Cordialmente, una carta para ti (noviembre 2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de noviembre de 2019.

Ante la emergencia climática

Apreciado lector: Sabes muy bien que la salud del planeta Tierra está en peligro. Su degradación aumenta de manera alarmante, debido a la contaminación del aire, de los ríos y del mar; debido también a los numerosos incendios forestales, a la abundancia de plásticos abandonados y al uso constante de combustibles fósiles, entre otras muchas cosas. Sí, es un hecho innegable que la salud de nuestro planeta, la salud de nuestra casa común, corre un grave riesgo. Ya no se puede mirar hacia otro lado. El peligro está ahí.

Por lo anterior, la Cumbre del Clima organizada bajo los auspicios de la ONU ha abierto una semana, que comenzó el pasado 23 de septiembre, durante la cual se desarrollaron infinidad de actos y manifestaciones en casi todos los países del mundo. Por lo que respecta a España, cabe destacar que tanto sindicatos como más de 300 organizaciones se han sumado a la huelga mundial con el fin de exigir a políticos y autoridades que tomen medidas urgentes. Concretamente, el viernes, día 27, tuvo lugar en Madrid una multitudinaria manifestación para pedir acciones reales y efectivas contra el cambio climático.

Jóvenes comprometidos
Es muy significativo, estimado lector, que hayan sido los jóvenes, los estudiantes, quienes han llevado la iniciativa en las manifestaciones y protestas. Ellos fueron los que llevaron a efecto cientos de actos, particularmente en los países europeos. Y esto es algo que produce extrañeza, porque no son los países europeos los que más contaminan, sino que más bien son los asiáticos, con China a la cabeza, y aquí no se hicieron notar las manifestaciones. En Europa han proliferado las asociaciones juveniles para exigir un mundo menos contaminado, cosa que no ocurre en la misma medida en los países asiáticos.

Lo cierto es que estas asociaciones de jóvenes estudiantes están siendo vistas con interés por parte de la ONU, desde cuya Secretaría General se hizo público este manifiesto: «Juntos, y gracias a vuestro esfuerzo, podemos y debemos superar esta amenaza y crear un mundo más limpio para todos». Ojalá que se cumpla esta promesa, porque según la opinión de muchos observadores, pasada la semana de las manifestaciones, no se ven proyectos serios ni acciones efectivas para afrontar el peligro que representa la actual crisis climática y el calentamiento global.

Pero no solo son los jóvenes, amigo lector, los que claman contra la actual crisis climática y el calentamiento global, sino que ya lo había hecho el papa Francisco. Así, una buena prueba de ello es su mensaje con ocasión de la V Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, que se celebró el pasado día 1 de septiembre. Comienza su mensaje con estas bellas palabras: «La mirada de Dios, al comienzo de la Biblia, se fija suavemente en la creación. Desde la tierra para habitar hasta las aguas que alimentan la vida, desde los árboles que dan fruto hasta los animales que pueblan la casa común, todo es hermoso a los ojos de Dios, quien ofrece al hombre la creación como un precioso regalo para custodiar».

Sin embargo, se lamenta el pontífice de que la respuesta del hombre ante este regalo ha estado marcada por el pecado, por la codicia de poseer. Egoísmos e intereses particulares han hecho de la creación un lugar de enfrentamientos y ambiciones. Como consecuencia, ha aumentado la degradación y la contaminación de nuestro planeta. Dios regaló al hombre un mundo limpio de gases nocivos y sin residuos tóxicos, pero el hombre lo ha convertido en un lugar cargado de egoísmos, ambiciones y totalmente contaminado. Algo que dice muy poco en favor del ser humano.

Oración y reflexión
En su mensaje papal hizo un llamamiento a la oración y a la reflexión. Respecto a la primera, dijo: «Por lo tanto, insto a los fieles a que se dediquen en este tiempo a la oración que, a partir de una oportuna iniciativa nacida en el ámbito ecuménico, se ha configurado como Tiempo de la creación». Y respecto a la reflexión, manifestó lo siguiente: «Este es el tiempo para reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre cómo nuestra elección diaria en términos de alimentos, consumo, desplazamientos, uso del agua, de la energía y de tantos bienes materiales a menudo son imprudentes y perjudiciales. Nos estamos apoderando demasiado de la creación».

Las anteriores palabras, cargadas de razón y de serias advertencias, deberían hacernos reflexionar, amigo lector, sobre algo tan importante como es el futuro del planeta Tierra, el futuro de nuestra casa común.

Cordialmente,

Manuel Ángel Puga
Publicado en Cordialmente, una carta para ti, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *