El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 13/5/2018)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de mayo de 2018.

Un pueblo nuevo

La Biblia es, en expresión de san Agustín, un conjunto de cartas que Dios dirige a su pueblo, a cada uno de sus hijos. En el Sagrario sigue vivo el Hijo de ese Padre tan bueno que nunca nos deja solos. Por eso, como siempre, leer el Evangelio a la luz de la lámpara del Sagrario es el más seguro y consolador de los diálogos que podamos tener.


Domingo 13 de mayo
Ascensión del Señor
Mc 16,15-20: Fue llevado al Cielo y se sentó a la derecha de Dios

«La Ascensión de Cristo es nuestra exaltación. Y a donde precedió la gloria de la Cabeza, allí está llamada también la esperanza del cuerpo. Regocijémonos, amadísimos, con gozos dignos y alegrémonos con piadosas acciones de gracias, porque hoy, no sólo hemos sido asegurados como poseedores del paraíso, sino que, en Cristo, hemos penetrado en lo más alto de los cielos, ganando, por la inefable gracia de Cristo, mucho más que habíamos perdido por la envidia del diablo, pues los que el infernal enemigo derribó de la felicidad de la primera mansión, el Hijo de Dios, incorporándolos a sí, los ha colocado a la derecha de su Padre» (OO.CC. II, n. 2572).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *