El Evangelio a la lámpara del Sagrario (domingo 6/5/2018)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de mayo de 2018.

Un pueblo nuevo

La Biblia es, en expresión de san Agustín, un conjunto de cartas que Dios dirige a su pueblo, a cada uno de sus hijos. En el Sagrario sigue vivo el Hijo de ese Padre tan bueno que nunca nos deja solos. Por eso, como siempre, leer el Evangelio a la luz de la lámpara del Sagrario es el más seguro y consolador de los diálogos que podamos tener.


Domingo 6 de mayo
VI de Pascua
Jn 15,9-17: Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos

«¿Por qué fue tan lejos en el amor? Jesús puede aniquilar a todos sus enemigos y a cada uno en el momento mismo en que le ultrajan, tanto en su vida mortal como en su vida eucarística, y no los aniquila. A la ejemplaridad del castigo repentino ha preferido, y ordinariamente prefiere, la ejemplaridad de su amor sin prisa en castigar al peor y más sañudo de sus enemigos. Ha venido a fundar un pueblo nuevo, un mundo nuevo, y la piedra que ha escogido para cimiento, y el aire y el agua y el alimento y el alma que lo conserven y dirija, ha querido que sea su gran mandamiento, su “mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado…, amad a vuestros enemigos”. Por eso en ese mandamiento, no sólo enseñado y promulgado, sino vivido y practicado hasta lo inverosímil por Él, se condensa toda la doctrina y la vida del Maestro Jesús» (OO.CC. I, n. 346).

Recopilación: Sergio Pérez Baena, Pbro.
Publicado en El Evangelio a la lámpara del Sagrario, El Granito de Arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *