Formación UNER 2018-2019

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de diciembre de 2018.

Reavivemos el don eucarístico reparador que hay en nosotros

Como todos los años, le Delegación general de la UNER ha elaborado y compartido una serie de temas para abordar la formación personal, comunitaria y eclesial,de nuestros grupos. Como reza en la presentación, es esta una «nueva carpeta de formación y profundización en la fe, en el conocimiento de Cristo Eucaristía y en el carisma propio que a través de san Manuel González ofreció a la Iglesia y que es válido para todos los tiempos». Ofrecemos unas breves pinceladas de su contenido..


La carpeta consta de siete temas a través de los cuales se busca reavivar los elementos fundamentales de nuestra vida y conciencia carismática. También se ofrecen los objetivos para este curso, la oración y la canción, que puede descargarse desde el Blog Eucarístico o solicitarla a la Delegación general UNER.

Objetivo general
Ir creciendo en identidad carismática como Familia Eucarística Reparadora en nuestras parroquias y diócesis, para que, viendo nuestras buenas obras, glorifiquen al Padre, conozcan a Jesús Pan de Vida y el mundo crea.

Objetivo específico
Abrir de par en par las puertas a la Vida que se nos ha dado y dejar que circule y se derrame por todo nuestro ser, para que se reavive eucarísticamente el corazón, la familia, la Iglesia y la sociedad de nuestro tiempo.

Método de trabajo
Cada tema tiene un objetivo específico, con una introducción y desarrollo que contiene fundamentos bíblicos, del magisterio, textos de las fuentes carismáticas del fundador, san Manuel González, artículos de los Estatutos, así como oportunidad de reflexión personal y grupal, un compromiso de vida y se concluye con un espacio orante ante Jesús en el Sagrario o en la misma sala de reuniones.

Formación permanente
Como prolongación de formación permanente se indica un capítulo de Aunque todos… yo no, el libro sugerido para este año, escrito por san Manuel. De esta forma, mediante su lectura y estudio personal será posible compartir después en la próxima reunión aquello que haya interpelado y llamado más la atención para crecer en la vida cotidiana bajo el prisma de la fe eucarística.

Libro del curso
Para este tiempo, se ha propuesto el libro Aunque todos…yo no como compañero de camino para volver a nuestras raíces carismáticas. San Manuel pone este título, tomado del Evangelio, porque está dispuesto a superar el reto de permanecer junto a Jesús Eucaristía a pesar del alejamiento de muchos hombres de su época y de trabajar para acercarlos a Él, y con este título invita al lector a hacer lo mismo.
El libro nace de un conjunto de artículos que san Manuel empieza a escribir como arcipreste de Huelva a partir de 1914 y los reúne y publica como libro en 1917, siendo ya obispo en Málaga. Además, en las siguientes ediciones fue enriqueciendo el texto, de manera que podemos ver el crecimiento y la expansión de la UNER a lo largo de los años. Por tanto, se trata de un libro que abarca un tiempo amplio en el que san Manuel pudo madurar el estilo de esta gran Familia que estaba naciendo y Dios ponía en sus manos.
Aunque todos…yo no tuvo mucha difusión desde el principio, de manera que desde los primeros meses, encontramos periódicos de la época y otros medios de comunicación que hablan sobre él y recomiendan su lectura, y al año siguiente ya tuvo que publicarse la segunda edición. Hasta el día de hoy contamos con 11 ediciones de este libro.

Evangelio carismático
En sus páginas se pretende dar a conocer la esencia del carisma y su organización, es por esta razón que está especialmente dedicado a las Marías de los Sagrarios y los discípulos de San Juan. Pero, además, busca que todas las personas que lean el libro, formen o no parte de la UNER, caigan en la cuenta de las consecuencias que conlleva el alejamiento de los hombres respecto de Jesús Eucaristía, hacer caer en la cuenta de la fuente de agua viva que de Él mana y que es la única que puede saciar totalmente nuestras vidas y concedernos la fortaleza para vencer el plus del mal con el plus del bien, el plus del amor.
Para reavivar el don de Dios que hay en nosotros es menester acercarse nuevamente a las fuentes. Es este el motivo que llevó a escoger este opúsculo como libro del año pues, al igual que para reavivar y alimentar nuestra fe acudimos al Evangelio, por el cual nos empapamos de la vida de Jesús y nos encontramos con Él, podríamos decir, salvando distancias, que este libro es el «evangelio carismático según san Manuel», en el cual podemos empaparnos de su vida centrada en su relación con Jesús Eucaristía. Se trata de la Buena Noticia de alguien que se ha encontrado con Cristo y de cómo este encuentro da un vuelco a su vida.
Además, al leer, meditar o recordar el nacimiento del movimiento, cómo fue creciendo, cómo fueron trabajando sus primeros miembros, nos impulsa a agradecer este regalo que tenemos en nuestras manos y a seguir trabajando con ilusión para que otros descubran la presencia de Cristo en la Eucaristía con la misma pasión y audacia que en los orígenes fundacionales de la Familia Eucarística Reparadora.
Cuando vivimos una experiencia importante que supone un giro para nuestra vida, una elección, la respuesta a una vocación, a lo largo de nuestro camino nos ayuda recordar esta experiencia para recordar la esencia y seguir adelante. Esto es precisamente lo que se pretende con Aunque todos…yo no: recordar la experiencia primera, la llamada de Dios, para reavivar el don que Dios ha puesto en cada uno de los miembros de la Familia Eucarística Reparadora, la llamada a trabajar para que los hombres descubran el amor de Jesús Eucaristía por cada uno de ellos.

Mª del Valle Camino Gago, m.e.n., y Sara Mª Álvarez Mesa, m.e.n.

Plegaria UNER para reavivar el don
Señor Jesús, Hijo del Dios vivo,
reconociéndonos tuyos,
pues Tú nos rescataste y adquiriste
por un amor inmenso, a todos y cada uno
y renuevas tu entrega por nosotros
en el altar del Sacrificio eucarístico,
venimos a agradecerte
el don de la vida, del hogar, de la fe,
el don de la Familia Eucarística y la misión compartida.
Vemos en tu Evangelio que tu predilección es trabajar
con instrumentos y mediaciones pequeñas y dóciles,
para manifestar a todos los pueblos, como canta María,
la grandeza de tu amor entregado y generoso.
Deseamos ponernos a tu servicio,
ofreciéndote, con humildad y confianza,
lo que somos y tenemos,
lo que hemos recibido de tu bondad y misericordia.
Envíanos tu Espíritu de Vida
para que reavivemos el don que hay en cada uno
y así enriquecer el mundo, la Iglesia y la UNER
con las semillas germinadas
por la gracia y el plus de amor,
ese santo y seña de nuestro carisma
eucarístico reparador.
Somos depositarios de la Eucaristía,
como Don de los dones del Padre,
por el Hijo en el Espíritu Santo,
un don desconocido por unos,
rechazado por otros, y anhelado y adorado
por los que tuvieron la dicha de recibirte.
Señor, que nuestros hermanos
más pobres y abandonados se acerquen
y beban del Manantial del Evangelio
y se sacien del Sacramento;
redescubran la belleza de la fe
y se adhieran al Camino;
permanezcan cimentados
en la Comunión contigo
y en la unidad fraterna
entre los hermanos peregrinos.
Acudimos a ti, María,
Virgen y Madre Inmaculada,
a ti, amigo, intercesor y modelo san Manuel.
Acompañad nuestros pasos en esta etapa gozosa
y ayudadnos a reavivar el Don de Dios
que has sembrado con ilusión en cada uno,
para construir, entre todos,
la tan deseada civilización del amor. Amén.

Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *