Encuentro de jóvenes en Zaragoza

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de febrero de 2019.

La indescriptible alegría de sabernos hermanos

Del 6 al 9 de diciembre, aprovechando el puente, las Misioneras Eucarísticas de Nazaret de Zaragoza organizaron un encuentro de jóvenes. Contó con 17 participantes de varios países, ya que la iglesia de San Juan de los Panetes, a cargo de las hermanas, es la sede de la comunidad latina en esa ciudad.


Entre los participantes también había jóvenes de la JER y de otras parroquias, que quisieron unirse en el gozo y la celebración, en la reflexión y el crecer como comunidad que se ofreció en estos días. La convivencia fue muy amena y rica, más aún por los países representados: Bolivia, Honduras, Venezuela, Nicaragua, Perú y Cuba.

Todos los días se comenzó con un tiempo de oración y las actividades ayudaron a reflexionar, principalmente, sobre el Sínodo de los Obispos que tuvo lugar en octubre, analizando tanto las preguntas que se hicieron a los jóvenes como el documento que los obispos entregaron al papa Francisco. También hubo tiempo para realizar un cine forum con la película Llena de gracia, plantearnos el discernimiento vocacional y escuchar los valiosos testimonios de matrimonios, religiosas y sacerdotes.

Para concluir, el domingo al mediodía, después de un hermoso paseo, se participó en la Misa de la comunidad latina y en la fiesta en honor de La Purísima, que organizaron los fieles de Nicaragua.
Fueron días intensos y alegres a la vez, donde se pudo comprobar la fuerza de la fe que nos une a todos, más allá de distancias y países. Ofrecemos, a continuación, el testimonio de algunos de los participantes.

Gema (Nicaragua)
El encuentro ha hecho que cada joven se cuestione sobre el sentido de la vocación, es decir, lo que Dios puso en cada uno de nuestros corazones. La actividad que más me gustó fue el paseo, porque nos hizo compartir como hermanos. Repetiría la experiencia, pero completa, porque lamentablemente no pude vivirla toda. La recomendaría a otros jóvenes, porque estas oportunidades nos permiten encontrarnos con Jesús, quien es capaz de cambiarnos la vida con y por amor.

Jesús Gregorio (Venezuela)
Me ha gustado mucho compartir con chicos de diferentes países. Ha sido una oportunidad para conocer los diferentes estados de vida, con charlas y testimonios. También me gustó la excursión, para conocernos y compartir como familia; visitamos la iglesia «María, Madre de la Iglesia», donde se explicó la obra de Rupnik. Repetiría la experiencia, porque nos anima a mirar y a aprender de Jesús, que se entrega por nosotros.

Lisbeth (Cuba)
Me enteré del encuentro en una reunión de nuestro grupo JER. Desde un primer momento estaba decidida a participar. Ha sido una experiencia que recomendaría a todo el mundo, porque ha sido una excelente ocasión para estar más cerca de la Palabra del Señor y nos ayudó a pensar, recapacitar, como jóvenes e, incluso, a pensar en nuestro futuro y discernir los caminos que Dios nos tiene preparados.

Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *