Historias de familia (diciembre 2018: san Manuel y los salesianos)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de diciembre de 2018.

«Porque le encantaba lo salesiano»

La existencia de san Manuel González fue toda una vida de admiración a Don Bosco, amor a María Auxiliadora y amistad con D. Pedro Ricaldone, que comienza en su infancia por su relación con el convento de la Trinidad.

Este edificio se levantó extramuros de la ciudad de Sevilla al poco tiempo de que se estableciera en ella Fernando III, que lo fundó en torno al santuario situado en el lugar donde se encontraban las antiguas cárceles romanas en las que estuvieron prisioneras las santas Justa y Rufina, las patronas de la ciudad. El convento fue encomendado a la Orden de los Trinitarios y a finales del siglo XV estos frailes habían construido todo un monasterio que acogía a un centenar de religiosos. Los edificios fueron remodelados durante el s. XVII pero los trinitarios tuvieron que abandonarlos cuando, con la desamortización del ministro Mendizábal en 1836, el estado se incautó de ellos cediéndolos poco después al ejército que los usó como cuartel de artillería.

Un lúgubre caserón como seminario menor
Mucho tiempo permaneció en estos usos el convento de la Trinidad con su iglesia, pero al producirse la restauración monárquica en 1875 el entonces arzobispo de Sevilla, el cardenal Lluch, decidió reclamar para la Iglesia hispalense aquel histórico complejo, entonces bastante deteriorado. Fue su sucesor, el arzobispo fray Ceferino González, quien lo remozaría para instalar allí el seminario menor, que se inauguró en el curso 1888-1889, justo el año que ingresaba en él, el jovencito Manuel González García.

Sin embargo, el cardenal Lluch había pensado en dar otro fin a esa edificación de la Trinidad: su intención era cederla a los salesianos, pues este cardenal había conocido el éxito de la pedagogía de D. Bosco y quería que sus hijos la pusieran en marcha en los arrabales de Sevilla donde se encontraba aquel viejo convento recuperado, para dar formación cristiana a los muchachos que deambulaban por aquellas calles.

Desde la cercana Utrera, donde los salesianos se habían establecido en 1881, dos jóvenes de la congregación comenzarían la labor en Sevilla el 24 de junio de 1892: don Francisco Atzeni y Pedro Ricaldone. Desde la estación de tren de San Bernardo caminaron los dos salesianos hasta la Trinidad y encontraron allí las edificaciones y la hermosa iglesia pero vacías. D. Bosco siempre había echado en falta tener instalaciones donde atender a la multitud de muchachos que le seguían, sin embargo, estos dos jóvenes discípulos suyos se encontraban con unos amplios locales y una bonita iglesia… pero sin nadie a quien atender.

Esa situación, sin embargo, cambió muy pronto pues Pedro Ricaldone abordó a una pandilla de chiquillos a los que invitó a jugar en la Trinidad. En un primer momento solo uno de ellos le hizo caso, pero siguiendo el ejemplo de este, pronto se llenaron los patios del viejo convento con las risas y juegos de aquellos niños sevillanos que al poco empezarían también a rezar a María Auxiliadora.

Pues bien, cuando los seminaristas retomaron tras el verano sus estudios encontraron que ahora, cada domingo aquel lugar, anejo al seminario menor, acogía las actividades propias de los llamados «oratorios festivos» y parece ser que uno de ellos, el seminarista Manuel González enseguida empezó a colaborar en aquella labor pastoral.

En alguna ocasión D. Manuel ha narrado el miedo que él, como todos sus compañeros, había sentido durante las noches en aquel edificio. Sin duda el saber que en su interior estuvo la cárcel en los tiempos de la Sevilla romana, les hacía imaginar fantasmas o escuchar sonidos extraños. «Una de las impresiones más grabadas que guardo en mi memoria de niño –contará en sus escritos– es el susto que yo sentía allá en mi seminario menor cuando, al despertar a veces a medianoche, veía pasar la sombra del Pae Pérez con una linternita en la mano para no tropezar entre las camas del dormitorio y con alpargatas para no despertarnos al ruido de los pasos hacia el coro de la iglesia. ¡Cómo me hacía taparme hasta la coronilla el miedo de la aparición!» (OO.CC. III, n. 4901). En efecto, mediante una escalera desde la Iglesia se descendía al espacio conocido como las sagradas cárceles donde la tradición decía que se encontraron las reliquias de las santas Justa y Rufina. Alrededor, varias galerías subterráneas guardaban los restos de frailes y de sevillanos que habían recibido sepultura en el convento siguiendo la costumbre de la época. Es fácil imaginar que para los jovencísimos seminaristas que residían en aquel lúgubre lugar la llegada de los salesianos y la algarabía de los muchachos que asistían al oratorio resultara todo un aliciente. Máxime siendo uno de ellos un salesiano muy especial, D. Pedro Ricaldone.

El «sevillano» D. Pedro Ricaldone
Dicen que los de Bilbao nacen donde quieren, algo parecido sucedió con este «sevillano» nacido en Mirabello, un pueblo en el norte de Italia. Aunque sin perder nunca el afecto a su tierra natal, los años pasados en Andalucía marcaron la vida de quien se convertiría en el cuarto sucesor de D. Bosco como rector general de los salesianos, que conoció y amó esta tierra como cualquiera de los que hemos nacido en ella. Dominó el español, y se convirtió en un gran conocedor de la historia y las leyendas sevillanas. En su vida pudo ver tres veces a D. Bosco y nunca olvidará que incluso pudo hablar con él un 2 de noviembre de 1883, cuando tenía 13 años. Tras hacer su profesión perpetua, al cumplir los 20, deseaba partir a misiones al extranjero y de este modo llegó a Utrera y de ahí a Sevilla. D. Pedro, como se le conocerá en esta ciudad, recibió en ella el sacramento del Orden de manos del cardenal Sanz y Forés y al día siguiente el 28 de mayo de 1893 celebrará su primera Misa en la iglesia de San Andrés, la parroquia a la que pertenecía entonces el convento de la Trinidad. Se sabe que uno de los acólitos que asistieron en aquella ceremonia fue el seminarista Manuel González quien para entonces, ya desde hacía algún tiempo, colaboraba con el misacantano en sus catequesis dominicales. Y es que este seminarista «con la llegada de los salesianos vivía más en la Trinidad que en el Seminario –revela D. Salvador Roses– porque, además de tener allí empleado a su padre, le encantaba lo salesiano». En efecto como se recoge en la crónica escrita en aquellos años por los salesianos de la Trinidad, él «fue uno de aquellos seminaristas que “por mirar con satisfacción nuestra empresa”, se empleaban en el Oratorio descubriendo al que era un catequista nato» (Borrego Arruz, J., Cien años de presencia salesiana en Sevilla, p. 84). Seguramente en aquellos años tuvo ocasión de entrenar para convertirse en el gran catequista que llegó a ser.

No es raro que D. Manuel González eligiera la Trinidad para celebrar su primera Misa. Así consta en la crónica de esa casa salesiana: «el día de San Miguel de 1901 celebró su 1ª Misa solemne en la iglesia de la Stma. Trinidad siendo asistido por don Pedro Ricaldone –detalla la crónica– […] hijo de nuestro maestro carpintero, tiene como predicador a D. José Roca Ponsa y lo apadrina D. Ramón Ibarra». Para entonces la Iglesia y todo el complejo de la Trinidad se había convertido en la sede de la institución salesiana una vez la Archidiócesis sevillana resolvió el problema de la ubicación de su seminario.

La Infanta y el seminario
En efecto, mientras la idea de instalar en la Trinidad el seminario no se descartó, los salesianos solo usaron aquellos edificios los fines de semanas para tener allí el «oratorio festivo». Desde la cercana Utrera acudirían semana tras semana los dos encargados de organizar actividades para los cientos de adolescentes que empezaron a congregarse en la Trinidad, hasta que una serie de acontecimientos facilitaron el establecimiento de los salesianos en aquel lugar. Los detallo, pues tienen como protagonista a una bienhechora del seminarista Manuel González.

En aquellos años un joven de familia noble de origen polaco, tras conocer en París a D. Bosco, se hizo salesiano, contrariando con ello a su padre. Pues bien, una hermana de su madre y por tanto tía de este joven, Augusto Czartoryski, era Dña. Mª Luisa de Borbón, infanta de España, tía, a su vez, del entonces Rey D. Alfonso XII, y que residía en Sevilla.

La Infanta, que era una mujer piadosa y caritativa, a raíz de que entrara en la congregación, y especialmente tras la muerte, en olor de santidad de aquel sobrino suyo (que sería beatificado en 2004), tomó mucho interés en ayudar a los salesianos y de algún modo es ella la que contribuye a que se tomara la decisión final de la cesión a los salesianos de la Trinidad, pues, al asegurar la Infanta ante el arzobispo, y poniendo en conocimiento de los salesianos, que en su testamento donaría a la mitra su extraordinaria residencia, el Palacio de San Telmo, para que se convirtiera en Seminario, los hijos de D. Bosco comenzaron ya a considerar aquellos locales como propios para el desarrollo de su labor y empezaron a poner en marcha las obras necesarias para adecuarlos a sus actividades.

Las visitas de la Infanta a la Trinidad empezaron a ser frecuentes; las hacía con sencillez, como una cooperadora salesiana más. No es de extrañar que durante alguna de estas visitas conociera el problema de aquel seminarista que había sido llamado a filas y que, siendo de familia humilde, buscaba quien le pudiera sufragar la cantidad necesaria para librarse del servicio militar. Como escribe Campos Giles: «hasta S.A.R. la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, según afirma uno de sus condiscípulos, enterada del caso mostró deseos de conocer a aquel seminarista tan simpático y de ayudarle a completar su cuota» (El Obispo del Sagrario Abandonado, vol. I, p. 60).

Se quedan en Sevilla
Así llegamos al 4 de enero de 1893, fecha en la que los salesianos se establecieron en Sevilla, con independencia de la casa de Utrera. D. Pedro Ricaldone ya había intuido que la casa de la Trinidad sería la base para vivir y difundir el mensaje de D. Bosco en Sevilla pues en una carta que dirige al entonces superior general de los salesianos, D. Rúa, escribió: «desde el día en que ví el cuadro de nuestra buena Madre María Auxiliadora señorear desde el majestuoso altar de la iglesia de la Santísima Trinidad, dije en mi corazón: ¿Quién será capaz de alejar de este lugar del que ha tomado posesión?” (Borrego Arruz, J.: Cien años de presencia salesiana en Sevilla, p. 122).

Ante aquel altar (que es el que hoy está dedicado a D. Bosco) celebraría su primera Misa san Manuel González en acción de gracias por lo que de ella había recibido y –apunta la Crónica de los Salesianos de la Trinidad– «también quiso que nuestros músicos y cantores formaran parte especial de la fiesta, por el afecto especial que profesa a nuestra Sociedad». D. Manuel nunca dejó de tener en su corazón a María Auxiliadora. Como señala el onubense Juan Bautista Quintero Carles «años más tarde, su báculo episcopal, en las capillitas del nudo arquitectónico neogótico, albergará, entre otras (el Sagrado Corazón y los Evangelistas), una imagencita de María Auxiliadora, lo que viene a reforzar, aún más si cabe, su vinculación a los hijos de D. Bosco y su amor por la Virgen salesiana» (Quintero Carles, J.B.: «Un nuevo santo para la Iglesia», en Revista Auxiliadora Coronada, mayo 2017, p. 10).

Y, junto al amor a María Auxiliadora, su admiración por el carisma salesiano. En abril de 1906, a poco de llegar a Huelva, escribía al solicitar la licencia al Arzobispado para poner en marcha aquel sueño de las escuelas gratuitas: «estoy enteramente persuadido que el día que logremos tener una escuela para seiscientos niños educados por los salesianos, con su banda de música y una comida al medio día, no queda en Huelva un anticlerical para un remedio». Los salesianos no se harían cargo de aquellas escuelas, pero el espíritu de D. Bosco estuvo allí, y no faltó en Huelva la banda infantil de música, remedando las que vio poner en marcha a D. Pedro en la Trinidad.

Apoyo al obispo de Málaga
Los salesianos estuvieron junto a D. Manuel en malos y buenos momentos. Le prestaron cobijo en Ronda en 1932 y también en la residencia barcelonesa de Sarriá en otras ocasiones. Durante las visitas que hizo a Italia en 1932 y 1934, en los duros años de su extrañamiento de la diócesis, tuvo el apoyo de los salesianos.

En enero de 1933 se podía leer en el Boletín Salesiano, que dirigía D. Salvador Rosés, un artículo titulado «Ocho días con un obispo perseguido», que narraba sus días en Italia en 1932, cuando D. Manuel tuvo la alegría de reunirse con su «paisano», con aquel simpático salesiano con el que compartió muchas horas en sus años de seminarista en la Trinidad, con D. Pedro Ricaldone, que entonces se acababa de convertir en el sucesor de D. Bosco. Refiriéndose a él escribirá D. Manuel desde Roma: «¡Qué lleno de Dios y de penas endulzadas por Él y vacío de criaturas!». Quiso D. Ricaldone mostrarle entonces Turín y los lugares donde discurrieron los primeros años de la vida de D. Bosco. En aquellos días juntos tuvieron oportunidad de recordar cómo en la Trinidad llamaban «mamá Margarita» a Dª Antonia, la madre de D. Manuel, estableciendo un paralelismo entre ambas entrañables mujeres, la madre del santo de Turín y la del joven seminarista González.

Escribiendo desde Turín a su hermana y a su sobrina decía: «El encuentro con el gran D. Pedro conmovedor, con su cabeza blanca, recordando tanto a Mamá y a los nuestros y protestando de que me fuera dentro de dos días. Que todas las casas salesianas estaban a mi disposición y que aparte de ser Obispo perseguido, tenía él que pagar al hijo las bondades y ternuras de la Madre que tantas veces le dio de comer».

En 1934 volverá a estar cerca de los salesianos en Roma donde asistirá emocionado a la canonización de San Juan Bosco y, de nuevo, se encontrará con D. Pedro Ricaldone. La crónica que de esos días compondrá D. Manuel para El Granito de Arena, nos da idea del espíritu con el que participó en la ceremonia de canonización de aquel a quien tanto había admirado («Unos días peregrinando, Roma, Turín, Tibidabo», 5/5/1934, n. 636, pp. 258-267).

Es seguro que D. Manuel nunca olvidaría aquellos tiempos de la Trinidad, en los que se forjó como sacerdote. Pocos días antes de morir escribía una carta a uno de sus preceptores de aquellos tiempos y se despedía de él: «no olvidando nunca a su antiguo P. Bracho del Seminario de la Trinidad de Sevilla», aquel viejo y destartalado caserón donde un día llegó para quedarse María Auxiliadora, y con ella sus hijos salesianos. Quizás fue María Auxiliadora la que quiso que, muchos años después, fuera uno de ellos, el cardenal Angelo Amato, el encargado de pedir solemnemente al santo padre la gracia de que el nombre de Manuel González, el hijo del maestro carpintero de la Trinidad de Sevilla, fuera inscrito en el libro de los santos de la Iglesia católica.

Aurora Mª López Medina
A mi compañero Alberto Ribelot (q.e.p.d.) quien tanto conoció y amó la historia de la iglesia de Sevilla
Publicado en El Granito de Arena, Historias de familia, San Manuel González, San Manuel González García.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *