El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 2/12/18, I de Adviento. Ciclo C)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de diciembre de 2018

Lc 21,25-28. 34-36: Se acerca vuestra liberación

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

«¡Conocer y dar a conocer a Jesús! ¡Conocerlo y darlo a conocer todo lo más que se pueda! He aquí la suprema aspiración de mi fe de cristiano y de mi celo de sacerdote, y la que quisiera que fuera la única aspiración de mi vida. Y no digo conocer y amar, y darlo a conocer y amar, porque, con que se conozca, basta. El que conoce con toda evidencia una verdad no puede negarla, no es libre para no admitirla. El que conoce ciertamente un bien, tampoco es libre para odiarlo o quererlo. El bien conocido y reconocido como tal bien, es necesariamente querido. Cuando odiamos un bien es porque no lo conocemos del todo o nos engañamos tomándolo por mal. Cuando queremos un mal, no es porque lo tengamos por mal, sino que, engañándonos, lo tomamos por bien. Jesús es verdadero y bueno. Más aun, es la Verdad y el Bien, y se le odia, sin embargo. ¿Por qué? Porque no se le conoce, o se le conoce muy a medias. En el cielo, en donde es conocido con una luz más fuerte que la de la razón y la de la fe, que es la luz de la gloria, como es, no en representación ni espejo, no hay peligro ni libertad de dejar de quererlo eternamente. En la tierra, mientras más nos acerquemos por el estudio, la oración, la fe y la contemplación a su conocimiento, ciertamente, más irresistiblemente lo amaremos» (OO.CC. I, n. 234).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *