La FER en el mundo (Convivencia nacional FER en Argentina)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de octubre de 2018.

Herederos de un carisma que no podemos callar

Queremos compartir la experiencia vivida en la Convivencia nacional de la Familia Eucarística Reparadora de la República Argentina. Desde el viernes 31 de agosto al domingo 2 de septiembre de 2018 en la Residencia Franciscana de San Antonio de Arredondo, en la provincia de Córdoba, nos encontramos para profundizar sobre el lema propuesto del curso pasado: «Lo que el amor no puede callar».


Agradecemos, en primer lugar, a los anfitriones de la UNER de Córdoba capital y Cruz del Eje, que desde el primer minuto, con actitud humilde y silenciosa, estuvieron atentos a todo lo necesario para poner en marcha el encuentro, desde una gigantografía con el lema para el salón, los pasacalles de alabanza al Santísimo y de «Bienvenidos» hasta nuestra bandera nacional.

¡Comenzamos!
La bienvenida estuvo a cargo de la Hna. MªLiliana García Coronel, MEN Delegada de la Obra en Argentina y la apertura a cargo del grupo de Matrimonios UNER de la ciudad de Santa Fe, del cual participamos.

Se presentaron las ideas centrales en torno al lema 2018: valorar el carisma que elegimos como proyecto de vida y nuestro lema universal: Amor por Amor; la presencia viva de Jesús en la Eucaristía no la podemos callar; nuestra misión: ir al encuentro de quien nos necesita; acercar al calor de Jesús a tantos hermanos que padecen frío del cuerpo y del alma; y el arte de prender fuego como lo hizo y nos enseñó nuestro fundador san Manuel González. Para concluir este primer día se nos propuso pensar un modo concreto de prender fuego en el corazón de los hombres. ¡Los niños de la RIE fueron los primeros en responder!

La jornada del segundo día
La mañana del segundo día nos bendijo con aguanieve para sorpresa de todos y también fuimos bendecidos por la presencia del padre Henry Ventura, que fue miembro de la RIE y JER de Venezuela y hermano de Hna Mª Blanca Ventura, también Misionera Eucarística. Su alocución, «La llamada a la santidad desde el carisma eucarístico reparador», estuvo orientada a invitarnos a reflexionar en torno a la exhortación apostólica Gaudete et exsultate del papa Francisco sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. El mismo propósito que nuestro papa ha buscado escribiendo estas palabras fue el que logró el padre Henry: hacer resonar una vez más en nosotros el llamado a la santidad. La puesta en común a partir de la reflexión de la exhortación se vio enriquecida con la diversidad de vivencias cotidianas de los que participamos de la convivencia.

Por la tarde, la Hna. Mª Laura Urteaga y las novicias, Mª Lorena, Mª Jesica, Mª Jenifer y Mª Lucila volvieron a despertar la sorpresa animándose a la actuación. Como reporteras de época nos mostraron con humor y jovialidad lo que a ellas más les deslumbró del libro de nuestro fundador que fuera lectura de este curso 2018: Granitos de sal.

La noche nos sorprendió cantando las chacareras de Monte Quemado y tres niños RIE de esa misma localidad del norte argentino nos regalaron el malambo, otra danza típica argentina. Las Marías cordobesas entonaron canciones de su propia autoría a san Manuel y el santo cura Brochero, canonizados el mismo día. La UNER de Catamarca y Tucumán participó con representaciones y la JER de Santa Fe y Monte Quemado (Santiago del Estero) bailaron y cantaron con entusiasmo y creatividad contagiando su alegría.

Clausurando la convivencia
El domingo 2 de septiembre, por la mañana, expusimos las actividades eucarístico sociales que llevamos a cabo por centro diocesano. Al compartir este tipo de experiencias se comprende el entramado de la acción de Dios en las almas. Luego, en la Misa de clausura, 15 miembros de la Obra renovamos nuestra ofrenda UNER: «Madre Inmaculada: presenta nuestra Ofrenda a Jesús Sacramentado y ayúdanos a cumplirla». Agradecemos de corazón a los centros de Catamarca, Rosario, Tucumán y Córdoba que prepararon atentos regalos y a las MEN de Rosario, Mª Elena y Mirta Mª y a la MEN Carolina Mª de Santa Fe por acompañarnos con su guitarra así como a las Misioneras Eucarísticas Seglares de Argentina y al padre Mario Boggetti que compartieron estos inolvidables días con toda la Familia Eucarística Reparadora de Argentina. ¡Que nunca se apague nuestra llama!

Milagros y Roberto, matrimonio UNER, Santa Fe
Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *