El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 19/8/2018)

Artículo publicado en revista El Granito de Arena de julio-agosto

Jn 6, 51-58: Mi carne es verdadera comida.

Pensamientos de san Manuel González para orar con las lecturas de este domingo.

Jn 6,41-51: Yo soy el Pan vivo que ha bajado del cielo.

«Si mi Comunión no es sólo comida de Pan vivo, sino fruto y participación de la Misa, es comida de Pan vivo sacrificado, del Cordero inmolado, de la Hostia santa, pura e inmaculada, ¿de qué mejor modo puedo y debo expresar mi gratitud que trabajando por hacer mi alma un cordero de sacrificio, una hostia, y poner en todas sus obras el olor, el color y el estilo y la forma del Cordero? Si el fin de la comida es la asimilación, ¿el fin de mi Comunión habitual del Cordero de Dios no debe ser mi estado de cordero? Es decir, ¡hostia por Hostia! Ésta es la gran acción de gracias» (OO.CC. I, n. 1202).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *