La FER en el mundo: Jaén

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de septiembre de 2019.

Convivencia de fin de curso

Llega junio, y con él, el tiempo de ir clausurando el curso 2018-19, que hemos intentado trabajar para reavivar el don de Dios que hay en nosotros. Nos reunimos en el seminario de Jaén, como ya es tradición, el día 18. Después de los saludos de bienvenida a los miembros de los distintos pueblos y de expresar la alegría de sentirnos parte de una gran familia, la Familia Eucarística Reparadora, comenzamos la jornada con una oración–reflexión. El lema de este curso nos lleva a redescubrir la llamada a ser eucaristías vivas.
La historia del grano de trigo, con ese proceso tan largo, y con frecuencia doloroso, hasta convertirse en pan tierno, nos servirá para profundizar en nuestra vida eucarística. El labrador que con cariño, paciencia y esperanza, prepara la tierra; esa tierra que acoge la semilla y la guarda para que no se la coman los pájaros; las inclemencias del tiempo: sol, lluvia, viento, calor, heladas,… todas imprescindibles para que pueda crecer fuerte y dar el treinta, el setenta o el ciento por uno. De nuevo aparecerá el labrador recogiendo el fruto. Después el molino que convertirá el trigo en fina harina y el panadero que hará el pan. ¡Cuánto esfuerzo y trabajo para el alimento más cotidiano! Pues en él se fija Jesús y se hace Pan de vida.

«Las razones de ser de la Obra» fundamentales en la vivencia carismática, y entregadas por san Manuel en el libro Aunque todos yo no, orientarán el trabajo de grupo y la oración–adoración de la tarde.

A las 13 horas, D. Raúl Contreras, presidirá la celebración de la Eucaristía, origen, centro y meta de todo nuestro ser y hacer.

Y así, sin casi darnos cuenta, llegan las 18:00 horas y para algunas momento de salir corriendo, casi sin despedirse, porque se van los autobuses del pueblo.

Todos agradecemos el día tan bueno que el Señor nos ha regalado y nos vamos contentos y convencidos de que el verano es tiempo de descanso de reuniones, pero no de olvidar la llamada a ser eucaristías vivas.

Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *