El Evangelio a la lámpara del Sagrario (5/5/19, domingo III de Pascua)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de mayo de 2019

Jn 21,1-19: Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«¡Cómo se huele el aroma de esa unción en la escena en que Jesús resucitado provoca la triple protesta de amor de su apóstol contrito!: “Pedro, ¿me amas más que éstos?”. El Pedro de antes hubiera respondido súbito, impetuoso, arrogante: “Sí, más que éstos y más que el mundo entero te amo”. El Pedro de ahora, en lugar de arrogancias, pone lágrimas; en lugar de comparaciones y preferencias molestas, pone silencio, y en lugar de una rotunda afirmación, pone la humilde confesión de lo que guarda su corazón para Jesús: “Tú, que lo sabes todo, sabes que te amo”. Como si dijera: “Yo no sé nada. Tú, que lo sabes todo, conocerás si esto que tengo y siento en mi corazón es amarte más que todos”.
¡Cuántas veces, Señor del Sagrario, en el mismo momento de mis infidelidades y de mis pecados, mi conciencia intranquila recuerda a mi alma avergonzada la mirada triste, severa y dulce del ofendido Jesús!… Sin que yo vea tus ojos en tu Hostia callada, sé que se vuelven a mí y me miran… Y ¡pobre de mí! ¡cuántas veces he temido esa mirada tuya! ¡He dejado de ir al Sagrario! y, aun yendo, ¡he armado ruido con mis pasiones, he hecho violencia a mi corazón, a mi conciencia, a mi fe, a mi memoria, para que no me traigan ni recuerden tu mirada! ¡para obligarte a Ti a la violencia de dejar de mirarme!… ¡Con qué pena, Jesús, volverás en el silencio de los desprecios, a entornar tus párpados!» (OO.CC. I, nn. 1074-1075).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *