El Evangelio a la lámpara del Sagrario (31/3/19, domingo IV de Cuaresma)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de marzo de 2019

Lc 15,1-3. 11-32: Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.
«Madre Inmaculada, el hijo pródigo se moría de hambre lejos de su padre; pero la meditación del hambre de los hartos de Jesús de mi anterior Comunión me han hecho caer en que estos hartos están en peor situación que aquel hambriento: el hambre de éste lo llevaba y empujaba a su padre; la hartura no asimilada de éstos, ¡miedo da el decirlo!, los separa de su Jesús, ¡lo comen sin hambre! y ¡cae tan mal la mejor comida al inapetente! Madre, Madre, dame hambre de tu Jesús, hambre que me devore, que no me deje sentir otras hambres… Hambre que no se aplaque con comerlo a Él, sino que se aumente más para comerlo mejor y con más ganas…» (OO.CC. I, n. 1237).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *