Cuaresma eucarística reparadora

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de marzo de 2019.

Peregrinar hacia la Pascua junto a san Manuel

Ofrecemos, a continuación, una serie de pensamientos de san Manuel González que nos invitan a vivir de modo eucarístico y reparador este tiempo de preparación a la Pascua. Son una invitación muy especial para todos los miembros de la FER.


«¡Marías, la Cuaresma!: Más que lo que yo os pudiera poner aquí, os diría un ratito ante vuestro Sagrario respondiendo a esta pregunta: ¿Qué debe hacer una María en la Cuaresma?

Esa novedad cuaresmal ¿no podría ser visitar por fin vuestro Sagrario que quizá no hayáis visitado aun, decidiros a tomar la determinación de acabar con algo malo o peligroso o de empezar la obra buena o la vida ante la que venís vacilando?…

¡Cuántas novedades os van a pedir desde vuestro Sagrario esta Cuaresma! Y de renovación ¿no piden nada vuestra piedad, quizá rutinaria, vuestra lengua quizá larga, vuestra vista, quizá disipada, vuestra caridad, quizá resfriada, vuestro traje, quizá mundano o provocativo? ¡Cuántas renovaciones os pueden pedir desde vuestro Sagrario! Marías, ¿seréis generosas? ¡Siquiera una vez al año por Cuaresma!

Marías, ahí esta la Cuaresma
¿Sabéis ya lo que os quiero decir? Si la Cuaresma es tiempo de mayor aproximación del Corazón de Jesús a las almas y de éstas a Él, y el oficio de las Marías precisamente es el de ir aproximándose cada vez más al Sagrario y de trabajar siempre porque otras se aproximen también, ¿no podría llamarse la Cuaresma el tiempo más de las Marías, de todo el año?

Yo quisiera pues, y estoy cierto de que el Amo bendito también lo quiere que, todas las Marías se dedicaran esta Cuaresma a conjugar el verbo aproximar y aproximarse en dirección al Sagrario cuanto más y mejor puedan.

¡Qué buena ocupación la de dar empujones de oraciones, buenos ejemplos, lecciones de doctrina, invitaciones delicadas e insistentes, industrias caritativas de celo a los vecinos del Sagrario, chicos y grandes, blandos y duros…!

Marías, ¡a ganaros una Pascua de Resurrección muy feliz a costa de empujones hacia el Sagrario!

Las Marías y los Discípulos de San Juan en la Cuaresma
Es un tiempo de especiales gracias y por tanto de especiales trabajos. Marías y Discípulos de san Juan ¿habéis pensado ya vuestra especialidad para esta Cuaresma? Yo la desearía apostólica. ¿No tenéis parientes, amigos, conocidos, súbditos, niños de la calle o de vuestros criados apartados de los santos Sacramentos a quienes pudierais dar con caridad y con habilidad unos cuantos empujoncitos hasta el confesonario y el Sagrario? La respuesta que se la dé cada cual al Jesús de su Sagrario» (OO.CC. I, nn. 709-711).

Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *