Con mirada eucarística (julio-agosto 2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

El árbol de la vida

Nuestro nieto Miguel va a hacer en este mes de junio su primera Comunión. Cómo pasa el tiempo. Cuando iba a nacer, su abuelo Lucrecio, mi marido, le escribió esta carta que con su permiso transcribo íntegramente:
Sigue leyendo

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (28/7/19, XVII del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 11,1-13: Pedid y se os dará

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«El amén con que nuestro Señor Jesucristo cierra su oración tiene un doble sentido: de ratificación y de aceptación anticipada. En cuanto significa ratificación de lo que pedimos en unión con Jesús, nuestra Cabeza y nuestro Hermano mayor, y de todos nuestros hermanos los hombres, el amén de nuestra oración equivale a decir a nuestro Padre celestial: Ésta es nuestra voluntad, éste nuestro deseo de verdad, sin rutinas ni distracciones… Con la mayor sinceridad y necesidad de que somos capaces, te decimos que esto es lo que de Ti queremos y pedimos. En cuanto significa aceptación anticipada, el amén de nuestro Padrenuestro es una concisa y a la par expresiva fórmula de rendimiento de juicio y de gracias a la voluntad de nuestro Padre. Esto te hemos pedido, Padre celestial, y porque sabemos de cierto que esto y mucho más de esto nos has de conceder en la forma que más te guste y a nosotros nos convenga, antes de ver el fruto de nuestra oración y de tu misericordia, te decimos ¡Amén! ¡Muy conformes con lo que nos des! ¡Muy agradecidos a tu bondad en escucharnos y atendernos! ¡Así sea!» (OO.CC. I, n. 1087).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

Resonancias en nuestra Iglesia de hoy (julio-agosto 2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

Vivir la caridad para comunicar la riqueza de Jesús Eucaristía

«¡Madre querida! ¡Que no nos cansemos! Firmes, decididos, alentados, sonrientes siempre, con los ojos de la cara fijos en el prójimo y en sus necesidades, para socorrerlos, y con los ojos del alma fijos en el Corazón de Jesús que está en el Sagrario, ocupemos nuestro puesto, el que a cada uno nos ha señalado Dios ¡Nada de volver la cara atrás! ¡Nada de cruzarse de brazos! […] ¡Madre mía, morir antes que cansarnos!» Esta oración que san Manuel expresó ante la Virgen de la Cinta en Huelva, reflejan muy bien la grandeza de su corazón y la verdad de su amor al Señor y a los hermanos. Sus palabras son para nosotros un reto y, a la vez, un estímulo de caridad. Por eso, en esta ocasión, entrevistamos a la hermana María Gorette Jardín, responsable del Fondo Solidario san Manuel González.

Sigue leyendo

Editorial (julio-agosto 2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

Un verano carismático

La gran mayoría de los lectores de El Granito de Arena, viven en el hemisferio Norte. por este motivo, julio y agosto son meses de vacaciones o propicios para tomar unos días de descanso o, al menos, cambiar de actividades. En el hemisferio Sur también suelen darse unos días de descanso escolar, si bien son vacaciones de invierno.

Sigue leyendo

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (21/7/19, XVI del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,38-42: Marta lo recibió. María ha escogido la mejor parte

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Jesús se ha sentado a descansar en la casa de Marta, María y Lázaro en la Betania de sus consuelos y desagravios: Marta se agita e inquieta de acá para allá preparando la comida del Maestro y de sus amigos. María, ajena a todos los preparativos se sienta a los pies del Maestro para oírlo. Marta se queja ante Él de la inmovilidad de su hermana, y al paso que para aquélla hay un reproche, aunque cariñoso y paternal, para María hay una aprobación solemne: «María ha escogido la mejor parte, que no le será quitada». ¿Cuál era esa mejor parte? Según el Evangelio, ésta: María, sentada a los pies de Jesús, oía su palabra. ¡Oír a Jesús! ¡Dedicarse a esto sólo: a oír a Jesús! ¡Y dedicarse por toda la vida a oír a Jesús en su estado de palabra callada del Sagrario! ¡Cuántos misterios de gloria de Dios y cuántos misterios de santificación excelsa para nosotros están encerrados en esa oración de oír a Jesús-Hostia callada del Sagrario! Con el favor de Él ya os iré levantando el velo de ese desconocido mundo de misterios y secretos del silencio de Jesús» (OO.CC. I, n. 991).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

La FER en el mundo

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

Inicios misioneros en Jaén

Quienes tuvimos la fortuna de conocer y tratar a Lola Maza Selas –tía Lola–, estamos convencidos de que pudo comparecer dichosa ante el tribunal celestial, confiada y sencilla, sometida al juicio del Dios de los justos; ante Él vivió con verdad y humildad. Tía Lola no se fue, tan solo se nos adelantó, pues para quien ha recibido el Espíritu de Dios no hay interrupción de vida, la muerte es solo una necesidad física.
Sigue leyendo

Homilía del papa en la celebración del Corpus Christi (2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

La Eucaristía nos transmite la mentalidad de Dios

El pasado 23 de junio, un año más la Iglesia ha celebrado con especial gozo y gratitud la solemnidad del santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. El papa Francisco, al dirigirse a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro para el Ángelus el miércoles 19, destacó lo siguiente:

Sigue leyendo

El Evangelio a la lámpara del Sagrario (14/7/19, XV del Tiempo Ordinario )

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019

Lc 10,25-37: ¿Quién es mi prójimo?

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Saltando sobre intenciones arteras y sobre prejuicios de raza, para la respuesta buena del enemigo, Jesús tiene un elogio, así como para la acción buena del enemigo, no sólo un elogio, sino dos consejos de vida: “Haz eso y vivirás; ve y haz tú lo mismo”. ¡Y cuántas veces se ve a Jesús en su Evangelio premiando y elogiando con una mirada benévola o con una palabra de aprobación las cosas buenas de sus enemigos! Y cuando miro a Jesús abandonado en tantos Sagrarios y busco explicaciones a aquel amor tan paciente, tan incansablemente paciente, y tan injustamente desairado, alguna vez paréceme encontrarlo en la magnanimidad de su Corazón que está pagando con los beneficios de su presencia las cosas buenas que alguna vez han hecho o hacen los vecinos malos de sus Sagrarios. Almas tacañas en dar a los enemigos y en discutir hasta el céntimo lo que les debéis, ¿se parece vuestro proceder al del Corazón de Jesús elogiando y pagando lo bueno de sus enemigos, por muy enemigos que sean? No olvidemos: que el ser malos nuestros enemigos no nos autoriza a serlo nosotros» (OO.CC. I, n. 356).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.

Historias de familia (julio-agosto 2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

«De mi veraneo»

En El Granito de Arena de julio de 1913, D. Manuel, con bastante guasa, escribía bajo las palabras de nuestro titular: «Quizás y sin quizás, comente algún lector menos benévolo el titulejo con esta pregunta: ¿Pero también V. se permite el lujo de veranear? –Sí, señor, este pobre mortal a pesar de sus cargos y cargas que lo tienen con el agua al cuello por vida, también se permite el lujo de imitar a los sportmans y elegantes y echar una canita al aire por esos mundos de Dios» (20/7/1913, n. 138, p. 1).
Sigue leyendo

Orar con el obispo del Sagrario abandonado (julio-agosto 2019)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de julio-agosto de 2019.

«Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios» (Mt 5,8)

Dice san Manuel: «Marías, Marías, aquí tenéis una oración tan breve como jugosa delante de vuestras cruces de cada día: ¡Señor, que yo entienda lo bueno y lo necesario de mi cruz! […] Ver a Dios, aun en la cruz, es la bienaventuranza prometida a los limpios de corazón. ¿Os habéis dedicado formalmente a ver a Dios en vuestras cruces? ¡Ya sabéis: el corazón limpio!» (OO.CC. II, nn. 2860-2861).
Sigue leyendo