mundo: Cuenca

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de diciembre de 2019.

San Manuel ya está junto a nosotros

El día 16 de octubre de 2019, a las 18.30, en la capilla de la adoración eucarística perpetua de la parroquia de San Esteban Protomártir de Cuenca, el Sr. Obispo de la diócesis, Mons. José María Yanguas, presidió el acto de bendición y entronización de la imagen del santo obispo, Manuel González.


Acompañaron al Sr. Obispo, el Consiliario de la UNER y vicario de la parroquia de San Esteban, D. Anselmo de la Cruz, así como su secretario, el sacerdote D. Pedro José Ruiz Soria. Además, estuvieron presentes, dos Misioneras Eucarísticas de Nazaret, llegadas expresamente desde Madrid, las hermanas Pilar y María Gorette, los miembros de la UNER de Cuenca y un nutrido grupo de fieles.

El acto comenzó con la exposición del Santísimo. A continuación, el Sr. Obispo bendijo la imagen y dirigió una breve homilía a los presentes, en la que recordó que durante su infancia había pertenecido a la obra de los Discípulos de San Juan. A continuación, se leyeron una serie de textos de san Manuel acompañados por canciones de alabanza a Jesús Sacramentado. Se terminó con la bendición solemne y la distribución de una estampa conmemorativa con la efigie de san Manuel.

Cabe preguntarse, ¿por qué una imagen de san Manuel en la capilla de Adoración Eucarística Perpetua ubicada en esta parroquia? Desde hace unos meses, cuando quedó vacante una de las peanas anclada en los muros de esta capilla, al desplazar la imagen de la Virgen de Fátima que en ella descansaba al presbiterio, en una reunión de la UNER surgió la idea de colocar en su lugar la imagen de san Manuel, por su especial predilección por el culto eucarístico, ya que desde 2015 la capilla está dedicada a la adoración perpetua del Santísimo. A ello se unían otras circunstancias que favorecían esta iniciativa.

La primera, el hecho de que la UNER se hubiera implantado en la diócesis conquense en 1914 por el sacerdote D. Joaquín María Ayala, cuya causa de beatificación está en curso, siendo esta diócesis una de las primeras en acoger la obra de las Marías de los Sagrarios abandonados y Discípulos de San Juan.

La segunda que, al menos en la ciudad de Cuenca, el movimiento ha pervivido a lo largo de más de un siglo y, aunque en la actualidad cuenta con pocos miembros y corre serio peligro de desaparecer, pudiera resultar apropiado dejar constancia de ello por medio de la imagen de san Manuel.

La tercera, que habitualmente la UNER se reúne en esta parroquia.

Cuarta, casi toda la doctrina de san Manuel está enfocada a promover el culto eucarístico, el acompañamiento al Señor en el Sagrario, así como a lograr que los fieles contemplen la Eucaristía como centro de la vida cristiana y fuente de santidad. Por ello, su presencia en una capilla de adoración eucarística pudiera animar a los adoradores tanto a encomendarse a él como a descubrir su vida y escritos.

Quinta, san Manuel es un santo contemporáneo, modelo de sacerdotes, el último obispo español canonizado, desconocido por muchos.

Todos estos argumentos se expusieron al párroco, D. Antonio Fernández, quien aun reconociendo que otras personas le habían formulado varias peticiones para ubicar otras imágenes en la peana libre, accedía a lo propuesto por la UNER, si bien la parroquia no podría colaborar económicamente en la adquisición de la imagen.

A continuación, se contactó con el escultor onubense, D. Martín Lagares, quien ya había realizado una imagen del santo para la catedral de Santiago de Compostela. Se aceptaron sus condiciones y se informó a los miembros de la UNER, que estimaron difícil poder reunir la cantidad presupuestada. Por ello, se editaron unos trípticos, con una breve biografía de san Manuel, invitando a los fieles que habitualmente acuden a la capilla de adoración a contribuir económicamente para sufragar la imagen. Tras unos meses de cuestación y a la espera de que el escultor terminase su obra, se fijó el día 16 de octubre como fecha para la inauguración, por coincidir con el III aniversario de la canonización de San Manuel.

Por último, se quiere dejar constancia del agradecimiento de la UNER a la parroquia, así como a todas las personas que, de diversas formas, han colaborado para que la imagen pudiera entronizarse en esta capilla.

Mª del Pilar García Salmerón (Presidenta UNER, Cuenca).

Una María en la Casa del Padre
En la mañana del 31 de octubre, el Señor llamó a su presencia a nuestra hermana Feli, y ella acudió esperanzada y confiada a continuar viviendo, como lo había hecho siempre, al amparo del Altísimo.
Feli, pequeña de estatura y de una talla espiritual que solo Dios conoce, era querida y apreciada por todos, una persona sencilla y humilde a la que echaremos mucho de menos en la parroquia. Dispuesta siempre a regalar una sonrisa, a ayudar en lo que se necesitara, a agradecer las atenciones que recibía, a subrayar lo positivo. Nunca, a no ser por causa justificadísima, faltaba a las reuniones de formación de la UNER y cuánto le emocionó la reciente entronización de la imagen de san Manuel en la parroquia.
Siempre a la sombra del Altísimo, en la iglesia o en la capilla de Adoración. Aquí Feli pasaba muchas horas, tantas como le permitían los achaques que la aquejaban. A veces exclamaba: «aquí es donde mejor me encuentro» o «a mí esto me da la vida», dos expresiones que revelan bien a las claras su condición de alma enamorada de la Eucaristía.
Era María de los Sagrarios, miembro de ANFE (Adoración Nocturna Femenina), de la Acción Católica y de la Adoración Eucarística Perpetua, en la que además de velar los turnos propios cubría las ausencias de otros adoradores. Ofrecía su ayuda con caridad, con alegría y sin darse importancia. Pudiera parecer que al aceptar estas suplencias pensara: «así tengo la oportunidad de prolongar mi misión, quizá de rezar otro rosario, de permanecer más tiempo al amparo del Altísimo». Como intuimos, casi con certeza, continuará viviendo en plenitud a partir de ahora. ¡Descanse en paz, nuestra querida Feli!

Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *