La FER en el mundo (Quillabamba, Perú)

Artículo publicado en la revista El Granito de Arena de marzo de 2018.

El papa y la FER junto a los «pueblos más amenazados»

Jueves 19 de enero de 2018, 10.30 hs. El papa Francisco se encuentra en Perú y entra en el Coliseo Madre de Dios, en Puerto Maldonado. Allí lo esperan miles de representantes de los pueblos indígenas de la Amazonía, personas que «nunca estuvieron tan amenazadas como ahora», dijo el papa Francisco en su discurso.


Entre los asistentes también hay miembros de la FER. Unos días antes del encuentro tres autobuses partieron desde la parroquia Inmaculada Concepción, de Quillabamba. Cuatro Misioneras Eucarísticas y varias Marías eran parte del contingente. Ya en Puerto Maldonado el martes y el miércoles participaron de la Asamblea del Vicariato Apostólico y de la Asamblea de la Iglesia Amazónica.

Se unieron a todas las comunidades del vicariato y con quienes habían llegado de los diferentes lugares de la Amazonía. Hubo equipos de trabajo y un compartir de realidades. Los obispos de los nueve países por los que se extiende la Amazonía expusieron cómo se trabajó en sus diócesis o vicariatos la encíclica Laudato si’. Además, hubo testimonios, expresión de anhelos y esperanzas por la visita del papa por parte de representantes de pueblos indígenas.

El encuentro con el papa se desarrolló en un clima familiar, casi íntimo. Duró aproximadamente una hora. En primer lugar Mons. David Martínez de Aguirre Guinea, obispo titular del vicariato apostólico de Puerto Maldonado, dio una cálida bienvenida al santo padre. A continuación, una familia y un representante del pueblo Harakbut pidieron al papa protección y manifestaron su temor ante las múltiples crueldades e injusticias que se cometen a los pueblos de la Amazonía.

El papa, por su parte, escuchó atentamente cada una de las peticiones y disfrutó de las danzas y gestos de cariño y generosidad que le ofrecieron. Al concluir estas habló durante unos 25 minutos dando unas palabras de aliento y compromiso con la causa en pro del cuidado de la Amazonía, por su gran riqueza natural, cultural y ancestral, tan importante para toda la humanidad, denunciando también, como profeta de estos tiempos, atropellos e injusticias.

Mª Paula Retamar, m.e.n.

Con ojos y corazón bien abiertos
Nunca imaginamos que Puerto Maldonado, una de las ciudades del vicariato, iba a ser visitada por el santo padre. Por ello los hermanos nativos fueron a encontrarse con el papa Francisco en el Coliseo Madre de Dios con la esperanza de que levante la voz y sean escuchados por medio de él. La parroquia Inmaculada Concepción también participó con sus representantes de las pastorales de la salud, urbana, de religiosidad popular; representantes de las comunidades campesinas y nuestra pastoral juvenil conformada por «Jóvenes de Cristo» y la JER. Los chicos que participamos abrimos los ojos, vimos y escuchamos la realidad que golpea a la Amazonía. Este viaje, que tuvo como lema «Unidos por la esperanza», creemos que nos ayudó a unirnos como Iglesia, como país y a fortalecer nuestra esperanza. Volvimos muy alegres sabiendo que ahora una gran labor nos espera para recoger los frutos de este gran acontecimiento del que fuimos partícipes.

Manuel (JER Quillabamba)
Publicado en El Granito de Arena, La FER en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *