Cartelera recomendada (marzo 2019): El gran showman

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de marzo de 2019.

El arte más noble es hacer felices a los demás

El Gran Showman es un audaz y original musical que celebra el nacimiento de la industria del espectáculo y la sensación de asombro que nos domina cuando los sueños se hacen realidad. Inspirado en la ambición y la imaginación de P.T. Barnum, un empresario, político y artista circense estadounidense, la película narra la historia de un visionario que surgió de la nada para crear un fascinante espectáculo que se convirtió en una sensación mundial.

El Gran Showman

Duración: 105 minutos · Año: 2017
País: Estados Unidos · Género: Musical, drama
Director: Michael Gracey
Reparto: Hugh Jackman, Michelle Williams, Zac Efron, Zendaya, Rebecca Ferguson
Dónde verla: Disponible en DVD, plataformas digitales, Youtube (desde 14,99€)

La película nos sitúa en EEUU, en el S. XIX, y nos da a conocer cómo fue el origen de uno de los fenómenos de entretenimiento más célebres de la historia: el circo, tal y como ahora, en el presente siglo, lo conocemos. El protagonista es Barnum, hijo de un modesto sastre que consiguió abrirse paso por la vida y casarse con la mujer a la que amaba. Tras perder su empleo de oficinista, el deseo de darle a su esposa y sus dos hijas la vida que siempre habían soñado lo llevó a aventurarse en un negocio inverosímil y no exento de críticas y dificultades.

Perseguir nuestros sueños
El Gran Showman es un musical que nos invita a soñar; a perseguir con ilusión y tenacidad nuestros sueños. Y nos invita a hacerlo junto a otros. Los sueños no se consiguen de repente, sino que se van conquistando poco a poco, paso a paso, con decisión, valentía y perseverancia. Asumir riesgos, trabajar en equipo, compartir éxitos y fracasos es lo que, en definitiva, hace posible que los sueños se hagan realidad. Y que al alcanzarlos conserven su magia y belleza.

La película, a su vez, nos ofrece una crítica sobre cómo la sociedad puede llegar a juzgar a las personas por las apariencias y no por lo que son, o por lo que albergan en su interior.  Barnum tuvo el valor de escoger a personas que el mundo siempre había ignorado, los descartados del mundo; se atrevió a convertir en protagonistas a los que habitaban las periferias existenciales. Quería hacer algo nuevo y, como dice en la película, «para hacer algo nuevo, hay que romper con lo convencional».

Aunque en un principio su motivación fue hacer negocios, buscando artistas de lo más exóticos, fenómenos de la naturaleza, mostrando lo extraordinario y original (enanos, gigantes, mujeres barbudas, equilibristas, etc.), lo cierto es que al final consigue lo que fue una verdadera revolución para aquella época: «reunir a personas de toda clase, de todos los colores, formas y tamaños y presentarlas como iguales». Barnum tuvo la audacia de reconocer en cada uno un valor único, y juntos constituir una verdadera celebración de la humanidad.

No cuentan pero son valiosos
Esta película nos introduce en el drama de tantas personas que, por no cumplir los parámetros establecidos por la sociedad, quedan al margen, cargando sobre sus espaldas toda una historia de dolor y sufrimiento.

El arte más noble es hacer felices a los demás. Y a veces cuesta muy poco. Basta con hacerles conscientes de su valor. Esto conecta radicalmente con el mensaje y la vida de Jesús de Nazaret: Él pasó por el mundo haciendo el bien. Para Él, los excluidos, los diferentes, los que no cuentan, tenían mucho que ofrecer al mundo.

En eso radica también nuestra misión como cristianos. Miremos a nuestro alrededor. Hoy siguen siendo muchos los que la sociedad quiere mantener al margen. Detrás de cada uno de ellos se encuentra una persona con un incalculable valor, con unas cualidades únicas, cuya aportación puede enriquecer mucho nuestra sociedad. Los cristianos estamos llamados a ser esa Iglesia en salida que nos pide el papa Francisco, capaz de salir al encuentro de todos aquellos que permanecen ignorados.

Que el Señor nos conceda tener, ante ellos, una mirada como la suya; una mirada que ve en cada hombre a un hijo de Dios; una mirada que  ve en lo profundo a la persona; una mirada que es capaz de hacer sacar de cada uno lo mejor de sí, porque solo cuando nos sentimos amados y valorados en nuestra singularidad, somos capaces de ofrecer toda nuestra riqueza.

Ana Mª Cayuso Prados, m.e.n.
Publicado en Cartelera recomendada, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *