El Evangelio a la lámpara del Sagrario (27/10/19, XXX del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de octubre de 2019

Lc 18,9-14: El publicano bajó a su casa justificado y el fariseo no

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«La soberbia condena a desagradar a Jesús aun con obras buenas. ¡Qué terminantemente lo prueba la parábola del fariseo y del publicano! Aquél llevaba a su oración obras buenas, el ayuno, la limosna, el culto de Dios, no ser adúltero…; éste llevaba miserias, robos, pecados… Pero el fariseo se tenía por el mejor de los hombres, y el publicano por el más pecador, y por la virtud divina de la humildad, las obras malas del pecador se truecan en buenas, y por la virtud diabólica de la soberbia, las obras buenas del que se tenía por justo se truecan en malas; y el pecador sale de su oración amigo de Dios, y el soberbio justo, enemigo» (OO.CC . I, n. 1114).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *