Resonancias en nuestra Iglesia de hoy (noviembre 2018): ¡111 años!

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de noviembre de 2018.

Auto-entrevista más que centenaria

«Huelva, 8 de noviembre de 1907. Año I. Núm. I. El Granito de Arena. Boletín mensual. Órgano de la Junta de acción Social Católica de Huelva y de las de su Arciprestazgo, con licencia eclesiástica». Con estas palabras salía a la luz el primer ejemplar de la que hoy se define «revista de acción eucarística». En este mes se cumplen 111 años de aquella tímida y firme decisión del entonces joven sacerdote, arcipreste de Huelva –hoy santo– Manuel González García. Las ocho páginas han crecido de forma exponencial hasta nuestros días intentando llevar a muchos la Buena Nueva de la Eucaristía.

Estimado Granito de Arena, ante todo, ¡muchas felicidades en este nuevo aniversario! De hecho, en estos 111 años habrás tenido muchos compañeros de camino periodístico, religioso y eclesial. ¿Alguna vez soñaste con llegar a cumplir tantos números editados? ¿Recuerdas aún tus inicios?
¡Muchas gracias por los saludos y muchísimas gracias a quienes han hecho posible que mis humildes páginas, que nacieron con vocación de pequeñez y confianza en la Providencia, hayan atravesado tantos días y épocas, tantas alegrías y dolores, y pudieran llegar hasta hoy, llevando intacto el anhelo de san Manuel González: ser instrumento de eucaristización! A decir verdad, ¡jamás soñé que algún día pudiera cumplir una edad de tres cifras! Pero ya llevo 11 años con esta característica. Y, por contradictorio que pudiera parecer, cada año siento renovar en mí el deseo de aquel joven arcipreste de Huelva.

¡Cuánto anhelo eucaristizador en su corazón y en sus manos y en sus pies! Todo le parecía poco con tal de anunciar a todo el mundo que Dios vive entre nosotros, nos ama, nos escucha y nos espera. Esas eran sus intenciones desde aquel 8 de noviembre de 1907, cuando, con lágrimas en los ojos, vio mi primer ejemplar. ¡Qué emoción la suya, pocos días después, cuando verificó que grandes periódicos y revistas, sobre todo católicos, abrían sus brazos para acoger y felicitar a este pequeño folleto eucarístico!

Pero, ¡han pasado tantas cosas en estos 111 años! Más allá de guerras y contiendas, que no faltaron incluso a nivel mundial, la tecnología ha hecho que hasta el concepto de «revista» haya cambiado. ¿Cómo has vivido estas transformaciones?
¡Con gran ilusión! Es cierto que tantos cambios son un verdadero terremoto para una publicación como yo, sin embargo, si miro al pasado quedo estupefacto al comprobar que la mano de Dios vela siempre sobre todos, también sobre mí.

Obviamente, en estos años han ido pasando gran cantidad de redactores y administradores, de maquetadores y corresponsales. ¡Y cuánto amor he verificado en cada uno de ellos! Y, lo más importante, ¡los cientos de miles de personas que han encontrado en mis líneas ánimos para vivir, fuerzas para continuar su misión o luz en sus momentos de incertidumbre!

No quedan dudas que cada día de estos 111 años (¡estos 1709 ejemplares!) son una prueba irrefutable del amor de Jesús Eucaristía y de la necesidad de seguir transmitiendo el mensaje eucarístico-reparador.

San Manuel González escribiendo para EGDA.

San Manuel González escribiendo para EGDA.

Un mensaje que, si bien no cambia en su contenido, ha ido adquiriendo nuevas formas y canales. Actualmente el corazón que late en tu interior ha adquirido las más variadas formas y ha asumido nuevos canales.
¡En efecto! Pero no pienses que el causante de estos cambios son las nuevas tecnologías, los teléfonos inteligentes o internet. San Manuel González estaba convencido de que si las obras eran deseo de Dios, él mismo pondría los medios para llevarlas a cabo. ¡No en vano fue capaz de construir un seminario en Málaga comenzado con cero en metálico!

Sin ir más lejos, tras mi primer número, donde se afirmaba que mi periodicidad sería mensual, comencé a salir cada quince días, dedicando un ejemplar por mes a la Acción Católica femenina y el otro a la masculina. Y no pasó mucho tiempo cuando mis páginas anunciaron libros y folletos de una recién nacida «Biblioteca del Granito de Arena». Estampas, novenas, opúsculos… ¡hasta partituras de canciones eucarísticas tuvieron hueco en mis páginas!
Debo admitir que la revolución tecnológica en la que estamos inmersos desde hace un par de décadas ha sido un verdadero trampolín, que nos ha permitido extender nuestro radio de acción a los puntos más recónditos de la tierra.

¡Vaya si has crecido entonces! ¿Nos podrías contar, muy brevemente, quién es hoy El Granito de Arena?
¡Uy! ¡Qué pregunta tan interesante como difícil de responder! Sobre todo porque el mundo digital en el que nos movemos actualmente nos ofrece incontables medios para llevar adelante nuestra misión.

En primer lugar El Granito de Arena sigue siendo una revista de acción eucarística en la que colaboran desinteresadamente decenas de escritores, periodistas, maquetadores, fotógrafos y corresponsales. Desde hace algunas décadas son responsables de su edición las Misioneras Eucarísticas de Nazaret. Quizás pocos conocen que en los años 70 ellas mismas armaban las planchas y realizaban los trabajos de impresión.

Desde 1934 me nació un vástago que sigue caminando a mi lado. Me refiero, a la revista para los más pequeños: la RIE (que en sus inicios se llamaba REINE).

Ambas publicaciones se están digitalizando y pueden consultarse en archivo.elgranitodearena.com. Aún no está la colección completa pero sí contamos con la totalidad de ejemplares editados en vida de san Manuel. De forma similar, se han digitalizado los libros del obispo del Sagrario abandonado que ya tienen los derechos de autor vencidos y en Google books se pueden consultar las primeras ediciones de todos sus escritos.

Por último, aquella Biblioteca El Granito de Arena que se anunciaba hace un siglo en mis páginas, es ahora una editorial dedicada a la eucaristización a través de todos los medios de comunicación. Por supuesto que sigue editando libros en versión impresa pero no ha querido desaprovechar la oportunidad de llegar a las más personas posibles y por ello tiene numerosas opciones digitales.

¿Es cierto, entonces, que hasta existe una aplicación de El Granito de Arena y RIE?
¡Claro! En Google Play, la tienda de Android, se encuentran disponibles ambas aplicaciones (descarga app EGDA, descarga app EGDA). Gracias a ellas es posible acceder a todas mis páginas desde el teléfono móvil. Más aún, ni tienes que buscar qué leer, porque cada día se va ofreciendo un nuevo artículo de los que han salido publicados en la versión impresa.
Y para los que prefieren una lectura más sosegada, también es posible suscribirse (¡sí, de forma gratuita!) al Blog Eucarístico, en uner.org, que ofrece, día a día cada una de las contribuciones de nuestros redactores, así como noticias de la Familia Eucarística Reparadora que no ha podido llevarse a imprenta por motivos de espacio. También la RIE cuenta con su blog (revistarie.net).

Tendremos que ir terminando porque tus páginas son limitadas, pero cuéntanos, por último, alguna noticia en exclusiva.
Quizá ya estáis al tanto, porque es un secreto a voces, pero ahora mismo estamos dedicando un gran esfuerzo en la preparación del tomo IV de las Obras Completas de san Manuel. Sabéis que el tomo I fueron sus escritos eucarísticos; el II, los de espiritualidad sacerdotal; y el III los referidos a catequesis y liturgia. San Manuel fue un escritor incansable y, gracias a la recopilación de escritos realizados desde los años 50, cuando se inició el proceso de canonización, se cuenta con más de 1.700 cartas escritas por él. Seguramente es una mínima cantidad del total de epístolas salidas de su pluma, pero nos permitirán acercarnos a su figura de una manera nueva, con una hondura insospechada. Es un trabajo muy amplio, que lleva décadas preparándose en cuanto a la transcripción de las cartas, pero que actualmente ha adquirido nuevas fuerzas gracias al trabajo de varias personas, sobre todo de la Hna. Ana Mª Palacios (incansable colaboradora en el proceso de canonización de san Manuel y también en mis páginas), la Dra. Aurora Mª López Medina (redactora responsable de la sección «Historias de familia») y la Hna. Mónica Mª Yuan Cordiviola (directora de la editorial).

Antes que lo preguntes lo respondo: aún no tenemos fecha de impresión y puesta a la venta. Actualmente se está trabajando en la corrección de originales y notas. Se intenta ofrecer unos breves datos sobre los destinatarios de las cartas y las personas en ellas mencionadas, lo que ha llevado a contactar con decenas de congregaciones, obispados y particulares. ¡Estamos convencidos que será un libro que ayudará a muchas personas, ya que nos mostrará el corazón al descubierto de este gran apóstol de la Eucaristía!

Mónica Mª Yuan Cordiviola, m.e.n., directora de El Granito de Arena
Publicado en El Granito de Arena, Resonancias en nuestra Iglesia de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *