El Evangelio a la lámpara del Sagrario (sábado 8/12/18, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de diciembre de 2018

Lc 1,26-38: Alégrate, llena de gracia. El Señor está contigo

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«Por ser Inmaculada desde el primer instante de su ser: Vio a Dios, recreó a Dios, gustó de Dios, fue Hija, Madre, y Esposa de Dios. Por ser Inmaculada todos los instantes de su vida, fue la mejor y más grata de todas las hijas que Dios ha tenido y tendrá: fue la Madre que más ha gozado y sufrido por su Hijo, la que más parecido ha tenido con Él, y fue la Esposa más fiel, más enamorada, más sacrificada y más enriquecida por su Esposo. Y porque por los siglos de los siglos será Inmaculada, Hija, Madre y Esposa de Dios, por los siglos de los siglos María estará dando Ella sola a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo más gloria que le quiten todos los pecadores y más amor que el odio que vomiten todos los demonios juntos. ¡Mientras más limpia, más María! ¡La Inmaculada! ¡Ésa es la gran MARÍA! Para las Marías es: su Madre, su Reina, su Modelo, su Compañera» (OO.CC. I, n. 648).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *