Un director de El Granito junto al Padre

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de abril de 2019.

Constructor del Reino

El 2 de febrero pasado fallecía, en Ávila, D. Francisco López Hernández, sacerdote abulense que fue director de El Granito de Arena entre 1995 y 2011. Toda su vida fue una constante entrega a Dios y a los hermanos, tal como lo atestiguaron las cientos de personas que se dieron cita en su funeral.

En 1930 nacía en La Horcajada, provincia de Ávila. Con 24 años fue ordenado sacerdote. Su labor pastoral estuvo siempre estrechamente unida a las necesidades de quienes se le habían encomendado. Particularmente es recordado por su ingente labor social, llegando a ser reconocido con el título de hijo adoptivo de la ciudad de Ávila en 2007 por su empeño en la construcción de viviendas y en la promoción cultural en su etapa al frente de la parroquia de Santiago. Más de 500 entidades, instituciones y particulares firmaron la petición para la entrega de este galardón.

Desde 1957 fue coadjutor de la parroquia de San Vicente, desempeñando el de ecónomo de la parroquia de Santiago ocho años más tarde. Llegó a San Pedro Apóstol en 1977, como ecónomo. Allí permaneció la mayor parte de su vida, siendo nombrado párroco en 1985. Durante 20 años continuó en este cargo.

Destaca, además, por su faceta de escritor, siendo inmenso su legado bibliográfico. Libros, artículos periodísticos y publicaciones llevan su firma, no solo en el ámbito de la espiritualidad sino también en el de las ciencias sociales y de la historia. En el ámbito educativo, fue el primer gerente de la Universidad Católica de Ávila (1998) y al año siguiente fue nombrado administrador general de la misma.

Su legado en El Granito
El designio amoroso de Dios dispuso que los pasos de esta revista fundada por san Manuel hace más de 100 años se unieran con las de D. Francisco. Con gran ilusión y alegría fue acogido en estas páginas: «Con el año nuevo El Granito de Arena estrena director: Don Francisco López Hernández, párroco de San Pedro, de Ávila, y director diocesano del Apostolado de la Oración, también de Ávila, conocido ya por nuestros lectores a través de los artículos de tan sabrosa espiritualidad que viene publicando en la revista desde hace más de un año; por ellos pueden deducir que se trata de un sacerdote avezado en las lides del espíritu y de las letras y un experto conocedor de los caminos de Dios, que nos ayudará a todos a crecer y progresar por esos caminos. Es licenciado en Teología y en Ciencias Sociales por Roma, donde también obtuvo el título de diplomado en Periodismo. Ha publicado varios libros y centenares de artículos en periódicos y revistas. Es fundador y director de Ediciones TAU, con más de 120 títulos. Como director gerente, participa en la publicación de la revista Estudios Abulenses de investigación y cultura, de la Institución Alonso de Madrigal, de Ávila» (El Granito de Arena, n. 1450, enero 1995, p. 4).

Nueva colaboración
Sabemos que D. Francisco López sigue siendo nuestro compañero de camino, porque su cercanía al Padre lo hace nuestro intercesor y guía. Su entrega incondicional a todos quienes lo requerían es garantía del gozo con el que se le abrieron las puertas del Cielo. Ha llegado para él, sin duda, el momento de contemplar, feliz y para siempre, que su vida sacerdotal y cristiana no era sino un viaje, un camino a recorrer para llegar a la meta en la que creía y esperaba. Ahora ya vive en la eterna compañía de ese Dios a quien predicó y a quien se entregó sin reservas ni condiciones. Amén.

Mónica Mª Yuan Cordiviola, m.e.n.
Publicado en El Granito de Arena.