El Evangelio a la lámpara del Sagrario (10/11/19, XXXII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de noviembre de 2019

Lc 20,27-38: No es Dios de muertos, sino de vivos

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Cada vez que anunciabas a los tuyos que habrías de resucitar de entre los muertos, antes les asegurabas que habrías de morir, y hasta les describías el proceso de ignominias de tu muerte; y los evangelistas casi siempre ponen el mismo comentario a tus vaticinios: “Mas ellos no entendieron una palabra”, “no lo entendían”… Es decir, tus amigos no se habían aún enterado de la Escritura de tu resurrección, porque no se habían enterado tampoco de que tenías que padecer y morir con muerte ignominiosa, y así entrar en la gloria de tu Padre… ¡Morir! ¡Morir! ¡Saber y persuadirnos de que hay que morirnos a nosotros mismos! Esa es la clave de las compenetraciones divinas, del esclarecimiento de los misterios… Por la cruz a la luz. Por la humillación a la exaltación. Por la muerte a la vida. ¡Y qué trabajo le cuesta a nuestra naturaleza soberbia entender eso! Después de haber visto resucitado a su Maestro multitud de veces, y de haberse recreado en su contemplación y enseñanza, todavía insinúa el texto sagrado que sus amigos no se habían enterado de la naturaleza y alcance de su triunfo» (OO.CC. I, n. 1380).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *