El Evangelio a la lámpara del Sagrario (28/7/19, XVII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 11,1-13: Pedid y se os dará

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«El amén con que nuestro Señor Jesucristo cierra su oración tiene un doble sentido: de ratificación y de aceptación anticipada. En cuanto significa ratificación de lo que pedimos en unión con Jesús, nuestra Cabeza y nuestro Hermano mayor, y de todos nuestros hermanos los hombres, el amén de nuestra oración equivale a decir a nuestro Padre celestial: Ésta es nuestra voluntad, éste nuestro deseo de verdad, sin rutinas ni distracciones… Con la mayor sinceridad y necesidad de que somos capaces, te decimos que esto es lo que de Ti queremos y pedimos. En cuanto significa aceptación anticipada, el amén de nuestro Padrenuestro es una concisa y a la par expresiva fórmula de rendimiento de juicio y de gracias a la voluntad de nuestro Padre. Esto te hemos pedido, Padre celestial, y porque sabemos de cierto que esto y mucho más de esto nos has de conceder en la forma que más te guste y a nosotros nos convenga, antes de ver el fruto de nuestra oración y de tu misericordia, te decimos ¡Amén! ¡Muy conformes con lo que nos des! ¡Muy agradecidos a tu bondad en escucharnos y atendernos! ¡Así sea!» (OO.CC. I, n. 1087).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *